Imputan a infanta Cristina por dos delitos fiscales

Tres magistrados de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca confirmaron la imputación de Cristina de Borbón por dos delitos fiscales, pero retiraron la de blanqueo de capital.
La infanta Cristina de Borbón, con su marido, Iñaki Urdangarin (d)
La infanta Cristina de Borbón, con su marido, Iñaki Urdangarin. (Archivo)

Madrid

La infanta Cristina, hermana del rey Felipe VI de España, fue imputada hoy por dos delitos fiscales en un caso de corrupción en el que está implicado su esposo, Iñaki Urdangarin, por lo que un juez deberá establecer ahora si es objeto de acusación y es llevada a juicio.

La imputación se debe al sumario del "caso Nóos", en referencia a una fundación sin ánimo de lucro con ese nombre presidida por Urdangarin, a la que supuestamente fueron desviados 6.1 millones de euros de fondos públicos entre 2004 y 2007.

Tres magistrados de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca (islas Baleares, Mediterráneo), confirmaron hoy la imputación de Cristina de Borbón (1965) por dos delitos fiscales, pero retiraron la de blanqueo de capital.

No obstante, Cristina de Borbón todavía podría eludir el banquillo de los acusados si se aplica la “doctrina Botín”, que en su día impidió juzgar al banquero del Santander Emilio Botín por delito fiscal al pedirlo solo la acusación popular. 

La Fiscalía Anticorrupción adelantó que mantiene su posición, aunque respeta el auto de la Audiencia Provincial de Palma. El fiscal Pedro Horrach pedirá, pues, en su escrito de conclusiones el sobreseimiento de la imputación de la infanta por delitos fiscales.

El auto de la Audiencia supone un varapalo para la Fiscalía, que se opuso a la imputación por apreciar que la hermana del rey era ajena a los manejos de Nóos, aunque sí tenía previsto reclamarle más de medio millón de euros de fianza de responsabilidad civil y citarla como testigo en el juicio por haberse beneficiado de los fondos defraudados.

En cualquier caso, la Audiencia de Palma resolvió con su decisión los 14 recursos interpuestos contra el auto del juez José Castro que puso punto y final a la investigación abierta por el fraude del instituto Nóos, la entidad sin ánimo de lucro que dirigían Urdangarin y su socio Diego Torres y que recibió casi seis millones de euros de los gobiernos de Baleares y Valencia.

Y lo hizo al facturar a través de la misma -como rendimientos de actividades económicas- las retribuciones que cobró de entidades privadas por su condición de consejero asesor. Todo ello con el objetivo de tributar menos en su declaración de la renta.

El magistrado Castro llegó a considerar Aizoon como una sociedad pantalla de la que se valió Urdangarin para cobrar las asesorías como si de rendimientos profesionales se tratara y no de servicios personales.

A partir de ahora, las acusaciones -Fiscalía, Abogacía del Estado, Abogacía de la Comunidad Autónoma Balear, Manos Limpias y grupo municipal socialista de Valencia- deberán presentar el escrito de conclusiones provisionales para que el juez Castro dicte el auto de apertura de juicio oral. El juicio se celebrará en el 2016.

Tras conocerse el auto judicial, el abogado de la Infanta Cristina, Miquel Roca, celebró que el juez haya archivado la imputación de su cliente por blanqueo de capitales, “obviamente el delito más grave”, dijo, pero se mostró sorprendido por mantener la imputación por delito contra la Hacienda pública.


¿Qué es la doctrina Botín?

El Tribunal Supremo acuñó la doctrina Botín en diciembre de 2007 cuando avaló la decisión de la Audiencia Nacional que exoneró al presidente del Banco Santander de sentarse en el banquillo en el denominado caso de las cesiones de crédito. De esta forma se limitaba la acción de la acusación popular que no puede instar la apertura de juicio oral cuando la fiscalía y los perjudicados directos no lo hayan hecho.