Cuba advierte a viajeros que no transporten bultos ajenos

La Aduana cubana alertó a los viajeros que no lleven "encomiendas" en sus equipajes pues podrían incurrir en responsabilidades administrativas y penales.
Un hombre muestra sus documentos en un control migratorio en el aeropuerto de La Habana
Un hombre muestra sus documentos en un control migratorio en el aeropuerto de La Habana (EFE)

La Habana

La Aduana de Cuba alertó hoy a los viajeros hacia el país que se abstengan de transportar bultos ajenos ("encomiendas") en sus equipajes, pues puede traerles consecuencias administrativas y penales.

"Los pasajeros no están autorizados a transportar consigo encomiendas para otras personas naturales o jurídicas y en ocasiones, al incumplir esta norma, incurren en violaciones que pueden acarrear responsabilidades, no solo de carácter administrativas sino también penales", dijo un aviso publicado en su sitio aduana.co.cu.

Con la finalidad de "evitarles molestias y contratiempos a su paso por nuestras fronteras", los viajeros recibirán próximamente un plegable con esa información, anunció.

Añadió que las encomiendas "pueden ser utilizadas para el traslado y enmascaramiento de sustancias y artículos empleados en el terrorismo, operaciones de narcotráfico y contrabando de mercancías, que puedan poner en riesgo la seguridad, la salud humana y el medio ambiente".

"El pasajero que sea portador de una encomienda asume la responsabilidad administrativa o penal derivada del incumplimiento de esta regulación", agregó.

Muchas personas que viajan a Cuba, sobre todo desde Estados Unidos, donde existe una comunidad emigrada de más de un millón de personas, traen bultos ajenos en sus equipajes, enviados por amigos y familiares de los destinatarios, una práctica habitual durante las últimas cinco décadas.

Incluso, existen las denominadas "mulas" que se dedican a transportar mercancías ajenas hacia la isla, cubriendo con el flete los gastos de viaje. La aduana adoptó varias regulaciones para estipular la cantidad de productos sin fines comerciales que puede entrar el viajero a Cuba, y qué impuestos debe pagar por ellos.

La nota de la Aduana está acompañada por un video, según el cual una persona fue detenida cuando intentó entrar 150 pendrives (memorias flash) camuflados en una lata de leche en polvo, artículo cuyo número máximo de entrada es de cinco unidades.

Si esa persona "llega a ser acusada por un delito de contrabando pudiera estar sujeta a sanción penal de uno a tres años de privación de libertad", o una multa, dijo en el video Carmen Arias, subdirectora de Técnicas de la Aduana.