"Cumbre" de alcaldes de EU apoya medidas migratorias de Obama

Reunidos en Manhattan con el anfitrión, Bill de Blasio, alcaldes y responsables de 25 ciudades de Estados Unidos, como Nueva York, Atlanta, Seattle y San Francisco, apoyaron la legalización de ...
El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, en la rueda de prensa tras la cumbre de alcaldes en la ciudad
El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, en la rueda de prensa tras la cumbre de alcaldes en la ciudad (AFP)

Nueva York

Alcaldes y responsables de 25 ciudades de Estados Unidos, entre ellas Nueva York, Atlanta, Seattle y San Francisco, se comprometieron hoy en una "cumbre" en Manhattan a apoyar las recientes medidas del presidente Barack Obama para ayudar a legalizar a unos cinco millones de inmigrantes no autorizados.

"Los alcaldes estamos en las trincheras y vemos de primera mano la necesidad de una reforma migratoria integral. Vamos a aprovechar esta oportunidad para sentar las bases de un movimiento nacional más profundo desde las bases", dijo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anfitrión del encuentro.

Estuvieron presentes en la "cumbre" 18 alcaldes, entre ellos el de Seattle (Washington, noroeste), Edward Murray; San Francisco (California, suroeste), Ed Lee; Salt Lake City (Utah, oeste), Ralph Becker; y Atlanta (Georgia, sur), Kasim Reed, según un comunicado.

Estos responsables son miembros de la coalición de Ciudades Unidas para una Acción Inmigratoria, que integran además otros 18 alcaldes que no viajaron a Nueva York. La Casa Blanca envió dos representantes: el secretario de Seguridad Interior, Jeh Johnson, y la consejera especial de la Casa Blanca, Valerie Jarrett.

El objetivo de la "cumbre" era "coordinar la implementación de las órdenes ejecutivas del presidente Obama" a favor de indocumentados, anunciadas el 20 de noviembre y que permitirían trabajar por tres años, sin temor de ser deportados, a más de cuatro millones de personas.

Los responsables municipales pretenden además establecer una estrategia para "impulsar de manera efectiva una reforma migratoria integral". En ese marco, se acordó un plan de trabajo de cinco puntos, entre ellos lanzar un "gabinete de guerra de alcaldes para acciones federal en reforma migratoria", "proteger a los inmigrantes de servicios fraudulentos" y "llegar a todos los candidatos aptos" a las medidas de Obama.

"Una acción valiente"

"Como hijo de inmigrantes, esta cuestión es personal para mí. La acción valiente del presidente ha fijado el rumbo y ahora debemos seguir adelante", afirmó el alcalde de San Francisco, Ed Lee, cuyos padres son chinos, el primer asiático-estadunidense electo en su cargo.

La iniciativa de Obama amplía el programa para jóvenes que fueron traídos ilegalmente de niños por sus padres y crea otra categoría para personas que viven en el país desde hace por lo menos cinco años y poseen hijos con nacionalidad estadunidense o con permiso legal de residencia.

También destina recursos para la protección de la frontera con México y orienta las prioridades para fines de deportación a aquellas personas que cometieron delitos. Desde que Obama anunció las medidas, los republicanos denuncian un abuso de poder y acusan al mandatario de ser un monarca que actúa por encima del Legislativo y viola la Constitución.

El pasado jueves, la Cámara de Representantes estadunidense, de mayoría republicana, aprobó un proyecto para anularlas, un voto simbólico, ya que los demócratas aún controlan el Senado y Obama puede utilizar el veto llegado el caso.

De su lado, un grupo de 17 estados de la federación estadunidense, encabezados por Texas(centro-sur, fronterizo con México), inició procesos contra Obama por esas órdenes.