Cumbre de UE podría impulsar mañana bloqueo naval a Libia

Los líderes de la Unión Europea bajo una gran presión tras la última tragedia de los migrantes en el Mediterráneo que costó cientos de vidas, evalúan una operación militar contra los traficantes ...
Activistas de una asociación católica rezan con velas frente al cementerio de Verano en Roma, en memoria de las víctimas del naufragio
Activistas de una asociación católica rezan con velas frente al cementerio de Verano en Roma, en memoria de las víctimas del naufragio (AFP)

Bruselas, Roma

Los líderes europeos se reunirán este jueves en una cumbre extraordinaria en Bruselas para evaluar la posibilidad de una operación militar contra los traficantes de personas que podrían considerarse un auténtico bloqueo naval a Libia, cuando empiezan a conocerse desgarradores detalles sobre el naufragio del pesquero en el mar Mediterráneo, en el que murieron más de 800 personas.

Según un proyecto de declaración, que la AFP consultó hoy, los países podrían lanzar un operativo para "identificar, capturar y destruir los barcos antes de que sean utilizados por los traficantes".

La conmoción que desató la muerte de 800 personas frente a las costas de Libia el fin de semana, centrará la cumbre extraordinaria de la Unión Europea (UE) del jueves, en la que se abordarán las distintas propuestas, incluyendo una propuesta del gobierno italiano de llevar a cabo "intervenciones específicas" contra los traficantes de personas en Libia.

Desde Libia, un país sumido en el caos desde la caída en 2011 de Muamar Gadafi, con dos gobiernos que se disputan el poder, embarcan muchos migrantes, incluyendo a desplazados por conflictos armados que buscan asilo en Europa. "No se puede ser serio (respecto a este problema) sin tomar en cuenta la demanda" de Italia, afirmó un alto funcionario europeo.

Si la propuesta es aceptada, la organización de esta operación militar europea sería una primicia en la lucha contra la migración clandestina. Sin embargo, una operación de este tipo para destruir embarcaciones en Libia, necesitaría un mandato jurídico de Naciones Unidas, recordó otro funcionario europeo. "Nadie habla de mandar tropas al terreno", explicó la fuente, precisando que el proyecto sería lanzar operaciones puntuales.

"Comerciantes de esclavos": Italia

En Roma, el gobierno italiano llamó hoy a sus socios de la Unión Europea a combatir juntos a los traficantes de seres humanos en el Mediterráneo, "comerciantes de esclavos del siglo XXI", y propuso intervenir a largo plazo para ayudar a los países al sur de Libia a estabilizarse.

En una declaración ante la cámara de diputados, tras un minuto de silencio en memoria de las 800 víctimas del naufragio del pasado domingo, el jefe del gobierno italiano, Matteo Renzi, estimó que "lo que ocurre hoy con la trata de personas" recuerda a la época en que se enviaba a miles de esclavos de África hacia América.

"No es solo una cuestión de seguridad y de terrorismo, sino de dignidad humana", declaró en vísperas de una cumbre europea que debe tomar medidas para luchar contra el tráfico de migrantes en el Mediterráneo.

Renzi, que se mostró optimista respecto a la cumbre, había hablado el domingo la posibilidad de "intervenciones dirigidas" contra los traficantes en Libia. Por su parte, la ministra de Defensa, Roberta Pinotti, indicó que Italia está "dispuesta a ponerse al frente de una misión internacional" si es aprobada por Naciones Unidas y la Unión Europea.

Renzi pidió que las operaciones de vigilancia marítima Tritón y Poseidón fueran reforzadas, pero alertó contra las soluciones simplistas. Las causas de la emigración deben ser combatidas "desde la raíz", sostuvo el jefe de gobierno italiano.

Junto a la ONU, Europa "debe tener una estrategia a largo plazo en África", afirmó Renzi, con una presencia fuerte en los países al sur de Libia. "África debe convertirse en el elemento clave de la política italiana" y mundial", aseguró el primer ministro italiano.

"Encerrados en la bodega"

El martes, los 28 supervivientes llegaron a Sicilia, entre ellos dos miembros de la tripulación, que fueron arrestados. Las autoridades sólo han podido rescatar 24 cuerpos.

Se sabe ahora que la mayoría de quienes iban en el barco de 20 metros de eslora, estaban encerrados y hacinados en una bodega del navío, en el momento en que éste colisionó con un carguero portugués que había acudido en su ayuda. Un adolescente bangladesí que sobrevivió explicó que había tres tipos de pasajeros a bordo.

"Los que tenían menos dinero estaban encerrados en la bodega" dijo el muchacho, identificado por su nombre de pila, Abdirizak, al diario Corriere della Sera. "Nosotros estábamos en el nivel medio, y sólo los que pagaron más estaban arriba" en la parte superior del barco, agregó.

