Cristina Fernández cumple 62 años en una grave crisis política

La presidenta de Argentina celebró su cumpleaños en la recta final de su mandato, acusada de encubrir a ex funcionarios iraníes en el atentado a la AMIA en 1994 pero sin que la oposición ...
Cristina Fernández de Kirchner (d), con el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, el miércoles en Zárate, 115 kilómetros al norte de Buenos Aires
Cristina Fernández de Kirchner (d), con el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, el miércoles en Zárate, 115 kilómetros al norte de Buenos Aires (AFP)

Buenos Aires

La presidenta argentina, Cristina Fernández, celebró hoy su cumpleaños número 62 en medio de una grave crisis política, tras el pedido de imputación en su contra por presunto encubrimiento de terroristas a raíz de una denuncia del fiscal Alberto Nisman, fallecido en extrañas circunstancias.

Según medios locales, la mandataria celebró su cumpleaños junto a sus hijos Máximo y Florencia, su nieto Néstor Iván y su nuera Rocío García en la residencia presidencial de Chapadmalal, a unos 400 kilómetros al sur de Buenos Aires.

"Gracias a todos y todas por los cálidos y cariñosos saludos de cumpleaños", publicó hoy la mandataria en su cuenta de Twitter en referencia a los correos y mensajes recibidos a través de esa red social y Facebook.

Fernández agradeció los saludos de los presidentes de la región, como Evo Morales (Bolivia), Horacio Cartes (Paraguay), Nicolás Maduro (Venezuela) y Rafael Correa (Ecuador).

Asimismo, la jefa de Estado argentina recibió la felicitación de su par chino, Xi Jinping, a través de una misiva en la que también le agradeció la visita realizada a Pekín a principios de mes.

"Con motivo de la triple felicidad en el día de hoy, por su cumpleaños, el día conmemorativo del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y Argentina y el Año Nuevo Chino del calendario lunar, me permito expresarle a su Excelencia mi sincera felicitación y buenos deseos", dijo Xi en la carta, difundida por la Presidencia argentina.

Recuerdos de China

La mandataria se hizo eco a través de Twitter de la carta, celebró la "increíble coincidencia" y recordó una anécdota de su reciente visita oficial a China. "En el horóscopo chino soy serpiente. Cuando en la cena, en China, le comenté al presidente Xi Jinping y su esposa, él me dijo que era serpiente y Mao Tse Tung también", relató al tiempo que pidió "abstenerse de decir" que se quiere "comparar con Mao".

"Su esposa me dijo que era tigre y ahí casi hago plop! porque Néstor (Kirchner) es tigre. Cuando le dije eso, ella me miró fijamente y me dijo 'Es una excelente combinación'. Tiene razón", finalizó. Referentes kirchneristas como el diputado Juan Cabandié y el militante Luis D'Elía también le desearon un feliz cumpleaños a la presidenta del país suramericano a través de Twitter.

El aniversario de Fernández fue tendencia hoy en esa red social, donde, bajo el hashtag "CristinaCumple", simpatizantes y opositores de la mandataria comentaron a favor y en contra suyo.

"Que tenga un gran día rodeada, como siempre, del afecto y el apoyo de su pueblo", le deseó el secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas de la Cancillería argentina, Daniel Filmus, en esta red social. "Feliz cumpleaños Cristina, te lo deseamos con mucho amor militante. Nuestro regalo es eterna lealtad #CristinaCumple", publicó la usuaria @kirchnerista.

No obstante, los críticos con Fernández recordaron a la mandataria la afluencia multitudinaria a la marcha silenciosa celebrada este miércoles en homenaje a Nisman, un mes después de su muerte.

Nisman, fiscal especial de la causa sobre el atentado contra la mutualista judía AMIA en Buenos Aires, que dejó 85 muertos en 1994, murió el pasado 18 de enero en extrañas circunstancias tras haber denunciado a Fernández y varios colaboradores por supuesto encubrimiento a sospechosos iraníes del ataque.

"#CristinaCumple @CFKArgentina el pueblo le hizo el regalo ayer!!!", expresó el usuario de la red social @Colorio75. "Sea respetuosa una vez en su vida y adelante las elecciones", agregó el mismo usuario.

