Crónica Negra: Asesinos a sueldo, distintos del estereotipo del cine

Como ha demostrado el caso de la multimillonaria monegasca asesinada por encargo de su yerno, los sicarios suelen ser criminales reclutados para un contrato con tan poco profesionalismo que no ...
Uno de los dos sospechosos del asesinato de Helene Pastor, a su llegada al tribunal en Marsella acompañado por dos policías
Uno de los dos sospechosos del asesinato de Helene Pastor, a su llegada al tribunal en Marsella acompañado por dos policías (AFP)

París

Lejos del estereotipo del profesional solitario, el asesino a sueldo suele ser un maleante reclutado para un contrato ejecutado con tan poco profesionalismo que la policía no demora en encontrarlo, como sucedió con el asesinato de la multimillonaria monegasca Hélène Pastor.

"El asesino a sueldo existe solo en películas. No hay profesionales que se venden al mejor postor y esto por una simple razón: no hay suficientes clientes y los grupos criminales tienen sus propios hombres", explica Alain Rodier, director de búsqueda del Centro francés de Investigación sobre Inteligencia (CF2R).

Según una fuente policial, en Francia, por lo general, se trata de "una persona contratada para eliminar a un cónyuge, a un familiar o a un amigo que ha comenzado a estorbar". Sin embargo, "estos asesinatos encargados son inusuales y en la mayoría de casos se encuentra a sus autores rápidamente".

En conclusión, se trata de pequeños delincuentes contratados en bares de mala muerte o conocidos de boca en boca, y que tienen ya un expediente judicial. Es lo que sucedió en el caso de la multimillonaria monegasca Hélène Pastor, asesinada en manos de dos marselleses de origen comorense, condenados en el pasado por robo con violencia y tráfico de estupefacientes. Un crimen en el que su yerno "reconoció su implicación".

Pero, ¿cuánto cuesta contratar a un sicario para matar a su suegra? "Es imposible establecer un rango de precios. Depende de la persona en la mira y de su situación financiera, pero sobre todo de los medios financieros de la persona que paga por el asesinato", explica un policía. "Está claro que por quince mil o 20 mil euros no se puede esperar un crimen perfecto", añade.

Además, el precio aumenta en función del número de intermediarios implicados. El que presenta al asesino, el que suministra el arma, el vehículo, el escondite..En el caso Pastor, el yerno de la rica heredera, Wojciech Janowski, habría pagado 200 mil euros a su profesor de deporte para que organizara el asesinato de la multimillonaria. Este último conservó 50 mil para él, y utilizó el resto de dinero para pagar a los intermediarios y al autor.

El modus operandi de los autores del asesinato de Hélène Pastor dejó entrever cierto amateurismo. Con el rostro descubierto, dispararon una docena de balas contra el vehículo de Pastor, dejándola a ella y a su chófer heridos. "En la mayoría de casos dejan tantos indicios que es fácil encontrarlos", explica Rodier. Estos pequeños maleantes no rivalizan con los verdaderos "asesinos" de los grupos criminales, que "eliminan de forma profesional a sus adversarios", agrega.