Cuba y EU buscan normalizar relaciones: congresistas

Tras la liberación de Alan Gross, el senador republicano Marco Rubio dijo que Washington estaba dispuesto a abrir una embajada en La Habana en los próximos meses.
La esposa de Alan Gross, el ex contratista preso en Cuba, acude al tribunal en La Habana durante su última visita a la isla
La esposa de Alan Gross, el ex contratista preso en Cuba, acude al tribunal en La Habana durante su última visita a la isla (AFP)

Washington, EU

Estados Unidos y Cuba iniciarán conversaciones con vista a la normalización de relaciones diplomáticas plenas, en el cambio más significativo de la política de Washington hacia la isla comunista en décadas, dijeron funcionarios de gobierno. El anuncio viene en medio de una serie de medidas para generar confianza entre los dos viejos enemigos, que incluyen la liberación del estadounidense Alan Gross en Cuba y de tres cubanos en Miami.

El presidente Barack Obama preveía anunciar las novedades desde la Casa Blanca al mediodía.

El senador republicano Marco Rubio, de Florida, dijo que los dos países avanzaban hacia la normalización de los lazos bancarios y comerciales. Añadió que Washington estaba dispuesto a abrir una embajada en La Habana en los próximos meses.

"Esto no ayudará en absoluto a promover los derechos humanos y la democracia en Cuba", dijo Rubio. "Pero sí ayuda en potencia a darle al régimen de Castro el impulso económico para ser una presencia permanente en Cuba durante varias futuras generaciones".

Por su parte, un senador demócrata cercano a la administración dijo que Washington flexibilizará las restricciones sobre el comercio y los viajes a la isla.

"Abrir la puerta con Cuba para el comercio, los viajes y el intercambio de ideas llevará a cambios positivos en Cuba, que nuestra política de exclusión no logró producir en más de 50 años", señaló en un comunicado el Senador Richard Durbin, número dos del Senado, allegado al mandatario.

Gross, de 65 años, volaba en un avión del gobierno estadounidense por la mañana tras ser liberado por razones humanitarias a pedido del gobierno de Obama. Como parte de las negociaciones secretas para obtener su libertad, Estados Unidos liberaba a tres cubanos presos en Miami por espionaje.

El gobierno de Obama consideraba la prisión de Gross un obstáculo para mejorar las relaciones con Cuba.

Junto con Gross, Cuba liberaba a otro "agente" de inteligencia no estadounidense, dijo una fuente en Washington. Esta y todas las fuentes hablaron bajo la condición de anonimato porque no estaban autorizados a identificarse al anticipar el discurso presidencial.

Los tres cubanos liberados en el intercambio forman parte de los llamados Cinco, integrantes de la "Red Avispa", enviada por el entonces presidente Fidel Castro a espiar en el sur de Florida. Los hombres, considerados héroes en Cuba, fueron condenados en 2001 en Miami por asociación ilícita, no registrarse como agentes extranjeros y otros delitos.

Dos de los Cinco quedaron en libertad al cumplir sus condenas.

Semanas atrás, al cumplirse el quinto aniversario de la detención de Gross, Obama insinuó que su libertad podría conducir a un deshielo en las relaciones con la isla.

"La liberación humanitaria de Alan por el gobierno cubano eliminaría un obstáculo a las relaciones más constructivas entre Estados Unidos y Cuba", dijo Obama en un comunicado.