Cumbre de La Haya refuerza prevención contra "terrorismo nuclear"

El presidente de EU, Barack Obama, animó a los dirigentes del mundo entero a cooperar estrechamente para contrarrestar la amenaza del terrorismo nuclear, al cual calificó de la "amenaza más ...
La presidenta surcoreana, Park Geun-hye, el presidente de EU, Barack Obama, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en La Haya
La presidenta surcoreana, Park Geun-hye, el presidente de EU, Barack Obama, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en La Haya (AFP)

La Haya

Unos 50 países reforzaron hoy en La Haya las medidas destinadas a impedir que terroristas puedan acceder a material nuclear que les permita fabricar una bomba capaz de diseminar sustancias radiactivas. En la conferencia de prensa de cierre de esta tercera edición de la cumbre de Seguridad Nuclear (NSS), el presidente estadunidense, Barack Obama, aplaudió los esfuerzos realizados y animó a los dirigentes del mundo entero a cooperar estrechamente para contrarrestar la amenaza del terrorismo nuclear, el cual califica de "amenaza la más inmediata y más extrema para la seguridad mundial".

"Es esencial que no nos relajemos y que aceleremos nuestros esfuerzos en los próximos dos años, que mantengamos el impulso para acabar por todo lo alto en 2016", durante la próxima edición de la cumbre en Washington, añadió Obama. Para el primer ministro holandés, Mark Rutte, se han adoptado "medidas importantes" sobre los tres objetivos de la cumbre: reducir el número de materiales nucleares peligrosos, mejorar la seguridad de estos materiales y mejorar la cooperación internacional.

Algunos Estados han querido ir más rápido que otros y 35 de los 53 países que participan a la cumbre se comprometieron a aplicar estándares internacionales más estrictos que los adoptados en el comunicado final y a reforzar la cooperación. La iniciativa, lanzada por Estados Unidos, Holanda y Corea del Sur, fue firmada por otros 32, como Francia, Turquía, Israel y Ucrania. Chile y México suscribieron, pero no así Argentina y Brasil. Estos son los cuatro países de América Latina que participan de la cumbre. China y Rusia tampoco suscribieron el documento.

Esto representa "el avance más importante de la cumbre", comentó Miles Pomper, experto del centro James Martin para Estudios sobre la no proliferación. Pero "sería necesario que la totalidad de los países que participan de la cumbre firmen también este texto, sobre todo Rusia". Según el Grupo sobre materiales fisibles, un grupo de expertos sobre la energía nuclear, "la ausencia de Rusia, de China, de Pakistán y de India, todos ellos países con el arma nuclear y un stock importante de materiales nucleares, debilita el impacto de este texto".

El otro anuncio importante de la cumbre fue el compromiso de Japón de reenviar a Estados Unidos más de 300 kg de plutonio y casi 200 kg de uranio altamente enriquecido que le habían sido entregados por Washington y Londres durante la Guerra Fría con fines de investigación. Estos materiales están almacenados en construcciones situadas a unos 140 km al noreste de Tokio, un objetivo fácil para los terroristas, según los expertos. "Reenviando estos materiales nucleares, podemos prevenir el riesgo de ataques nucleares terroristas", indicó el lunes el consejero especial para temas nucleares japonés, Yosuke Isozaki.

La lucha contra la amenaza terrorista nuclear está en el corazón del legado político que desea dejar el presidente Obama, que había lanzado la primera cumbre de Seguridad Nuclear en 2010 y cuya cuarta edición se llevará a cabo en 2016 en Washington. El objetivo es ambicioso ya que "hay casi dos mil toneladas de material listo para ser utilizado en un arma que ya está en circulación en el mundo", recordó el lunes primer ministro holandés, Mark Rutte, en la apertura de la cumbre.

En el comunicado final, los dirigentes recomiendan seguir reduciendo las reservas de uranio altamente enriquecido y de plutonio, entre otros, transformándolo en uranio débilmente enriquecido, entre otros. Obama aseguró que los dirigentes contemplarán transformar el formato actual de las cumbres en una organización más permanente dirigida a nivel ministerial para "sincronizar el NSS con instituciones existentes como la AIEA e Interpol".

Los debates también giraron en torno a la dificultad para hacer respetar los acuerdos existentes en el sector nuclear, como lo ilustra la crisis ucraniana. Ucrania aceptó en 1994 desmantelar su arsenal nuclear heredado de la URSS a cambio de la garantía de su integridad territorial, según el Memorando de Budapest. "Las garantías" ofrecidas a Ucrania "eran una condición esencial para firmar el Tratado de No Proliferación", dijo el lunes el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

"Sin embargo, la credibilidad de las garantías ofrecidas a Ucrania en el Memorando de Budapest de 1994 se vieron seriamente socavadas por los recientes acontecimientos", añadió. "Las implicaciones son profundas, tanto para la seguridad regional como para la integridad del régimen de no proliferación nuclear", sostuvo Ban.