Crece temor a epidemia de Ébola, Europa y Asia en alerta

Médicos Sin Fronteras advierte que la epidemia en África Occidental está fuera de control y los cuerpos de paz de Estados Unidos se retiran de la región.
Un hombre muestra la portada de un diario con la historia del diplomático liberiano Patrick Sawyer, muerto a causa del Ebola en Lagos, Nigeria
Un hombre muestra la portada de un diario con la historia del diplomático liberiano Patrick Sawyer, muerto a causa del Ebola en Lagos, Nigeria (AFP)

Londres

Los temores de que el brote de Ébola en África occidental se propague a otros continentes crecían hoy, cuando Europa y Asia se mantenían alerta, Médicos Sin Fronteras advertía que la epidemia está fuera de control y los cuerpos de paz de Estados Unidos se retiraban de la región.

MSF aseguró que la crisis que azota el occidente de África sólo empeorará y advirtió que no existe ninguna estrategia global para manejar el peor brote mundial de la fiebre hemorrágica, que carece de vacuna y tiene un alto porcentaje de mortalidad. "Si la situación no mejora rápidamente, existe un riesgo real de que se infecten otros países", dijo Bart Janssens, director de operaciones de MSF.

El Cuerpo de Paz de Estados Unidos anunció que retiraba cientos de voluntarios de Guinea, Liberia y Sierra Leona, luego de que dos de ellos contrajeran la enfermedad, aunque no eran sintomáticos y están aislados. Hong Kong dijo hoy que pondrá en cuarentena a los viajeros provenientes de África occidental sospechosos de alojar el virus y la Comisión Europea anunció el desbloqueo de dos millones de euros para asistir a los países afectados.

La fiebre hemorrágica, que ha dejado más de 1,200 infectados y más de 670 muertos desde marzo en Guinea, Liberia y Sierra Leona, alcanzó también Nigeria cuando murió allí el viernes un viajero proveniente de Liberia. Tras este caso la aerolínea panafricana ASKY suspendió el martes sus vuelos desde y hacia Liberia y Sierra Leona.

En medio de este panorama, las autoridades de la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI) se reunieron con sus pares de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evaluar las medidas a tomar. En Gran Bretaña, el secretario de Exteriores, Philip Hammond, presidió el llamado "comité COBRA" de gestión de crisis para evaluar la situación y dijo que el gobierno está muy atento a "esta nueva y creciente amenaza".

El virus del Ébola puede matar a las personas en cuestión de días, tras causar una intensa fiebre y serios dolores musculares, vómitos, diarrea y, en algunos casos, la insuficiencia de los órganos y un incontenible sangrado. Para empeorar las cosas, los trabajadores de la salud tienen que lidiar con el agotamiento, la escasez de personal y de suministros, más el temor muy real de contagiarse del virus.

Peter Piot, director de la Escuela de Medicina Tropical de Londres, quien co-descubrió el virus del Ébola en 1976, dijo que "algunas enfermeras de algunos hospitales están en huelga porque no tienen el equipo mínimo necesario para proteger tanto a los trabajadores como a los pacientes y sus familiares".

Los trabajadores de la salud "a menudo no tienen los recursos y ven morir a sus colegas, así que no me sorprende que algunos hospitales hayan sido básicamente abandonados", dijo en una entrevista a la AFP. La Unión Europea anunció que está lista para tratar el virus si es detectado en alguno de sus 28 estados miembro, dijo una fuente de la UE en Bruselas.

Un caso sospechoso en Valencia, España, que fue aislado y luego dio negativo al mal, mostró que "el sistema funciona", dijo esta fuente. Janssens, de MSF, advirtió que los gobiernos y las organizaciones internacionales no tenían "un panorama general" sobre cómo enfrentar el brote.

"Esta epidemia no tiene precedentes, está absolutamente fuera de control y la situación sólo puede empeorar, porque aún se está propagando fuera de Liberia y Sierra Leona, hacia algunas zonas muy importantes", dijo al diario La Libre Belgique. También los CDC estadunidenses (Centros de Control y Prevención de Enfermedades) advirtieron el lunes que el Ébola podría propagarse "como reguero de pólvora".

En Canadá, la prensa local informó que un médico se había puesto a sí mismo en cuarentena como medida de precaución luego de haber pasado varias semanas en el oeste de África tratando a pacientes infectados del virus junto a otro médico estadunidense, que ahora está infectado. Mientras tanto, en Sierra Leona, otro médico que estaba a cargo de un centro de tratamiento contra el Ébola falleció a causa del virus.

El hombre de 40 años que viajó desde Liberia y murió en Lagos el viernes, fue el primer caso fatal de Ébola confirmado en Nigeria. Que el virus haya cruzado las fronteras por primera vez por vía aérea puede conducir a restricciones aeronáuticas adicionales, informó la agencia internacional de la aviación.

"Hasta ahora, (el virus) no había impactado la aviación comercial, pero ahora estamos afectados", dijo el secretario general de la OACI, Raymond Benjamin. "Tenemos que actuar rápidamente". En un mercado en Lagos, a pocos metros del hospital donde murió el viajero el viernes, varios residentes pidieron ayuda internacional en charlas con la AFP.

"Nigeria está en un lío tremendo", dijo John Ejiofor, un electricista de 40 años. "No tenemos la capacidad para lidiar con esta situación". "Mucha gente ni sabe de la existencia de esta enfermedad. Ni hablar de medidas para prevenirla", dijo de su lado Elizabeth Akinlabi, una maestra de 30 años, urgiendo a la OMS a "venir a Nigeria".