Estudiantes protestan en Latinoamérica por Ayotzinapa

Estudiantes de Cuba y El Salvador, así como residentes mexicanos en Brasil se sumaron a las manifestaciones por la desaparición de los 43 estudiantes normalistas.

La Habana, Cuba

Los estudiantes de Cuba se sumaron "al reclamo de justicia" del pueblo mexicano ante la desaparición de 43 jóvenes de ese país en septiembre pasado y condenaron las manifestaciones de "crimen y tortura", señala un comunicado.

"Los estudiantes de Cuba, fieles a nuestra historia de solidaridad e internacionalismo, inspirados en el ejemplo de Martí y en las enseñanzas de Fidel, condenamos enérgicamente la tortura, el crimen, y las desapariciones", afirma el comunicado publicado en el diario oficial Juventud Rebelde.

En su declaración, los jóvenes cubanos aseguran estar "junto al pueblo mexicano en su reclamo de justicia" y destacan que "cada escuela cubana es también una trinchera en su lucha por la verdad".

"La juventud estudiantil cubana heredera de la tradición revolucionaria de Julio Antonio Mella, condena la violencia y el narcotráfico, resultado de años de explotación, miseria y políticas entreguistas a los intereses del imperialismo yanqui", indican.

Asimismo subrayan que América Latina y en particular su movimiento estudiantil han seguido en las últimas semanas la evolución del caso de "extraordinaria connotación".

Protestas en el salvador

Unos 200 universitarios salvadoreños se concentraron en una plaza en San Salvador para exigir "la verdad" sobre el paradero de 43 estudiantes desaparecidos en Iguala y demandaron que "aparezcan vivos".

"Vivos los llevaron, vivos los queremos", "Justicia, ¿cuál justicia?, en México no hay justicia", eran algunas de las leyendas escritas en pancartas que portaban los estudiantes de la estatal Universidad de El Salvador (UES).

Vestidos con ropas negras, algunos universitarios mostraban pequeños carteles con la fotografía de alguno de los estudiantes desaparecidos en México.

"Es una barbarie lo que ocurre en México, no vemos un verdadero compromiso del gobierno de ese país por decir la verdad de lo que ha ocurrido con los estudiantes y hay que recordar que sin verdad no hay justicia", dijo Yohanna Sánchez, una de las manifestantes.

Llegan a Brasil los reclamos por justicia

En Brasil, al menos cincuenta personas se manifestaron frente al consulado general mexicano en Sao Paulo, en el marco de la jornada continental en reclamo de justicia.

"Los mexicanos en Brasil también te rendimos cuentas", decía una de las pancartas exhibidas por los manifestantes en reclamo de justicia por la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

El mexicano Mauricio De Alba, de 34 años, empleado en Sao Paulo de una automotriz europea, dijo que se movilizó hasta el consulado porque "la impunidad entre los políticos y el narcotráfico se ha apoderado de la libertad de los mexicanos".

"En Brasil -apuntó- existen problemas de corrupción, pero la gran diferencia es la violencia, que en México ya es una forma de hacer negocios, de vivir y eso nos quita la libertad a los ciudadanos trabajadores, a los ciudadanos de a pie".

La investigadora universitaria Daniela Morales Muñoz, de 36 años, natural de Michoacán, agradeció la solidaridad de los brasileños: "Los temas de desapariciones forzadas, de memoria y justicia siempre fue y unirán a los latinoamericanos".

"Queremos una investigación seria e irrefutable", agregó.

El cónsul económico de México en Sao Paulo, Armando Obregón Jiménez, salió del edificio para expresar su disposición a recibir los reclamos de los manifestantes, en una jornada festiva en esta ciudad por el Día de la Conciencia Negra, que coincide con el aniversario 104 de la Revolución Mexicana.

Los manifestantes colocaron en la vereda del consulado mexicano fotografías de los rostros de los 43 desaparecidos en el estado de Guerrero acompañadas por las banderas nacionales brasileña y de México, al grito de "Justicia, Justicia".

Los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa en Iguala, estado mexicano de Guerrero, desaparecieron desde el pasado 26 de septiembre.

Según integrantes del cártel Guerreros Unidos, los jóvenes fueron detenidos esa noche por policías en Iguala y entregados a ese grupo criminal, que se encargó de asesinarlos e incinerarlos.

La fiscalía mexicana mantiene a los jóvenes bajo el estatus de desaparecidos hasta que pruebas genéticas realizadas a restos humanos encontrados en un basurero de Cocula, vecino a Iguala, confirmen que se trata de ellos.