Cuando se produjo la primera colisión, en plena oscuridad, hubo escenas de terror. "Todo el mundo gritaba, empujaba, golpeaba, en un ambiente terrorífico. Podíamos escuchar a los que estaban encerrados en la bodega gritar '¡socorro, socorro!+', contó.

"No sé cómo, pero conseguimos empezar a nadar justo en el momento en que el barco se hundía", a 110 km de las costas libias, relató el adolescente. Según el testimonio de otro bangladesí, de 17 años, al diario británico The Daily Telegraph, la mayoría de los migrantes "eran africanos y no sabían nadar". Los migrantes habían pagado su viaje entre 330 y 660 euros, según la fiscalía de Catania.

Mientras, el supuesto patrón del pesquero naufragado en el Mediterráneo, en el que pudieron morir ahogados alrededor de 850 inmigrantes, aseguró hoy ser un pasajero más y que al mando de la nave se encontraba otra persona que murió en el desastre.

La Fiscalía de Catania (sur de Italia) interrogó hoy a los dos supuestos traficantes de personas que sobrevivieron al suceso y que fueron posteriormente detenidos a su llegada a puerto siciliano: el tunecino Mohamed Alí Malek, considerado el responsable de la nave, y su subalterno, el sirio Bikhit Mahmud.

El primero ha sido acusado de secuestro agravado por la presencia de menores, homicidio culposo múltiple, naufragio e instigación a la inmigración clandestina mientras que sobre el segundo solo ha recaído el último cargo.

Mahmud se ha limitado a culpar a Alí Malek como "responsable" de los hechos pero este ha asegurado ser inocente, según recogen los medios locales. Según declaró, él era un pasajero más y al mando de la nave se encontraba otra persona que falleció en el naufragio.

"Yo no tengo nada que ver, he pagado por viajar, era un pasajero y no estaba al mando", señaló el tunecino según explicó su abogado, Massimo Ferrante, que ha renunciado a la defensa de Mahmud debido a que este acusa al tunecino.

Por otro lado, el supuesto patrón confirmó la tesis de los fiscales italianos al reconocer que la causa del hundimiento fue una serie de colisiones con el mercante portugués que trataba de socorrerles. "Era de noche y el barco estaba oscuro. Había mucho nerviosismo y las personas querían subir a bordo del mercante. Probablemente se produjo un error humano", señaló.

El fiscal de Catania, Giovanni Salvi, explicó al término del interrogatorio que de los testimonios escuchados hasta ahora "está emergiendo un cuadro muy grave de la situación previa al embarco" en Libia, un periodo caracterizado por "la violencia y el tratamiento inhumano" de los inmigrantes.

El suceso se produjo durante la madrugada del pasado domingo, cuando los Guardacostas italianos recibieron una llamada de socorro en la que les avisaron de que un barco en el que viajaban centenares de personas se encontraba en situación de peligro entre las costas libias y la isla italiana de Lampedusa.

Las autoridades italianas solicitaron la asistencia del buque portugués King Jacob, que se encontraba próximo a la zona, pero finalmente la nave acabó hundiéndose al parecer con cientos de inmigrantes encerrados en sus bodegas, una cifra que según los fiscales asciende a 850 personas.

Tras la tragedia, que de confirmarse estos datos sería la peor que se recuerda en el Mediterráneo, se recuperaron 24 cadáveres y 28 supervivientes, entre ellos los dos acusados de pertenecer a una red de tráfico de personas desde Libia a Italia.

El resto de supervivientes están siendo también escuchados por los magistrados y han sido ellos mismos quienes han delatado a los dos arrestados. A las 15:30 hora local (13:30 hora GMT) de mañana jueves, la jueza Rosa Alba Recupido presidirá una audiencia en la que deberá convalidar el arresto preventivo de los dos acusados.

Erdogan, indignado

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, expresó su indignación por este nuevo drama, que su suma a la tragedia de los 450 desparecidos la semana pasada, y acusó a Europa de "dejar morir a los inmigrantes".

Pero los expertos son cautos: "Hay que atacar la causa del problema, y no su consecuencia. Los que están determinados a venir (a Europa) siempre hallarán los medios (...)" considera Kader Abderrahim, investigador del Instituto de investigaciones internacionales y estratégicas (IRIS) de París.

La Organización Internacional para las migraciones (OIM) estima que la solución pasa por comenzar a tramitar las demandas de refugio en los países de tránsito, un enfoque que la UE teme que pueda generar un "efecto llamada".

Más de 1,750 migrantes perdieron la vida en el Mediterráneo en lo que va de año, 30 veces más que en el mismo periodo de 2014, señaló el martes en Ginebra la OIM.