Cuestionan derechos otorgados a Cuba sobre marca de ron Havana Club

Congresistas de EU pidieron explicaciones al gobierno de Obama por autorizar a la empresa estatal cubana Cubaexport a comercializar la marca de ron, centro de una disputa legal con la empresa Bacardí.
El registro de la marca Havana Club desencadenó una batalla legal que continúa con la apertura de relaciones Cuba-EU
El registro de la marca Havana Club desencadenó una batalla legal que continúa con la apertura de relaciones Cuba-EU (EFE)

Washington

Congresistas estadunidenses pidieron hoy explicaciones al gobierno de Barack Obama por su decisión de autorizar a la empresa estatal cubana Cubaexport a comercializar la marca de ron Havana Club, objeto de una larga batalla legal con la empresa Bacardí.

Un grupo de 25 legisladores republicanos y demócratas, enviaron una carta al secretario del Tesoro, Jack Lew, y al Secretario de Estado, John Kerry, preguntando por qué la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) ha otorgado una licencia para que Cubaexport renovara el expirado registro en Estados Unidos de esa famosa marca de ron cubano, si anteriormente se lo había negado.

A mediados de enero la OFAC renovó el registro de Cubaexport de la marca Havana Club. Aunque el embargo a la isla todavía prohíbe vender ron cubano en Estados Unidos, Cubaexport y Pernod Ricard, la empresa francesa que distribuye la marca cubana a nivel internacional, buscan posicionarse en el mercado y confían que tras el levantamiento del embargo puedan vender su versión de Havana Club en ese país.

La congresista republicana Liliana Ros-Lehtinen, una de las promotoras de la carta, explicó a través de un comunicado que se oponen a la decisión del Departamento del Tesoro de "renovar una marca registrada caducada para el ron Havana Club en contravención de la ley de los Estados Unidos".

"Permítanme ser clara: las fábricas y marcas comerciales de esta familia fueron confiscadas por el régimen de Castro", añadió Ros-Lehtinen, quien consideró que de no hacerlo esto alentaría "a que cualquier entidad extranjera confiscara marcas registradas y propiedades de Estados Unidos".

"Esta decisión políticamente motivada puede servir como precedente negativo sobre la expropiación de propiedad intelectual norteamericana por gobiernos extranjeros", advirtió la congresista, que es abiertamente anticastrista. 

Entre los congresistas que han firmado la carta destacan los republicanos Mario Díaz-Balart y Carlos Curbelo y la demócrata Debbie Wasserman Schultz, directora del Comité Nacional Demócrata.

Bacardí también cuestionó a principios de febrero la decisión de la administración Obama de autorizar a Cuba a comercializar la marca Havana Club en Estados Unidos una vez que se levante el embargo que pesa sobre la isla.

La compañía hizo una petición bajo la Ley de Libertad de Información (FOIA, por sus siglas en inglés) para que el gobierno estadounidense haga públicos los detalles de su decisión. Bacardí y Havana Club son los rones cubanos más conocidos en los mercados internacionales.

La marca Havana Club fue creada en Cuba en 1878 por la compañía José Arechabala (JASA) y nacionalizada en 1959 tras el triunfo de la Revolución Cubana, sin que su propietario recibiera ninguna indemnización a cambio. 

Bacardí es una de las grandes marcas de ron cubano. Fundada en Santiago de Cuba en 1862 por el catalán Facundo Bacardí Massó, la empresa se trasladó a Puerto Rico tras el triunfo de la revolución castrista. Bacardí alega en su defensa que compró los derechos de la marca Havana Club a la familia Arechabala. 

Actualmente, Bacardí vende la marca Havana Club en Estados Unidos y Pernord Richard en el resto del mundo, gracias al acuerdo que alcanzó en 1993 con el gobierno de Fidel Castro. 

Cuba había logrado registrar la marca en 1976, pero en 1997 OFAC la revocó cuando Cubaexport intentó transferir sus derechos sobre la marca a Pernord Ricard. OFAC le volvió a negar la autorización de renovación de la marca en 2006. 

Aunque el Gobierno de Barack Obama ha flexibilizado el embargo a Cuba en materia de viajes, comercio y finanzas. Estos cambios no supondrán el levantamiento total del embargo económico y comercial a la isla, ya que sólo el Congreso, controlado por los republicanos, puede hacerlo. Cuba y Estados Unidos reanudaron relaciones bilaterales en julio de 2015, después de más de medio siglo de ruptura y enfrentamiento ideológico.