Cuba celebra su primera Navidad amigada con EU

La Nochebuena no es la festividad con más arraigo entre los cubanos, que dan más importancia a la noche del 31 de diciembre, aunque sí suelen reunirse en familia para cenar.

La Habana

El primer día de Nochebuena que los cubanos pasan reconciliados con Estados Unidos transcurrió con normalidad, sin demasiados símbolos navideños por las calles y con la euforia inicial por la noticia del restablecimiento de las relaciones con el antiguo enemigo ya matizada.

Justo una semana después del histórico anuncio de la normalización de relaciones entre EU y la isla, rotas desde 1961, los cubanos ya han reposado el acontecimiento y lo encaran con cautela y prudencia, sentimientos que han sustituido la alegría inicial.

Para Yoandry, un bicitaxista que se paseaba con un gorro de Papá Noel, uno de los pocos signos navideños vistos en estos días por La Habana, la noticia del acuerdo es “muy buena”, pero hay que esperar a ver “cuál es el proyecto que tienen” en este nuevo escenario tanto el presidente estadunidense Barack Obama como el gobierno de su par, Raúl Castro.

La Nochebuena no es la festividad con más arraigo entre los cubanos, que dan más importancia a la noche del 31 de diciembre, aunque sí suelen reunirse en familia para cenar.

El 1 de enero, día de Año Nuevo, coincide con el aniversario del triunfo de la Revolución que lideró en 1959 Fidel Castro, quien aún no se ha pronunciado sobre el acercamiento a EU.

Las mesas más tradicionales en los hogares cubanos cuentan con cerdo asado, pavo o también pollo, frijoles negros y arroz blanco (o ambos juntos, el popular arroz congrí), ensalada con verdura y yuca hervida aliñada con ajo, aceite y naranja agria.

Suspendida como festividad en 1969, en diciembre de 1997, un mes antes de la histórica visita de Juan Pablo II, se estableció como día festivo y se hizo oficial dos años después. Desde mediados de 1990 se fue instalando además la costumbre del árbol de Navidad, pero sin nacimientos.

También se celebra en las iglesias la tradicional Misa del Gallo, que en la Catedral de La Habana oficia el cardenal Jaime Ortega.

Anoche también se dio en La Habana algo que ilustra el nuevo momento: el estreno de Rent, primera producción musical hecha en la isla junto a un equipo de Broadway.