Cuba “vive el momento más complejo” en medio siglo, dicen académicos

Intelectuales isleños destacan el actual acercamiento entre La Habana y Washington que llega incluso a los aparatos de seguridad y las fuerzas armadas de ambos países, que no están enfrentados, ...
La supermodelo brasileña-británica Alice Dellal asiste al desfile de la casa de modas francesa Chanel el pasado 3 de mayo en La Habana
La supermodelo brasileña-británica Alice Dellal asiste al desfile de la casa de modas francesa Chanel el pasado 3 de mayo en La Habana (EFE)

La Habana

El reconocido sociólogo cubano Rafael Hernández reveló en La Habana que “sorprendentemente”,  después de más de medio siglo de guerra fría, “los aparatos de seguridad y las fuerzas armadas” de Cuba y Estados Unidos “no están enfrentados, cooperan, y la diplomacia coopera más que nunca”.

En un intercambio entre académicos del país realizado hace 20 días y reproducido en partes hoy por una web oficial, Hernández dijo además que el insólito acercamiento se registra cuando en la isla “vivimos el momento más complejo del último medio siglo”.

“Hay una diferencia” con lo ocurrido tras el triunfo de la revolución en 1959, cuando “podíamos estar en una situación muy tensa y difícil a nivel nacional, pero las cosas estaban muy claras y nítidas. Ahora no lo están, porque nada es en blanco y negro, nada se resuelve con decir estoy en contra o estoy a favor” de los cambios en curso en el país, consideró.

Esta es una etapa complicada, en primer lugar, “de la sociedad cubana consigo misma, con el Estado y con las políticas” locales, puntualizó el sociólogo, para quién incluso el impacto de la reciente visita del presidente Barack Obama “no la hemos analizado en toda su dimensión”.

Obama visitó Cuba del 20 al 22 de marzo y en su último día de estancia pronunció un discurso transmitido en vivo por televisión en el que llamó a la “reconciliación de los niños y los nietos de la revolución y de los nietos e hijos del exilio”, además de instar al desarrollo de la propiedad privada en la isla.

Al día siguiente, los medios oficiales ripostaron con una andanada de críticas, que en opinión de Hernández es “representativa de una vieja mentalidad”, porque “una nueva mentalidad no desconoce las diferencias, se acerca a ellas de otra manera”.

Un segundo panelista, el doctor Agustín Lage –hermano del defenestrado vicepresidente cubano Carlos Lage- profundizó en la interconexión que existe entre Cuba y EU en los ámbitos cultural y económico desde antes del fin del dominio colonial de España, y en la dependencia cubana del mercado estadunidense hasta el triunfo de la revolución en 1959.

“Lo interesante y lo peligroso es que ese esquema se puede volver a montar otra vez” y “no podemos reaccionar impidiendo esa colaboración o construyendo la Muralla China” porque es método en “el mundo actual no la pueden aplicar ni los chinos”, dijo, cuando en el país hay sectores temerosos de que “a 20 años vista Cuba de un giro de 180 grados hacia la derecha”.

Pese al bloque que aun vigente, se están abriendo “espacios importantes para el desarrollo de las relaciones económicas” entre los dos países, comentó por su parte Raúl Rodríguez, investigador del Centro de Estudios Hemisféricos y de EU, quien enumeró algunos de esos proyectos.

Apuntó en ese sentido un convenio entre instituciones de Nueva York y de Cuba “para el desarrollo de la vacuna (cubana) contra el cáncer de pulmón” que, de concretarse, “aborda la producción, investigación y distribución”, e hizo referencia también a la firma de un convenio por el consorcio Starwood Hotels & Resorts Worldwide para administrar tres hoteles en la isla.

Rodríguez añadió que entre los aspectos interesantes de este convenio figura el hecho de que esa empresa tenía “una reclamación a la isla certificada por el ministerio de Justicia de EU en 1974, por un monto de 51 millones de dólares, y decidieron dejar eso a un lado y entrar a negociar con Cuba”.

El debate de estos académicos –algunos de ellos suelen asesorar al gobierno-, tuvo lugar en la Universidad de La Habana sin impacto hasta ahora en los medios oficiales y refleja “hasta qué punto repercute en la vida nacional” el deshielo entre La Habana y Washington, en el decir de otros especialistas.