Sin embargo, aunque la muerte del fiscal que acusó a la presidenta Cristina Kirchner de encubrir a ex funcionarios iraníes por un atentado antisemita en 1994 y la masiva marcha del miércoles golpean a la mandataria al final de su gobierno, ello tiene una dudosa capitalización política por la oposición.

Multitud bajo un diluvio

El día después de que una multitud de personas marchara en silencio en Buenos Aires bajo un diluvio al cumplirse un mes de la muerte del fiscal Alberto Nisman, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, calificó la movilización como opositora.

"Tenemos que identificar que detrás de cada una de estas manifestaciones existe un interés político", dijo en su habitual conferencia de prensa matutina en Casa de Gobierno.

Nisman fue hallado con un disparo en la cabeza en su departamento el día antes de presentar en el Congreso las pruebas de su acusación contra Kirchner, el canciller Jorge Timerman y allegados al gobierno por supuesto encubrimiento de ex funcionarios iraníes en la voladura de la mutual judía AMIA que dejó 85 muertos y 300 heridos.

La ex esposa del fiscal, la jueza Sandra Arroyo Salgado rechazó que Nisman se haya suicidado porque no tenía una personalidad inclinada a matarse, pero aclaró a la radio que si fue un homicidio debió ser ejecutado con un alto grado de sofisticación.

Según Arroyo Salgado, el caso precisa de un veedor de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA) que ofrezca garantías de imparcialidad.

Las dudosas circunstancias que rodean la muerte de Nisman y la magnitud que alcanzó la marcha "representan un golpe que dio de lleno sobre el corazón del gobierno que es la presidenta Kirchner", dijo a la AFP el sociólogo Ricardo Rouvier.

Sin embargo "ella no es candidata en las generales de octubre y no necesariamente daña a los precandidatos presidenciales por el oficialismo", sostuvo el analista. El próximo 25 de octubre Argentina celebrará elecciones presidenciales a las cuales Kirchner no podrá presentarse por haber cumplido ya dos mandatos consecutivos.

Precandidatos a tientas

El gobernador de Buenos Aires, el peronista Daniel Scioli, aliado del kirchnerismo, es uno de los precandidatos mejor posicionados en las encuestas. "En estos días de tanta violencia verbal, eligió manifestarse en silencio y eso lo diferencia", resaltó Rouvier.

"En la oposición, luego de la marcha, diríamos que no se fortalece ningún candidato en particular, lo que sí se fortalece es la negatividad al gobierno", afirmó el sociólogo.

Capitanich remarcó que la muerte del fiscal "debe ser esclarecida definitivamente porque el pueblo argentino necesita la verdad y son los fiscales y jueces los que en definitiva tienen la verdad entre sus manos".

El secretario general de la presidencia, Aníbal Fernández, consideró que la marcha convocada por seis fiscales enfrentados al gobierno "no fue una manifestación para rendirle homenaje a nadie".

"Hay gente que ha entendido que la mejor manera en que se podía llevar a cabo una desestabilización (del gobierno) era esa y la están haciendo", afirmó Fernández.

Una marcha distinta

En cualquier caso la contundencia de la marcha "es una mala señal para el gobierno", consideró Juan Germano, director de la consultora Isonomía. "Fue una marcha distinta a todas las que se hicieron durante este gobierno, pero que vino a profundizar algo que parecía estar morigerándose: la polarización entre los 'K' y los 'anti K'" (en referencia a Kirchner), dijo a la AFP.

Quién y cómo saque rédito político de esta circunstancia "es aún una incógnita", sostuvo y coincidió con Rouvier en que la sociedad está sensibilizada "a cualquier maniobra de los candidatos de intentar llevar con este caso agua para su molino". Para la analista y socióloga Graciela Romer tanto el gobierno como la oposición equivocaron sus pasos.

"Desde el gobierno se cuestionó esta marcha. La oposición salió a defenderse diciendo que no era política. Yo pienso que se equivocaron", dijo Römer a la AFP. La marcha "fue política como todo acto que compromete el reclamo de un conjunto de la población", arguyó.

Como una expresión más de la polarización política que vive Argentina, la policía comunal de Buenos Aires, a cargo del alcalde capitalino Mauricio Macri (opositor de derecha) cifró en 400 mil personas la concurrencia a la marcha mientras la policía federal, que responde al Gobierno federal, la estimó en menos de 50 mil personas.