Crisis de Crimea, peor amenaza en Europa desde Guerra Fría: OTAN

El secretario general de la alianza atlántica, Anders Fogh Rasmussen, afirmó que la anexión del territorio ucraniano por Rusia, hecha "a punta de pistola", es especialmente seria porque se ...
Anders Fogh Rasmussen, secretario general de la OTAN, durante su intervención hoy ante el Brookings Institution en Washington
Anders Fogh Rasmussen, secretario general de la OTAN, durante su intervención hoy ante el Brookings Institution en Washington (AFP)

Washington, Simferopol

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, dijo hoy en Washington que la anexión de Crimea por Rusia es "la amenaza más grave a la seguridad y estabilidad europea desde la Guerra Fría". En una conferencia sobre el futuro de la Alianza Atlántica en el centro de estudios Brookings, Rasmussen dijo que lo ocurrido en Crimea debe ser "una llamada de atención para la OTAN".

El secretario general aliado destacó que esta crisis es especialmente seria porque se produce "justo en las fronteras" de la OTAN, al tiempo que advirtió a Rusia de que se arriesga al aislamiento si continúa por el camino de la anexión efectiva de Crimea a la Federación Rusa. Al igual que los gobiernos miembros de la Alianza, Rasmussen dijo que el "llamado" referendo del pasado domingo en Crimea para unir la república autónoma a Rusia es ilegal e ilegítimo.

El político danés aseguró que esa consulta, que ha despejado el camino para que el presidente ruso, Vladímir Putin, firme la anexión de Crimea, se realizó "a punta de pistola" y no es válida ni justifica un cambio en las fronteras europeas. La crisis, en su opinión, "recuerda que la seguridad en Europa no se puede dar por algo garantizado, y también que ni Europa ni Estados Unidos deben buscar soluciones en solitario".
 

Estados Unidos ha aumentado su aportación a la misión de vigilancia aérea de la OTAN en las repúblicas bálticas, y también ha enviado doce cazas F-16 a Polonia ante los movimientos de tropas rusas en Crimea, que desde el cambio de gobierno en Kiev por un Ejecutivo pro occidental ha aislado militarmente la península. Rasmussen consideró que con la anexión de Crimea "las relaciones habituales no son posibles".El secretario general recordó que la OTAN ha suspendido la cooperación militar efectiva con Rusia, pero no se han cerrado los canales de "diálogo político". "Lo que debe quedar claro es que el comportamiento ruso debe tener consecuencias", añadió.

Rasmussen reconoció que la OTAN está preocupada que Rusia extienda su intervención mas allá de Crimea hacia el este de Ucrania. El general afirmó que esa intervención de Rusia en Crimea es parte de una "estrategia global" para ejercer el control sobre esa región. "Nuestra preocupación es si Rusia intervendrá en las regiones orientales", apuntó.

De otra parte, Ucrania anunció hoy que estaba preparando la evacuación de sus soldados de Crimea, donde fuerzas prorrusas ocuparon dos bases de la Marina ucraniana, consolidando el control de Rusia sobre la península, pese a las amenazas de nuevas sanciones occidentales. Ucrania también afirmó que saldrá de la Comunidad de Estados Independientes (ex repúblicas soviéticas), e instaurará visas de ingreso para ciudadanos rusos, al tiempo que dio un plazo de tres horas a las nuevas autoridades de Crimea para liberar al almirante Serguii Gaiduk, capturado en la sede de la Marina en Sebastopol.

"Estamos elaborando un plan que nos permita evacuar a los soldados y a sus familias de Crimea, para que se trasladen rápida y eficazmente a Ucrania continental", declaró el secretario del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa, Andrii Parubii. También indicó que "se tomó la decisión (...) de iniciar el proceso de salida de la CEI", una alianza nacida cuando desapareció la Unión Soviética que lidera Moscú.

Horas antes, las fuerzas prorrusas habían ocupado una base naval ucraniana en Novoozerne, en el oeste de la península, tras haber tomado, también hoy, el cuartel general de la Marina en el puerto de Sebastopol sin disparos, al día siguiente de la muerte de un militar ucraniano y de un miliciano prorruso en un intento de asalto contra una unidad militar ucraniana en Simferopol, la capital regional.

El ministro ucraniano interino de Defensa, Igor Teniuj, y el vice primer ministro, Vitali Yarema, anunciaron su intención de viajar a Crimea para "poner fin a la escalada", pero las autoridades separatistas dijeron que no los dejarían entrar. El martes, tras la muerte de un militar ucraniano, Kiev autorizó oficialmente a sus soldados en Crimea a usar sus armas en defensa propia y el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, afirmó que el conflicto había "pasado de una fase política a una fase militar".

En Moscú, el Tribunal Constitucional ruso validó por unanimidad el tratado sobre la incorporación de Crimea, firmado el martes por el presidente Vladimir Putin, pese a las amenazas de sanciones de los países occidentales por esa primera expansión de las fronteras rusas desde la Segunda Guerra Mundial. La península, de unos dos millones de habitantes, en su mayoría de origen o habla rusos, había sido cedida por Rusia a Ucrania en 1954, cuando ambas repúblicas formaban parte de la URSS. Siguió bajo soberanía de Kiev tras la independencia de Ucrania en 1991, pero la flota rusa del Mar Negro conservó su base en Sebastopol.

En este contexto, Alemania suspendió un importante proyecto militar con Rusia, a la que planeaba entregar un campo de entrenamiento equipado, afirmó hoy el ministro de Economía y vicecanciller Sigmar Gabriel. Según el diario Die Welt, se trata de un proyecto de unos cien millones de euros. En momentos en que el secretario general de la ONU, Ban Ki- moon, viajaba a Rusia este miércoles para tratar de buscar una solución pacífica a la crisis por Crimea, Estados Unidos llamó a Rusia a abrir un diálogo con Ucrania sobre las bases militares en Crimea y responsabilizó a Moscú por cualquier incidente provocado por sus tropas o aliados.

El vicepresidente estadunidense, Joe Biden, de gira por los países bálticos y Polonia, advirtió de "más sanciones por parte de Estados Unidos y la Unión Europea (UE)", después de las anunciadas el lunes contra un número limitado de personalidades rusas y ucranianas prorrusas. Además, el presidente Barack Obama, invitó a los dirigentes del G7 y a la UE a que se reúnan la semana próxima en La Haya, al margen de la cumbre sobre seguridad nuclear, para hablar de Ucrania. El gobierno británico cree que habría que plantearse la expulsión de Rusia del G8, dijo el primer ministro David Cameron.

En este contexto, la Comisión Europea pidió hoy a Ucrania una reforma de los precios de la electricidad, masivamente subvencionados, y que luche activamente contra la corrupción a cambio de una ayuda financiera de 1,600 millones de euros, parte de un gran plan anunciado a principios de marzo. Los mandatarios de la UE se reúnen en cumbre este jueves y viernes con posiciones divididas, los más "duros" piden sanciones económicas y financieras, los otros esperan un diálogo con Moscú sin decidirse aún a asumir el costo que supone tomar medidas más fuertes.