Cuba condiciona segunda ronda de negociaciones con EU

El gobierno cubano condicionó la apertura de embajadas en La Habana y Washington a su eliminación de la lista de países que, según Washington, promueven el terrorismo.
El presidente de Cuba, Raúl Castro (d), con el ex presidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero (i), ayer en La Habana
El presidente de Cuba, Raúl Castro (d), con el ex presidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero (i), ayer en La Habana (EFE)

La Habana

Cuba condicionó hoy la apertura de embajadas en La Habana y Washington a su eliminación del listado de países que, según Estados Unidos,  promueven el terrorismo, dijo un diplomático cubano ante el inicio mañana viernes de la segunda ronda de negociaciones para normalizar las relaciones entre los dos países, adversarios durante medio siglo.

“Constituye un contrasentido que restablezcamos relaciones diplomáticas, si Cuba continúa en esa lista”, consideró Gustavo Machín, uno de los negociadores cubanos que desde enero discuten con los estadunidenses la forma de encarrilar  la aproximación que se registra entre el Palacio de la Revolución y la Casa Blanca desde el 17 de diciembre pasado.

Por su parte, un funcionario del Departamento de Estado de EU, que pidió el anonimato, replicó que “sería muy fácil restablecer las relaciones diplomáticas  (suspendidas por Washington desde 1961) si no se hace una relación entre las dos cosas”. La fuente consideró que esos “son dos procesos distintos”.

“En 10 días o dos semanas Cuba será sacada de esa lista”, anunció sin embargo el martes la legisladora demócrata Anna Eshoo, integrante de una delegación que, encabezada por la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes de EU Nancy Pelosi, visitó La Habana a principios de febrero.

La apertura de embajadas figura en el centro de esta segunda ronda de pláticas en Washington, y mientras EU busca alcanzar ese resultado antes de que se realice en abril la Cumbre de las Américas, los cubanos dicen que para que no fracase el deshielo en curso es imprescindible “la creación del contexto apropiado”.

En ese sentido, Machín apunto también “la solución a la situación bancaria que enfrenta la misión diplomática cubana en Washington desde hace más de un año”. A causa del bloqueo y del listado de países promotores del terrorismo, bancos de todas las nacionalidades han reducido sus operaciones con Cuba por temor a multimillonarias multas de EU.

Machín dijo además que en esta segunda ronda su gobierno presentará “propuestas para la concreción de un diálogo bilateral sobre derechos humanos” en la isla y en EU, e insistirá en que tras la apertura de embajadas los diplomáticos deberán regirse “por las convenciones de Viena y las leyes nacionales de cada lado”.

La subsecretaria de Estado de EU, Roberta Jacobson, quien preside a los negociadores de ese país, ha insistido en que sus diplomáticos tengan vía libre a grupos opositores de la isla, que La Habana considera “organizados y financiados” por los estadunidenses. La delegación cubana la encabeza la Directora General para EU  de la cancillería, Josefína Vidal.