Crece tensión en Ucrania tras muerte de opositores

Al menos cinco manifestantes fallecieron tras los fuertes enfrentamientos con la policía.
Los grupos antigubernamentales se atrincheraron en las calles céntricas de Kiev.
Los grupos antigubernamentales se atrincheraron en las calles céntricas de Kiev. (Sergey Dolzhenko/EFE)

Kiev

El presidente ucraniano, Viktor Yanucovich, cuya dimisión exigen los manifestantes pro europeístas desde hace más de dos meses, se reunió ayer con los principales líderes opositores en una convulsa Kiev convertida en un auténtico campo de batalla, donde habrían muerto cinco personas, según medios locales.

Las protestas en el centro de la capital ucraniana adquirieron una nueva dimensión con violentos enfrentamientos a lo largo de la jornada entre los manifestantes y las fuerzas antidisturbios cerca de la sede del gobierno, después de que se informara de la muerte de dos personas la madrugada de ayer por heridas de bala.

Al caer la noche, las calles del centro de Kiev estaban cubiertas de humo de los neumáticos quemados por los manifestantes antigubernamentales, así como por los gases lacrimógenos empleados por la policía antidisturbios para dispersar a los opositores que desde el domingo pasado se enfrentan a las fuerzas del orden.

Dos manifestantes murieron por heridas de bala, según fue confirmado oficialmente.

Los servicios médicos del autodenominado Estado Mayor de la Resistencia informaron anoche de que ya son cinco los manifestantes muertos en choques con la policía y unos 300 heridos. Algunos medios incluso manejaron la versión de siete decesos.

A lo largo del día se sucedieron los enfrentamientos en la calle Grushevski, junto a las inmediaciones de la sede del gobierno y la plaza de Europa.

Los grupos antigobierno se mantuvieron firmes junto a barricadas improvisadas, que montaron con restos de vehículos calcinados, desde que el domingo estalló esta nueva ola de disturbios tras una manifestación multitudinaria de los opositores que exigen la dimisión de Yanucovich, por haber rechazado en noviembre un acuerdo de Asociación Económoca con la Unión Europea, largamente esperado por la oposición pro europeísta.

La policía se replegó a sus posiciones iniciales tras desmantelar las barricadas, lo que fue aprovechado por los manifestantes para levantarlas de nuevo pese al intenso frío de, al menos, -10°C.

Los antidisturbios fueron recibidos con el lanzamiento de adoquines, cocteles molotov y bengalas, en respuesta a las cargas con gases lacrimógenos y granadas aturdidoras.

Según la agencia Unian, la quema de neumáticos pretende evitar un posible asalto policial a la cercana plaza de la Independencia, centro de las protestas opositoras desde hace más de dos meses y donde, hasta esta madrugada, estaban concentradas unas dos mil personas.

Mientras tanto, el mandatario Yanucovich y los miembros del grupo de trabajo creado para tratar de buscar una solución a la crisis política, se reunieron al atardecer de ayer con los líderes de los principales partidos de la oposición, según informó la oficina presidencial.

Al encuentro, que se prolongó durante más de tres horas, asistieron el líder del partido Udar ("Golpe" en ucraniano), Vitali Klitschko, el de Batkivschina, Arseni Yatseniuk, y el de Libertad, Oleg Tiagnibok, por parte de la oposición.

Tras la reunión, el campeón mundial de boxeo Klitschko se dirigió a la plaza de la Independencia desde cuyo escenario explicó a los miles de congregados que "el presidente dejó sin respuesta la pregunta sobre la convocatoria de elecciones anticipadas".

Por su parte, la encarcelada ex primera ministra y líder opositora Yulia Timoshenko afirmó que Yanucovich, al dar la orden de disparar contra los manifestantes "se ha convertido en un asesino", por lo cual no puede seguir al frente del país.