La infanta Cristina recurre su imputación en el Caso Nóos

La hija menor de los reyes Juan Carlos y Sofía alega que "jamás" participó en los negocios de su marido, Iñaki Urdangarin, en quien delegó la administración del patrimonio familiar, y consideró ...
Miquel Roca Junyent (d), abogado de la Infanta Cristina de Borbón, comparece ante los medios
Miquel Roca Junyent (d), abogado de la Infanta Cristina de Borbón, comparece ante los medios (EFE)

Madrid

La infanta Cristina recurrió ayer su imputación en el Caso Nóos, que en días pasados confirmó el juez José Castro por presunto blanqueo de capitales y delito fiscal. En el escrito, alega que “jamás” participó en los negocios de su marido Iñaki Urdangarin y que fue en éste en el que delegó la administración del patrimonio familiar.

Ex campeón olímpico de balonmano, el esposo de la infanta está imputado por haber malversado presuntamente junto a su socio 6.1 millones de euros de capital público a través del instituto Noos, una sociedad no lucrativa que presidió entre 2003 y 2006 y que cerró importantes contratos con las autoridades regionales de Baleares y Valencia.

Cristina, de 49 años, fue imputada por fraude fiscal y blanqueo de capitales porque, en opinión del juez, colaboró "activamente" con su marido al utilizar con fines personales una parte del dinero malversado, mediante una "empresa pantalla", Aizoon, propiedad de los dos esposos al 50%.

La hija menor de los reyes Juan Carlos de Borbón y Sofía consideró que su imputación “resulta desconcertante”, alega “indicios muy dudosos”, así como “difícilmente compresible”, ya que entiende que ninguna de las imputaciones “está debidamente fundamentada por el juez”.

En el documento de 58 páginas, la defensa de la Duquesa de Palma aseguró que no participó en los negocios de su esposo y que no hay indicios, pruebas o informes que sostengan su condición procesal. Los abogados de la infanta, Miquel Roca y Jesús María Silva, señalaron que todas las diligencias que el magistrado ha llevado a cabo para afianzar su implicación en el caso han resultado exculpatorias. Por eso, pidieron el archivo de su imputación.

Los letrados insistieron en que su clienta, que reside en Suiza, “jamás” participó en los negocios de su marido ni en la administración del patrimonio familiar.  Más bien apuntaron a que Cristina de Borbón delegó en Urdangarin la gestión de los bienes comunes y a partir de ahí ya no se enteró de nada.

Criticaron las consideraciones del magistrado respecto a que la infanta no contestó todas las preguntas que le hicieron en su interrogatorio como imputada: “De las más de mil preguntas que se le formularon a Doña Cristina sólo dejó sin responder, por no recordar o desconocer los hechos en detalle, unas doscientas”.

En aquella ocasión la hermana del rey Felipe respondió sistemáticamente con monosílabos y sus favoritos fueron: “no sé”, “no lo recuerdo” y “no me consta”. Además, subrayaron que Cristina “sólo cuenta con unos conocimientos muy básicos de fiscalidad” que le impiden entrar a valorar cuestiones tan complejas como los impuestos aplicables a determinados ingresos o las deducciones de ciertos gastos.

Además, concluye el documento, “no se ha practicado una sola diligencia que haya aportado indicios racionales de la comisión de un delito fiscal o de blanqueo de capitales”, y que solamente una interpretación absolutamente forzada permitiría mantenerla imputada, por lo que pidieron a la Audiencia de Palma que la deje sin efecto.

El auto con el que el magistrado cerró el caso Nóos en días pasados apunta que hay sobrados indicios de que la infanta participó de las actividades de su esposo “lucrándose en propio beneficio” y “facilitando los medios para que lo hiciera” él, mediante “la colaboración silenciosa de su 50 % de capital social de los fondos ilícitamente ingresados” en la empresa familiar Aizoon.

A Urdangarin el juez le acusa de haberse apropiado de casi seis millones de euros de algunas comunidades autónomas, como consecuencia de sus asesorías que no eran más que un copypage de documentos pirateados de Internet. Precisamente, Urdangarin también recurrió ayer el auto por el que el juez cerró la instrucción del caso Nóos e incluyó al Duque de Palma entre los imputados sobre quienes ve indicios para sentarse en el banquillo de los acusados.

En concreto, sobre el marido de la hermana del rey pesan dos delitos fiscales y uno de malversación, prevaricación, tráfico de influencias, fraude a la administración, estafa, falsedad en documento oficial y falsedad en documento mercantil.

El recurso llega en medio de una viva polémica en España, con una batalla jurídica entre quienes creen que no hay pruebas suficientes para imputar a la infanta y aquellos que critican los ataques contra el trabajo del juez Castro. El fiscal anticorrupción Pedro Horrach apeló inmediatamente la decisión del magistrado, calificando de "espiral inquisitiva alimentada de meras sospechas" la argumentación de Castro.

Pero el Consejo General del Poder Judicial, el órgano que controla la justicia y su independencia, se posicionó del lado del juez y llamó el lunes a "no utilizar expresiones que puedan desacreditar, injustificadamente y al margen de las consideraciones jurídicas del procedimiento, la labor jurisdiccional".

El portavoz de la asociación de "Jueces por la Democracia" en Baleares, Gabriel Fiol, denunció "las descalificaciones personales" contra el juez Castro que muestran, en su opinión, que el fiscal tiene "instrucciones u órdenes" de proteger a la hermana del Rey.

La expectación en España es enorme alrededor de este caso estallado a finales de 2011, provocando una gran crisis en la imagen de la monarquía, afectada también por los numerosos problemas de salud de Juan Carlos, que abdicó recientemente en favor de su hijo Felipe.

Ahora, la amenaza de que una familiar directa de un monarca español sea juzgada por vez primera supone un reto para el inicio del reinado de Felipe VI, que prometió en su proclamación del 19 de junio "una monarquía honesta y transparente". La decisión final recaerá en la Audiencia de Palma de Mallorca, donde se presentó el recurso de apelación este miércoles.

El abogado de la infanta, Miquel Roca, repitió que mantiene "un convencimiento total de la inocencia de nuestra patrocinada". "Estamos convencidos de que la Audiencia resolverá en los términos que nosotros estimamos convenientes", dijo ante los periodistas delante de su despacho de Barcelona.