Cuba y EU inician nueva era con relaciones plenas

Después de 54 años de enemistad, ambos gobiernos restablecen hoy sus lazos diplómaticos con una ceremonia en la sede de La Habana en Washington a la que asistirá el canciller Bruno Rodríguez.
Desde 1945 que un secretario de Estado de EU no visita La Habana.
Desde 1945 que un secretario de Estado de EU no visita La Habana. (Paola García)

La Habana

Desde el primer minuto de hoy, los gobiernos de Cuba y Estados Unidos sellaron el restablecimiento de relaciones diplomáticas tras 54 años de ruptura, un hecho que será celebrado por Cuba con una ceremonia en su embajada en Washington y el primer encuentro en el Departamento de Estado entre el canciller Bruno Rodríguez y su par estadunidense, John Kerry.

La ceremonia en Washington contará con unos 500 invitados, incluyendo una delegación llegada de La Habana y que también contempla al cantautor Silvio Rodríguez y al primer jefe de la Sección de Intereses, Ramón Sánchez Parodi.

De parte de EU, el gobierno estará representado por Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, y el diplomático Jeffrey DeLaurentis, actual jefe de la Sección de Intereses de EU en La Habana.

Desde hoy, los empleados de las respectivas sedes serán reacreditados como personal diplomático, sin que hasta el momento se hayan dado a conocer los nombres de los futuros embajadores.

En Washington, el Departamento de Estado incluirá la bandera de Cuba en el hall de entrada del edificio, junto a las de los países con los que Washington mantiene relaciones, pero la operación será "fuera de las horas de oficina", es decir lejos de los ojos del público o de la prensa, según se supo en La Habana.

Cuba esperaba para este miércoles la visita del secretario Kerry, que sería la primera de un canciller de EU a la isla desde 1945, aunque según EU el acto de apertura de la embajada estadunidense será hasta agosto.

En Washington, la reunión entre Rodríguez y Kerry tendrá lugar a las 13:00 horas.

La tv cubana transmitirá en vivo la ceremonia, algo impensable para varias generaciones de cubanos que crecieron en medio de una confrontación permanente con diez administraciones estadunidense consecutivas desde el triunfo de la revolución en 1959.

De parte de Cuba también asistirán Yaramis Armenteros, ejecutiva de la Empresa Comercializadora y Distribuidora de Medicamentos, y Ronald Hernández, uno de los médicos que ayudó a combatir la epidemia de ébola en África. Cuba tiene marcado interés en estrechar lazos con EU en estos campos.

Tras el deshielo anunciado el 17 de diciembre pasado en simultáneo por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama en La Habana y Washington, en el primer semestre de 2015 la llegada de visitantes de EU a Cuba "creció en 50 por ciento" respecto de con igual periodo de 2014, según cifras de Cuba.

El turismo es el sector más beneficiado hasta ahora por la nueva era, marcada aún por una serie de medidas y de posturas aún sin desaparecer.

Entre éstas se encuentran el bloqueo económico a la isla, la devolución a Cuba de la base naval de Guantánamo y la solución a las multimillonarias demandas recíprocas de compensación.

A la vez, miles de ciudadanos cubanos en EU se alistan para visitar su país mediante vuelos diarios o ferrys.

Según John Kirby, vocero del Departamento de Estado, Kerry y Rodríguez se reunirán durante "45 minutos" pasado el mediodía.

Desde los anuncios de reaproximación, los dos países destacaron que las diferencias no van a desaparecer como "por arte de magia", pero tener embajadas operativas permitirá negociar esas diferencias y hallar salida a los problemas acumulados.


COMPENSACIONES PENDIENTES

En 1965, EU abrió una primera lista de reclamos por compensaciones contra el gobierno de Cuba en la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), adscrito al Departamento del Tesoro.

El expediente se mantuvo abierto hasta 1972 y en la actualidad suman 5 mil 911 reclamos registrados ante la OFAC por parte de empresas o ciudadanos de EU y cubanos por propiedades expropiadas en Cuba, concesiones o bienes perdidos, en un paquete que según los propios interesados suma entre 7 y 8 mil millones de dólares.

Cuba reconoció oficialmente esos reclamos en una ley de noviembre de 1996 de la Asamblea Nacional, que establece la "disposición" del gobierno cubano a "una adecuada y justa compensación por los bienes expropiados", que "podrán formar parte de un proceso negociador" entre los dos países.