Cumbre de Brasil critica espionaje y hegemonía de EU en internet

En un enérgico discurso en la apertura de la cumbre NetMundial en Sao Paulo, Dilma Rousseff, que liderará un movimiento internacional de regulación de Internet entre Mercosur, Celac, BRICS y ...
Activistas muestran máscaras de papel con el rostro del ex analista de la NSA Edward Snowden durante la apertura de la cumbre en Sao Paulo
Activistas muestran máscaras de papel con el rostro del ex analista de la NSA Edward Snowden durante la apertura de la cumbre en Sao Paulo (AFP)

Sao Paulo

La cumbre NetMundial sobre la gobernanza de internet comenzó hoy en Sao Paulo con un fuerte llamado a la regulación global de la red, críticas al espionaje de Estados Unidos y a su papel como controlador de facto de la web. En un discurso enérgico en la apertura de la cita - a la que acuden representantes de más de 80 países, así como de la sociedad civil y de empresas de internet - la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó que ningún país debe tener "más peso que otros" en la gobernanza de la web, en una alusión a EU.

"Es importante la participación multilateral. La participación de los gobiernos debe ocurrir con igualdad entre sí, sin que un país tenga más peso que otros", afirmó Rousseff. La mandataria, víctima directa del espionaje estadunidense, saludó también el reciente anuncio de que Washington cederá a una entidad de carácter multisectorial el control de la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers), la corporación internacional encargada de administrar el sistema mundial de nombres de dominio de Internet, manejada hasta ahora por el Departamento de Comercio estadunidense y con base en California.

Por razones sobre todo históricas, Estados Unidos alberga los principales organismos que administran las direcciones, dominios, normas y protocolos de la web, lo que irrita desde hace años a varios gobiernos. Impulsora de esta cumbre mundial tras las revelaciones del analista Edward Snowden sobre el espionaje de Estados Unidos a ciudadanos, empresas y a gobernantes, la presidenta brasileña insistió en que "para que la internet sea más democrática, necesita más presencia de los países en desarrollo" en su regulación.

Rousseff ya había repudiado el espionaje estadunidense en la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2013, cuando propuso un modelo multilateral de gobernanza de internet. Al igual que otros países como Alemania y México, Brasil reaccionó con fuerza a las denuncias de que Washington espió a millones de brasileños, a la estatal Petrobras, así como a Rousseff y a sus asesores. A raíz de ellas, la presidenta incluso suspendió una visita de Estado a Washington programada para octubre pasado.

Uno de los temas planteados en la cumbre es el acceso a la red. Hoy, un tercio de la población mundial accede a internet, mientras el resto se concentra sobre todo en los países en desarrollo. "La gobernanza de internet debe trabajar en disminuir la brecha digital", señaló el secretario adjunto de Naciones Unidas para asuntos económicos y sociales Wu Hongbo. Wu insistió en que "la importancia de internet también implica expandir su acceso".

Ampliar el acceso a internet en el mundo en desarrollo también fue planteado por representantes de la sociedad civil, como la nigeriana Nnenna Nwakanma, cofundadora de la organización Free Software and Open Source Foundation for Africa (Fossfa). En ese continente apenas un 16% de la población tiene acceso a internet, afirmó la activista.

El gigante sudamericano quiere convertirse en una voz líder en los cambios a la regulación de internet como anfitrión de NetMundial, que se realiza hasta el jueves en Sao Paulo para debatir sobre el futuro de internet, que ya ha cumplido 25 años. La inédita reunión de Sao Paulo tiene lugar justo cuando el Congreso de Brasil acaba de aprobar el proyecto del marco civil de internet, considerado una suerte de Constitución de la red.

Con un fuerte apoyo de los internautas, el proyecto tiene entre sus principales pilares las garantías a la libertad de expresión y comunicación, así como la protección de la privacidad del usuario y de sus datos personales. En la NetMundial hay diferentes intereses en juego entre las víctimas del espionaje estadunidense, los Estados que controlan el acceso y contenido a la red como China, los actores privados celosos de su libertad como Google, o los liberales radicales como WikiLeaks.

Por esas visiones diferentes, uno de los objetivos principales en la cumbre es "emitir un documento que sea aceptado por la mayoría de los participantes", señaló a la AFP Virgilio Almeida, presidente de NetMundial y alto funcionario del ministerio de Ciencia y Tecnología. El documento será una hoja de ruta, no vinculante, sobre el futuro de la internet, su evolución y la forma en que se gobierne.

De otra parte, el el ministro brasileño de Comunicaciones, Paulo Bernardo Silva, anunció hoy en Sao Paulo que Dilma Rousseff liderará un movimiento internacional de regulación de Internet entre los países del Mercosur, la Celac, los BRICS y algunas naciones africanas. En una rueda de prensa durante la cumbre Silva señaló que Rousseff asumió ese compromiso tras una reunión privada mantenida con el presidente de la Corporación para la Asignación de Nombres y Números en Internet (ICANN), Fadi Chehadé.

"Es un desafío enorme y la presidenta va a comenzar en los foros regionales, como la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y con algunos países africanos. Vamos a tener una agenda para eso", señaló Silva.

El ministro declaró a Efe que él mismo fue designado por Rousseff para iniciar los contactos con las delegaciones internacionales de esos países en la NETMundial, cita que busca converger en diversos puntos para redefinir la regulación de Internet y el rumbo de la red. "Comenzamos aquí (en NETMundial) y luego seguiremos con consultas a los países del Mercosur y la Celac", subrayó Silva a Efe.

Silva detalló en la rueda de prensa que en la Cumbre de los BRICS, prevista para el 15 y el 16 de julio próximo en la ciudad brasileña de Fortaleza, después de la celebración del Mundial de Fútbol de 2014, Rousseff presentará la iniciativa de su país a los jefes de Estado de las llamadas "potencias emergentes".

No obstante, a pesar del "protagonismo" de Brasil en diferentes espacio globales para definir una gobernanza de Internet con la participación de varios países y sectores de la sociedad civil, Silva aclaró que el país no pretende exportar el reciente modelo de regulación que fue sancionado hoy por Rousseff.

La ley conocida como Marco Civil de Internet, que consagra en Brasil el principio de la neutralidad de la red y establece reglas para preservar la privacidad de los usuarios fue aprobada la víspera por el Congreso brasileño.

"Es una referencia, pero no es un modelo. Cada país tiene sus propias condiciones", apuntó Silva, quien admitió que aunque Brasil ya se "movía" internacionalmente en el asunto, la necesidad de crear un sistema de gobernanza internacional de internet tomó más fuerza después de la denuncia de espionaje practicado por Estados Unidos.

El ex analista de la CIA Edward Snowden filtró documentos que apuntan a que el Gobierno brasileño, empresas como la estatal Petrobras y ciudadanos del país suramericano fueron blanco del espionaje estadunidense. Silva agregó que el liderazgo de Brasil en el propósito de crear de un marco regulador de la red "no es un movimiento contra Estados Unidos y sí para sumar más países". "Si Estados Unidos quiere un sistema multisectorial me parece muy bien, pero si tenemos más países tiene que ser multilateral también".

En la dirección para regular la red, Brasil y Alemania impulsaron el pasado año una resolución sobre la privacidad de Internet que fue aprobada de manera unánime por la ONU.