Cuba rinde tributo al "entrañable amigo" Mandela

Medios nacionales y la oposición interna rindieron tributo al líder sudafricano fallecido, quien recibió la ayuda del gobierno cubano al final del apartheid.
Mandela (c), junto a Fidel Castro (d) y el boxeador cubano Teófilo Stevenson (i) el 25 de julio de 1991 en La Habana
Mandela (c), junto a Fidel Castro (d) y el boxeador cubano Teófilo Stevenson (i) el 25 de julio de 1991 en La Habana (AFP)

La Habana

Cuba amaneció hoy en duelo oficial  por la muerte del “entrañable amigo” Nelson Mandela, a quien hasta el exilio anticastrista y la oposición interna rindieron tributo, pese a no haberle perdonado jamás que considerara “mi hermano”,  a Fidel Castro. Todos los medios nacionales consagraron sus principales espacios a Mandela, quien poco meses después de salir de prisión fue recibido en 1991 por miles de cubanos en La Habana, a donde viajó para “agradecer el decisivo aporte” de la isla al fin del apartheid.

Tres años antes, fuerzas cubanas y angolanas habían derrotado a las tropas blancas sudafricanas en la batalla de Cuito Cuanavale, lo que marcó, primero, la retirada de los racistas de Angola y Namibia, para propiciar después la liberación de Mandela y la liquidación del régimen de segregación racial en el país más austral de África. “Soy un hombre leal y jamás olvidaré que en los momentos más sombríos de nuestra patria, en la lucha contra el apartheid, Fidel Castro estuvo a nuestro lado”, dijo en varias ocasiones Mandela, quien es considerado el padre de la nueva Sudáfrica.

Inmediatamente después de su deceso el jueves, el presidente Raúl Castro –ministro de Defensa durante la batalla de Cuito Cuanavale- , afirmó que “Mandela será recordado por la altura de su ejemplo, la grandeza de su obra y la firmeza de sus convicciones en la lucha contra el apartheid, y por su invaluable aporte a la construcción de una nueva Sudáfrica”. En mensaje de condolencia a su parte sudafricano Jacob Zuma, Castro dijo además que “de Mandela nunca podremos hablar en pasado (…),  le profesamos profundo respeto y admiración, no solo por lo que hizo por su pueblo, sino por su amistad probada hacia nuestro país”.

Hasta la noche del sábado regirá en la isla un duelo oficial y el domingo será día de duelo nacional, distinción póstuma que los líderes cubanos solo confieren a personalidades locales y  en muy contados casos a dignatarios extranjeros. El impacto causado por la muerte de Mandela en esta parte del mundo llegó al punto de que Gerardo Hernández, uno de los cuatro agentes de la inteligencia cubana presos en Estados Unidos  –cumple dos cadenas perpetuas-, dijo en carta reproducida hoy que ellos seguirán “enfrentando cada día la injusta prisión, hasta el final, inspirados en su ejemplo”.

En tanto,  el diario El Nuevo Herald de Miami, capital del exilio cubano, tituló el viernes: “Miami deja atrás la controversia con Mandela para celebrar su legado”.