Crimen de Boris Nemtsov: los hechos e hipótesis

En medio de la conmoción dentro y fuera del país, autoridades y prensa analizan los posibles móviles y autores.
El ex vicepresidente fue ultimado de cuatro balazos el viernes.
El ex vicepresidente fue ultimado de cuatro balazos el viernes. (Sergei Karpukhin/Reuters)

Rusia

El opositor ruso Boris Nemtsov, asesinado el viernes 28 de febrero en el centro de Moscú, recibió cuatro balazos por la espalda cuando ingresaba en su vivienda, muy cerca del Kremlin. Los investigadores rusos hablan de un crimen “minuciosamente planificado”, sin descartar ninguna pista: política, ucraniana o islamista.

El presidente ruso Vladímir Putin prometió que “se hará todo para que los organizadores y ejecutantes”, aún prófugos, del crimen “reciban el castigo que merecen”, y calificó el asesinato de “cobarde y cínico”.

Líderes occidentales y la oposición en Rusia denunciaron el crimen del ex vicepresidente Nemtsov, mientras que Putin y sus aliados hablan de una “provocación” contra el Kremlin dirigida a “desestabilizar el país”.

A continuación, las hipótesis.

La “víctima sacrificial”: sugiere una suerte de complot de la oposición contra el Kremlin. Su objetivo, según Moscú, “relanzar la histeria antirrusa en el extranjero”. Para el politólogo Sergei Markov, cercano al poder, el crimen de Nemtsov pudo ser cometido por los servicios especiales ucranianos para desestabilizar al gobierno ruso.

La crisis ucraniana:Nemtsov denunció la injerencia rusa en Ucrania, lo que podría haber desagradado a algunos “elementos radicales”.

La pista islamista: la víctima recibió amenazas tras apoyar a la revista satírica francesa Charlie Hebdo, atacada en enero por yihadistas con saldo de 12 muertos. Una hipótesis que podría apoyar la foto del presunto vehículo de los atacantes, publicada por la televisora rusa Life News. El auto tiene una plaza con matrícula de la república musulmana de Inguchia, en el Cáucaso Norte, donde en enero hubo manifestaciones contra las publicaciones occidentales que representan al profeta Mahoma.

“Vida íntima”: otra hipótesis está ligada a la vida privada de Nemtsov. Los canales de tv cercanos al Kremlin han dado amplia cobertura a su acompañante, una top model ucraniana de 30 años que camina a su lado al momento del ataque.

Hasta ahora los únicos elementos concretos de la investigación se refieren al desarrollo de los hechos: “Hacia las 23 h 15” del viernes 28 de febrero “un vehículo se acercó” a Boris Nemstov y a su acompañante, “alguien disparó una ráfaga y cuatro de los tiros alcanzaron la espalda (de Nemstov), causando su muerte”, explicó el sábado Elena Alexeeva, vocera del Ministerio del Interior.

Poco después, el Comité investigador nombrado para el caso estimó dijo que “no hay ninguna duda de que el crimen fue minuciosamente planificado, así como el lugar escogido para el asesinato”, en el Gran Puente de Piedra, justo al lado del Kremlin. “Es evidente que los organizadores y los autores del crimen conocían su trayecto”, dijo el Comité. Añadió que la joven se quedaba en el departamento de Nemtsov, situado no lejos de ahí.

“Con toda seguridad, el arma utilizada es una pistola Makarov”, un arma en servicio en las fuerzas policiales y el ejército ruso, y por lo mismo muy extendida, agregó la vocera Alexeeva. Los investigadores hallaron en el lugar del crimen seis casquillos de calibre 9 mm, pero que provienen de diversos fabricantes, lo que hace más difícil determinar su origen.