Cristina Fernández, sin complicaciones en postoperatorio, sigue al mando en Argentina

El jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, remarcó que "las decisiones las toma la Presidenta, que es quien da instrucciones, y las ejecuta el presidente a cargo", en referencia al ...
Un seguidor de Cristina Fernández permanece con su bicicleta y un letrero de apoyo hoy ante la clínica universitaria de la Fundación Favaloro, en Buenos Aires
Un seguidor de Cristina Fernández permanece con su bicicleta y un letrero de apoyo hoy ante la clínica universitaria de la Fundación Favaloro, en Buenos Aires (EFE)

Buenos Aires

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner evoluciona favorablemente y sin complicaciones de una operación por un hematoma en la cabeza, y sigue siendo quien toma las decisiones en Argentina durante su recuperación, según informaron hoy sus más cercanos colaboradores.

"En el primer día de postoperatorio, Kirchner evoluciona favorablemente sin complicaciones", señaló el parte médico de la Fundación Favaloro, donde la mandataria, de 60 años, fue operada el martes. El informe médico agrega que "su estado de ánimo es muy bueno" y hoy inició la dieta oral.

La presidenta fue operada de un coágulo ubicado entre el cerebro y el cráneo que le fue detectado el sábado y que se le produjo a raíz de un traumatismo sufrido el 12 de agosto. "La presidenta ha pasado descansando muy bien toda la noche. Está manteniendo su buen ánimo, ya empieza con su comida", dijo brevemente el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, antes de divulgar el único informe de la jornada.

Scoccimarro habló desde una tarima en las puertas de la Fundación Favaloro, mientras decenas de seguidores vivaban a la mandataria. El próximo informe médico se difundirá el jueves al mediodía, según el comunicado. La mandataria "está muy bien y les manda un beso a todos los argentinos", apuntó Scoccimarro.

El funcionario no admitió preguntas cuando anunció el breve parte médico a las puertas del hospital universitario de la Fundación Favaloro, de Buenos Aires, donde fue intervenida el martes la presidenta y donde decenas de simpatizantes recibieron la noticia con aplausos y vítores.

Pero, un día después de la intervención, no hay detalles sobre el tratamiento que recibe la jefa de Estado, si se mantiene en cuidados intensivos, cuánto puede durar su estancia en el hospital o si, como se anunció antes de la operación, debe mantener reposo al menos durante un mes.

La falta de información oficial sobre la enfermedad de la presidenta y las circunstancias en que se produjo el traumatismo craneal que derivó en su operación ha disparado las especulaciones sobre su recuperación, en un momento especialmente complejo para el oficialismo tras el varapalo sufrido en las primarias del pasado agosto, una suerte de ensayo de las legislativas del próximo día 27.

"Las decisiones las toma la Presidenta, que es quien da instrucciones, y las ejecuta el presidente a cargo", el vicepresidente, Amado Boudou (de 50 años), aclaró hoy el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, en declaraciones a radio Del Plata.

"No hay especulaciones. El vicepresidente estuvo la noche anterior a la operación con la presidenta. Se sigue gobernando de forma normal", agregó. Intentaba así salir al paso de las críticas que ha despertado la imagen del vicepresidente paseando en moto en Brasil, durante un alto en una visita oficial, mientras la mandataria ingresaba el sábado en el hospital.

Tampoco ha pasado inadvertida su falta de conexión con la presidenta, que se puso en evidencia el lunes, cuando, en un acto público, Boudou se refirió a las recomendaciones de reposo de Fernández mientras la mandataria ingresaba en la clínica para someterse a la operación.

Líderes de la oposición cuestionaron en las últimas horas que el presidente en ejercicio sea Boudou, un ex ministro de Economía investigado por presunto tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito.

Según versiones de prensa, el secretario Legal y Técnico del gobierno, Carlos Zannini, es quien maneja los resortes del poder en nombre de Kirchner, durante la convalecencia de la mandataria, así como su hijo Máximo Kirchner, de 36 años, fundador de la agrupación La Cámpora, de fuerte influencia en el gobierno.

Analistas consultados por Efe coinciden en que el papel del vicepresidente Boudou se limita a una representación protocolar mientras que las decisiones del día a día seguirán tomándose en el reducido círculo que rodea a Fernández, integrado, entre otros, por Zannini, en el cargo desde el inicio de la gestión de Néstor Kirchner (2003-2007) y conocido como el "intérprete de la voz de la jefa".

La diputada oficialista Diana Conti, de estrecha relación con la presidenta, dijo que Zannini, de pasado maoísta, tiene "el ADN kirchnerista". "Es el soporte legal, técnico y político del kirchnerismo", añadió en declaraciones a radio América sobre el funcionario que vive el día a día con la jefa de Estado.

Sobre Máximo Kirchner, Conti sostuvo que "siempre opinó y con sentido común" y lo definió como "una persona muy prudente, calma y muy inteligente". El principal reto que enfrenta Kirchner durante su convalescencia son los comicios del 27 de octubre, cuando 30 millones de empadronados renueven la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, en mitad de su segundo y último mandato.

La gran incógnita ahora, reconocen políticos y analistas, está en la influencia que puede tener la enfermedad de la presidenta en el resultado de las elecciones legislativas, en las que el oficialismo se juega mantener su mayoría parlamentaria. Mientras Cristina Fernández convalece, la consigna gubernamental es respaldar públicamente a Boudou y dar sensación de rutina y normalidad.

Los sondeos pronostican una derrota del oficialismo en algunos distritos clave como la provincia de Buenos Aires, histórico bastión del gubernamental peronismo, como ocurrió en las elecciones primarias obligatorias del 11 de agosto.

Pese a una fuerte baja respecto a la elección presidencial de 2011, el gobernante Frente para la Victoria fue la fuerza más votada del país con el 26.31% por ser además la única agrupación con representación en todos los distritos. No obstante, si se repite el resultado de las primarias, el oficialismo no perdería la mayoría por la sumatoria de votos a las listas propias en todo el país.

Antes de difundirse el parte oficial, el cirujano Pablo Rubino, intregante del equipo que operó a la mandataria, dijo que "en las primeras semanas (de postoperatorio) hay que tener ciertos cuidados", como por ejemplo evitar viajar en avión.

En declaraciónes a la estatal radio Nacional, dijo que los médicos del equipo están "todos muy satisfechos porque el resultado de la operación fue excelente y (Kirchner) es una excelente paciente".

El especialista ratificó que los comunicados de la clínica Favaloro "son absolutamente fidedignos" respecto del estado de la mandataria y confesó que operarla fue "un momento de mucha responsabilidad como con todos los pacientes pero con un plus porque es quien conduce los destinos del país".

El papa Francisco, argentino, se sumó hoy a las expresiones de solidaridad que recibió la mandataria de homólogos de la región y le deseó un "total restablecimiento". "Pido a la Virgen María, a Nuestra Señora de Luján, que la fortalezca a usted, para que (...) nuevamente pueda volver a sus responsabilidades cotidianas", dijo el pontífice en un telegrama muy caluroso dirigido a "Cristina",

Jorge Bergoglio, quien cuando era cardenal de Buenos Aires, no siempre mantuvo buenas relaciones con Cristina Kirchner y su esposo, el fallecido ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007), afirmó que reza por "el total restablecimiento" de la presidenta.