Cristina Kirchner, criticada tras discurso por muerte de fiscal

Dirigentes de la comunidad judía y líderes opositores rechazaron las afirmaciones de la presidenta argentina sobre la relación de la muerte de Nisman y un posible complot contra su gobierno.
La presidenta argentina (c), durante su reunión en su residencia de Olivos con un grupo de familiares de víctimas del ataque a la AMIA en 1994
La presidenta argentina (c), durante su reunión en su residencia de Olivos con un grupo de familiares de víctimas del ataque a la AMIA en 1994 (EFE)

Buenos Aires

La dirigencia de la comunidad judía argentina y la oposición criticaron hoy a la presidenta Cristina Kirchner, quien en su primer discurso público a ocho días de la muerte del fiscal Alberto Nisman anunció el lunes una reestructuración de los sistemas de inteligencia.

En medio de las críticas por la respuesta política, la fiscal que lleva el caso Viviana Fein, anunció la entrega del cuerpo de Nisman a los familiares, quienes realizarán un funeral el jueves en un cementerio israelita en las afueras de Buenos Aires.

Kirchner volvió el lunes a enmarcar la muerte del fiscal que investigaba el ataque la mutual judía AMIA en 1994 en Buenos Aires, el mayor de la historia argentina con 85 muertos, en un complot de agentes de inteligencia contra su gobierno.

El alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, reclamó el esclarecimiento de la muerte de Nisman y que siga la investigación de su "grave denuncia" contra Kirchner y su canciller Héctor Timerman.

Nisman apareció muerto cuatro días después de denunciar a la mandataria y al ministro de Relaciones Exteriores de intento de 'encubrir' a los acusados iraníes por el ataque terrorista a la AMIA.

Macri, precandidato presidencial, dijo además que su partido (PRO, derecha) "no confía" en el proyecto de reforma de los servicios de inteligencia, preanunciando un voto negativo de su bloque en el Congreso en un año electoral.

Julio Cobos, otro presidenciable para los comicios de octubre por el radicalismo (socialdemócrata) consideró que la mandataria "corrió el eje" al referirse a la reforma de los servicios de inteligencia.

Kirchner, criticada por no ofrecer condolencias a la familia de Nisman, anunció que busca disolver la Secretaría de Inteligencia y reemplazarla con una agencia federal, entre otros puntos de un proyecto de ley que será tratado por el Congreso a partir del 1 de febrero.

Según la presidenta, ese complot empezó a gestarse a partir de la firma en 2013 de un Memorandum de Entendimiento entre Argentina e Irán que permitiría indagar en Teherán a ex funcionarios de ese país señalados en la causa.

Ese memorándum aprobado en el Congreso argentino pero no por el Parlamento iraní, fue rechazado por la comunidad judía, la mayor de América Latina con 300 mil personas.

La colectividad reclama en cambio una ley que habilite la realización de un juicio en ausencia de los acusados, algo que no está contemplado en la jurisprudencia argentina y el gobierno dice que es inconstitucional.

"Pedimos que al menos se trate el proyecto y que la justicia sea la que declare su constitucionalidad o no", declaró a la AFP Julio Schlosser, presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas de Argentina (DAIA), órgano político que representa a 140 entidades judías.

"No somos demonios"

Schlosser lamentó que Kirchner haya dicho en su discurso que la firma de ese Memorandum "despertó los demonios". "Nosotros no somos los demonios. No es la primera vez que dice que el Memorandum despertó los demonios, por los que se opusieron", agregó Schlosser desde Mendoza (oeste), donde participará hoy de un acto por el Día en Memoria de las víctimas del Holocausto.

Por primera vez desde que se estableció esta fecha mundial, la comunidad judía argentina no participó del acto oficial de recordación del Holocausto en la Cancillería, a cargo de Héctor Timerman, integrante de esa colectividad.

En cambio sí participó de un mitin en la reconstruida sede de la AMIA, donde ofrecieron su testimonio sobrevivientes de la persecución nazi. En tanto, Kirchner recibió hoy en la residencia presidencial de Olivos (periferia norte) a familiares de víctimas del atentado a la mutual judía.

La mandataria mantuvo un encuentro con los miembros de la asociación "18J - Familiares y Amigos de las Víctimas del Atentado a la AMIA", una de las pocas que apoyó al Gobierno tras la firma del memorándum de entendimiento con Irán, aprobado por el Congreso en 2013, para investigar el ataque.

Según informó Presidencia argentina en un comunicado, también participaron de la reunión el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández y el ministro de Justicia, Julio Alak.

Tras el encuentro, el titular de la asociación, Sergio Burstein, declaró a los medios que "se habló de la causa AMIA" y del "temor y la preocupación de lo que va a suceder" con la investigación del atentado, a cargo de la cual se encontraba Alberto Nisman.

Burstein también se refirió a la próxima designación de un fiscal o un grupo de fiscales para reemplazar al fallecido fiscal y aseguró que quienes queden a cargo también deben "tener injerencia" en la causa que estudia la muerte en extrañas circunstancias de Nisman. "Necesitamos saber qué pasó con Alberto Nisman", enfatizó Burstein al salir de la residencia presidencial.

Nisman apareció muerto el domingo pasado, horas antes de presentarse en el Congreso para explicar su denuncia contra Kirchner y Timerman. Desde el inicio en 2003 de la gestión kirchnerista, Argentina ha reclamado reiteradamente a Irán cooperación judicial para poder indagar a ex funcionarios iraníes acusados en la causa AMIA.

La denuncia completa de Nisman, difundida por la justicia después de su muerte fue considerada endeble por varios destacados juristas. La acusación se basó en la intervención telefónica a un dirigente de la comunidad musulmana argentina, de unos 700 mil integrantes según cifras extraoficiales.