Cuba desautoriza perfumes rebeldes

Labiofam, empresa estatal, creo fragancias inspiradas en el Che Guevara y Hugo Chávez.
Presentaciones de 30 mililitros de ambos productos.
Presentaciones de 30 mililitros de ambos productos. (Reuters)

La Habana-Nueva York

El gobierno cubano aseguró ayer que aplicará “medidas disciplinarias” en el consorcio estatal Labiofam por la decisión “irresponsable” de utilizar los nombres del mítico guerrillero Ernesto Che Guevara y del ex presidente venezolano Hugo Chávez en la producción de dos nuevos perfumes.

El Consejo de Ministros discutió “a fondo” este tema con funcionarios de la empresa, incluido su director, José Antonio Fraga Castro —sobrino del presidente Raúl Castro y de su hermano Fidel— y “quedó esclarecido que no es cierto que los familiares del Che y Chávez” aprobaran la iniciativa, dijo una nota oficial.

El anuncio de las nuevas marcas tuvo alto impacto en medios de prensa internacionales, luego de que ejecutivos de Labiofam hicieran su promoción en la televisión cubana, durante un congreso de esa institución, la mayor del país en la elaboración de productos naturales.

El comunicado puntualizó que los perfumes aún se encuentran “en fase de desarrollo, por lo cual no están producidos comercialmente y mucho menos registrados” y agregó que “iniciativas de esa naturaleza no serán aceptadas jamás por nuestro pueblo ni por el gobierno”.

“Los símbolos de ayer, hoy y siempre son sagrados”, agregó el gobierno cubano, que calificó de “grave error” la iniciativa comercial, sin especificar en qué consistirán las sanciones y cuál será su alcance.

Che Guevara y Chávez son considerados en la isla dos íconos de la izquierda mundial y sistemáticamente los líderes cubanos han condenado el uso de sus nombres con fines comerciales.

La presentación de los perfumes sobresalió en el Congreso Labiofam 2014, en el que científicos extranjeros se interesaron por la experiencia cubana en materia de productos naturales.

“Son esencias obtenidas a partir de productos naturales y elaboradas por una firma comercial, que es Robertet de Francia”, a las cuales Cuba les aplicó tecnología propia para lograr la fijación, explicó a un medio internacional Mario Valdés, el bioquímico que creó ambos perfumes.

CRÍTICAS A WASHINGTON

Cuba condenó ayer ante las Naciones Unidas la aplicación de leyes estadunidenses fuera de las fronteras de ese país, como en el caso del embargo a la isla y la adopción generalizada de sanciones económicas.

La aplicación de sanciones millonarias “se transformó en un instrumento de castigo, amenaza y obtención espuria de recursos financieros”, aseguró ante la 69 Asamblea General de la ONU el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

En opinión del jefe de la diplomacia cubana, las sanciones y la aplicación extraterritorial de leyes estadunidenses se han tornado “una herramienta de política externa”.

En el caso específico de Cuba, dijo Rodríguez, esa tendencia se tradujo en un fortalecimiento de las sanciones relacionadas al embargo de Washington contra La Habana.

Estas acciones, agregó, tienen ahora “énfasis inaudito en las transacciones financieras, aplicando sanciones multimillonarias a bancos de terceros países”, como en el caso de la “escandalosa e injusta mega multa” aplicada al banco BNP Paribas.

En julio de este año, la justicia estadunidense aplicó una multa de 8 mil 900 millones de dólares a ese banco francés por haber violado el embargo impuesto por Washington a transacciones financieras con Sudán, Cuba e Irán.

Bruno Rodríguez también condenó la decisión del Departamento de Estado de Estados  Unidos de mantener a Cuba en la lista “unilateral y arbitraria” de países “patrocinadores de terrorismo”.

En su discurso en la sede de la ONU, el canciller cubano volvió a hacer un llamado al gobierno de Barack Obama  para iniciar un diálogo bilateral “mutuamente respetuoso, responsable, sobre bases recíprocas”.