Cuba pide a Obama que suprima más sanciones

Rodrigo Malmierca, ministro cubano de Comercio Exterior, afirma que el presidente de EU tiene atribuciones para suprimir más sanciones, lo que impulsaría el comercio bilateral.
El ministro cubano de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, durante su discurso a la Cámara de Comercio de Estados Unidos
El ministro cubano de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, durante su discurso a la Cámara de Comercio de Estados Unidos (AFP)

Washington

El ministro cubano de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, pidió hoy en Washington que el presidente estadunidense, Barack Obama, adopte más medidas de supresión de sanciones a la isla para impulsar el intercambio comercial bilateral.

De acuerdo con Malmierca, quien inició hoy una visita oficial de tres días a la capital estadunidense, el poder ejecutivo de EU aún tiene atribuciones para aplicar estas medidas, en especial el uso del dólar en las exportaciones cubanas.

"Las prerrogativas que el presidente de Estados Unidos tiene van mucho más allá de lo que se ha hecho hasta ahora", dijo Malmierca, en referencia a las sanciones que la administración estadunidense ha flexibilizado por vía de decretos presidenciales.

"Por ejemplo, no podemos usar el dólar en nuestro comercio exterior", destacó el ministro cubano, quien afirmó que no existe normativa que impida a Obama autorizar el uso del dólar en las transacciones comerciales de Cuba con terceros países.

"Cuando vendemos níquel, por ejemplo, tenemos que hacer referencia a precios definidos en dólar, pero tenemos que cobrar en euros o en otra moneda. Es un detalle que dificulta todo nuestro comercio exterior", dijo Malmierca en la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

Esta dificultad "no complica el comercio de Cuba con Estados Unidos, sino que complica el comercio de Cuba con el resto del mundo". Otra gran dificultad sobre la que el presidente Obama puede incidir, dijo el ministro cubano, es en el acceso a créditos para comercio de alimentos.

Por su parte, Jodi Bond, vicepresidenta de la poderosa Cámara de Comercio estadunidense, dijo que "no podremos hacer negocios y restablecer una relación normal con Cuba a menos que las sanciones sean eliminadas".

El grueso de las sanciones estadunidenses a Cuba, vigentes desde hace medio siglo, están codificada en diversas leyes que definen la estructura legal del embargo comercial y financiero, y por lo tanto su desmonte será responsabilidad del Congreso en Washington.