Crimea dice sí a la anexión con Rusia

Según resultados preliminares del referendo, más de 95% de los crimeos pide separarse de Ucrania; EU amenaza a Moscú con sanciones adicionales.
Los resultados oficiales se conocerán hoy, pero los festejos se iniciaron luego de la jornada de votación.
Los resultados oficiales se conocerán hoy, pero los festejos se iniciaron luego de la jornada de votación. (Viktor Drachev/AFP)

Simferópol

Los crimeos dieron ayer un sí rotundo a la reunificación con Rusia, según los primeros resultados oficiales del referendo separatista celebrado ayer en esa península autónoma ucraniana bañada por el mar Negro.

Aunque los resultados definitivos se conocerán hasta hoy, en la plaza Lenin en Simferópol, la capital crimea, miles de personas de todas las edades celebraron ya la victoria de la reunificación ondeando banderas tricolores rusas y crimeas.

“¡Gracias Putin! ¡Gloria a Rusia!”, gritaban los concentrados frente al edificio de gobierno, escena presidida por una imponente estatua de Lenin, el fundador de la Unión Soviética en 1921.

“Hemos esperado tantos años. Me va a estallar el corazón de tanta alegría. Por fin, volvemos a Rusia”, dijo Galina, profesora de secundaria.

Según los resultados oficiales preliminares anunciados por la comisión electoral local, 95.5%  de los crimeos optó por la integración en la Federación rusa como sujeto federal.

Solo 3.5%  de 1.5 millones de votantes prefirió la segunda opción, la de permanecer en el seno de Ucrania con una autonomía mayor a la actual, tras ser cedida a Ucrania en 1954 por la entonces Unión Soviética (1921-1991).

En el caso de la ciudad-puerto de Sebastopol, con un estatuto especial y que debe acoger a la flota rusa del mar Negro hasta el 2042, según un acuerdo de 1991 entre Rusia y Ucrania, más de 93% de los electores apoyaron la unión con Rusia.

Hoy el parlamento crimeo refrendará los resultados y le se dirigirá al presidente de Rusia, Vladimir Putin, para pedirle la incorporación de la república.

“Haremos todo lo más rápidamente posible, aunque cumpliendo todos los requisitos legales”, dijo el primer ministro crimeo, Serguei Axiónov, quien adelantó que una delegación parlamentaria de Crimea irá a Moscú para iniciar el proceso de anexión.

En tanto, Crimea será de manera provisional una república autoproclamada, como Cisdniéster o Nagorno Karabaj, en virtud de la Declaración de Independencia aprobada esta semana por la Rada Suprema (legislativo) local.

Desde ahora, los crimeos podrán pedir el pasaporte ruso y el permiso de conducir, además de que las  autoridades adoptarán el rublo como moneda y el huso horario vigente en Rusia.

Para los potencias occidentales, se está viendo “una de las mayores crisis” desde el fin de la guerra fría por Crimea, aunque sus habitantes vivieron el referendo de ayer como un día de fiesta.

“¡Felices fiestas!”, era la frase más repetida por los electores, que llegaron al colegio abrigados y provistos de paraguas por el clima. Según la comisión electoral, la participación fue superior a 80 por ciento.

“Voté por la reunificación. Somos rusos y acabamos en Ucrania por cosas del destino, cuando nos regalaron en 1954. Estoy segura de que en unos pocos meses seremos parte de la Federación rusa”, afirmó Nina, una pensionista oriunda de los Urales, tras depositar el voto.

Los representantes de la minoritaria comunidad ucraniana (40% del total entre más de dos millones de crimeos) acusaron a su vez a las autoridades separatistas de fraude. La minoría tártara también boicoteó la consulta, aunque esto no influyó en las urnas ya que los rusos étnicos son mayoría.

Estados Unidos no tardó en condenar los resultados y el presidente Barack Obama amenazó con sanciones adicionales contra Rusia, advirtiendo a Vladimir Putin de que Washington y sus aliados “nunca” reconocerán la separación de Crimea.