Corte Suprema de Brasil acusa de intimidación al presidente de la Cámara baja

El mandatario de la Cámara baja es suspendido de sus labores tras ser acusado de  intimidar a congresistas y obstruir investigaciones en su contra, dijo el jueves un portavoz del tribunal.
Al ser removido como presidente de la Cámara baja, Eduardo Cunha es descartado como sucesor de Dilma Rousseff en caso de ser sustituida.
Al ser removido como presidente de la Cámara baja, Eduardo Cunha es descartado como sucesor de Dilma Rousseff en caso de ser sustituida. (Reuters Media)

Brasil

Un juez de la Corte Suprema de Brasil suspendió al presidente de la Cámara baja, Eduardo Cunha, por obstruir una investigación de corrupción, eliminándolo así de la línea de sucesión de la presidenta Dilma Rousseff, quien podría ser apartada temporalmente de su cargo.

Una portavoz de la corte dijo que Cunha -un duro rival de la presidenta  fue suspendido temporalmente como presidente de la cámara en espera de la confirmación del tribunal en su totalidad, tras un pedido del principal fiscal de Brasil.

Como presidente de la cámara, Cunha era el tercero en la sucesión después del vicepresidente Michel Temer.

El juez de la Suprema Corte Teori Zavascki aceptó un requerimiento del fiscal general de Brasil que buscaba la remoción de Cunha por supuestamente intimidar a congresistas y obstruir investigaciones sobre sus presuntas cuentas bancarias secretas en Suiza.

Cunha es el único legislador en funciones oficialmente acusado por la Suprema Corte de corrupción en un extendido escándalo sobre sobornos relacionado con la compañía estatal de petróleo Petrobras.

El vicepresidente de la cámara, Waldir Maranhao, del Partido Progresista, se convirtió en el presidente de los diputados tras la suspensión de Cunha. Si su remoción se transforma en definitiva, la cámara tiene cinco sesiones para elegir un nuevo líder.

La portavoz de la Suprema Corte dijo que Cunha había sido notificado en su residencia el jueves por la mañana.

Otro pedido para su remoción, bajo el argumento de que un acusado no puede ser sucesor de la presidencia, será evaluado más tarde el jueves por el pleno de la Suprema Corte.

Cunha lanzó un procedimiento de juicio político contra Rousseff en diciembre por cargos de violar leyes presupuestarias.

La presidenta de izquierda lucha por su supervivencia política desde que la Cámara baja comandada por Cunha votó el 17 de abril para acusarla de manipular las cuentas gubernamentales, un hecho que sus oponentes dicen le permitió impulsar el gasto público antes de su reelección en el 2014.