Cuba dice que recibirá a Obama “sin renuncia a las ideas en que creemos”

Mientras el diario oficialista Granma pedía a Washington olvidarse de fabricar "una oposición política interna" sufragada con dinero de los contribuyentes, la disidente Berta Soler invitaba al ...
La disidente cubana Martha Beatriz Roque, en la rueda de prensa de hoy en Miami
La disidente cubana Martha Beatriz Roque, en la rueda de prensa de hoy en Miami (EFE)

La Habana, Miami

Cuba llamó hoy a Estados Unidos a abandonar “la pretensión de fabricar  una oposición política interna, sufragada con dinero de los contribuyentes” de ese país, a 11 días de que el presidente Barack Obama llegue a la isla, antecedido por una fuerte campaña mediática que deja la sensación de que el tema de la disidencia será el centro de su viaje.

“Estas políticas del pasado son incongruentes con la nueva etapa” pactada por Washington y La Habana el 17 de diciembre de 2014, afirmó el diario Granma al darle la bienvenida a Obama y anunciar que la visita comenzará el 20 de marzo  -no el 21 como se había informado- , 88 años después de que lo hiciera el mandatario estadunidense Calvin Coolidge.

El portavoz del gobernante Partido Comunista consideró que la estancia de Obama “será un paso importante” hacia la normalización de las relaciones, pero advirtió que para llegar a ese momento “queda un largo y complejo camino por recorrer, que requerirá la solución de asuntos claves que se han acumulado” durante medio siglo de confrontación.

En ese sentido, remarcó entre otros temas como el fin del bloqueo y la devolución del territorio cubano de Guantánamo, “las profundas  diferencias” existentes “sobre modelos políticos, democracia y derechos humanos”; reiteró su “disposición a mantener un diálogo respetuoso” con Obama; y dijo que la convivencia  “no significa” que Cuba “renuncie a las  ideas en las cuales creemos”.

“Cuba defiende la indivisibilidad, interdependencia y universalidad de los derechos humanos, civiles y culturales” y rechaza “la manipulación política y el doble rasero” sobre esos asuntos, dijo Granma en momentos en que la oposición interna pide a Obama que los incorpore a su agenda de conversaciones con el presidente Raúl Castro.

“Es importante que el presidente reconozca, sepa y condene” las acciones del gobierno contra la oposición y que exija cambios políticos, dijo Berta Soler, portavoz del grupo Damas de Blanco, al invitar al mandatario al parque habanero en el que ellos se reúnen para protestar contra Castro todos los domingos.

“Esta gente no representa a nadie, o sí, se representan a ellos mismos (…) cuántos son 20, 50, 100 ó mil, ¿y qué? (…) están en su derecho de pensar como quieran, pero tienen que respetar las leyes y tienen que respetar, creo yo, la voluntad de la mayoría que quiere que este país cambie, que mejore, pero sin volver a ser colonia”, dijo en tanto Rogelio Benítez, 40 años, quien se dedica a alquilar un apartamento para el turismo extranjero.

En este contexto, Granma afirmó que las medidas de confrontación con Cuba “son anteriores” al mandato de Obama, y consideró que el gobernante  “podría modificar algunas de ellas por decisión ejecutiva y otras eliminarlas totalmente”.  Agregó que “la política de cambio de régimen tiene que ser definitivamente sepultada”.

 “Las relaciones económicas, diplomáticas con cualquier Estado no podrán jamás ser negociadas bajo agresión, amenaza o coerción de una potencia extranjera”, subrayó el diario citando a la Constitución de la república.

Por su parte, el diario estadunidense The Washington Post dijo también hoy en otro editorial que la Casa Blanca debería “presionar” al gobierno cubano para una reunión “con los verdaderos líderes opositores, al igual que hizo para concretar un juego de béisbol” en la tarde del martes 22 entre los Rays de Tampa Bay y una selección cubana en el estadio Latinoamericano de La Habana.

Obama debe exaltar democracia: Roque

En Miami, Florida, la disidente cubana Martha Beatriz Roque instó hoy al presidente Barack Obama a exaltar la democracia y reconocer a la oposición cuando esté en Cuba, aunque minimizó el impacto que la visita pueda tener para el futuro de la isla.

En definitiva, los cubanos deben definir su propio destino, aseveró Roque en una rueda de prensa en Miami, Florida (sureste de EU), que visita luego de que las autoridades cubanas le permitieran salir de la isla por primera vez.

En Cuba, donde estará del 20 al 22 de marzo, Obama debe "hablar de democracia, pero no de forma abstracta, sino de las oportunidades que ofrecen a sus pobladores los países democráticos como este", dijo Roque, la única mujer del grupo de los 75 opositores arrestados en la "primavera negra" de 2003, que fueron liberados entre 2004 y 2011.

Asimismo, "el hecho de que se reconozca en sus conversaciones y contactos a una sociedad civil independiente" sería "un espaldarazo a los opositores", señaló. "No hay mucho que esperar de este viaje, que no sea alguna nueva concesión que se le haga al régimen", apuntó. "El cambio al que todos aspiramos tiene que venir, pero no va a venir porque lo vaya a hacer Estados Unidos", subrayó.

"Pero si el presidente del país más poderoso del mundo ha tomado la decisión de visitar Cuba, no hay que quejarse sino lo importante es aprovechar el pequeño espacio que se pueda tener", dijo, como por ejemplo, mostrar la "realidad de la miseria" a los periodistas que cubran el viaje. Los opositores cubanos han mostrado diferencias sobre hasta dónde debe llegar Obama en Cuba en materia de derechos humanos.

Manuel Cuesta abogó por que el mandatario tenga un mensaje "de distensión". Por otro lado, Roque, una de las disidentes que se reunió con el secretario de Estado, John Kerry, en La Habana en agosto pasado descartó que el próximo presidente de Estados Unidos revierta el proceso de deshielo que comenzaron La Habana y Washington en diciembre de 2014.

"No creo que eso se vaya a eliminar de golpe y porrazo, que llegue un presidente y diga: 'esto se acabó'", agregó. Roque afirmó también que si Obama la recibe este encuentro supondría un mensaje de "democracia para el régimen cubano".

"Deseo reunirme con Obama porque creo que yo puedo decirle unas cuantas cosas, independientemente que creo que Obama está bien informado", expresó Roque a Efe al margen de una conferencia de prensa en la que habló de la situación en Cuba tras la restauración de relaciones diplomáticas con EU.

La opositora, de 70 años, se rehusó a precisar si se reunirá con el presidente o con algún miembro de su Gobierno a propósito del viaje de Obama a Cuba, previsto para el 21 y 22 de marzo. "No quiero decir algo de lo que no tengo seguridad", manifestó Roque, quien llegó el jueves pasado a Miami con un permiso del Gobierno cubano para salir del país una sola vez.

Este viernes está prevista la llegada a Miami del asesor adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, quien se reunirá con miembros del exilio cubano. Roque aseguró que si Obama la llegase a recibir este encuentro mandaría un mensaje de que EU se "reúne con quien quiere y que no va a aceptar las condiciones que el régimen pone en contra de los opositores, a los que quieren convertir en muertos sociales".

"Si Obama me recibe en los Estados Unidos de América es un mensaje de democracia que le está dando al régimen cubano", aseguró esta economista condenada en 2003 a 20 años de prisión por atentar contra la "independencia e integridad territorial del Estado".