Crean zona desmilitarizada en Ucrania, siguen los combates

La creación de la zona tampón de 30 km coincidió con uno de los días más sangrientos desde la instauración de la tregua a principios de septiembre, con cuatro civiles y nueve soldados muertos.
Soldados ucranianos juegan al futbol en un rato de descanso, junto a la localidad de Debaltseve
Soldados ucranianos juegan al futbol en un rato de descanso, junto a la localidad de Debaltseve (AFP)

Kiev

La creación de una zona desmilitarizada en el este de Ucrania se llevó hoy a cabo en un contexto de sangrientos combates, que dejaron el mayor balance de muertos desde la instauración de un tregua a principios de septiembre: cuatro civiles y nueve soldados.

Más de una semana después del cierre de un acuerdo en Minsk entre las partes en conflicto, la paz sigue sin llegar a las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk, donde en cinco meses los combates dejaron más de 3,200 muertos y provocaron el éxodo de 600 mil civiles.

En este sentido, Rusia abrió una investigación penal por el "genocidio" de las poblaciones rusohablantes del este de Ucrania a manos de "personas sin identificar en el seno del mando político y militar de Ucrania, de las fuerzas armadas ucranianas, de la Guardia Nacional y del Pravy Sektor [formación paramilitar ultranacionalista ucraniana]", anunció el portavoz de la Comisión de Investigación rusa, Vladimir Markin.

"Nueve soldados murieron y 27 resultaron heridos" en las últimas 24 horas, indicó el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa, Andri Lysenko, quien añadió que "los rebeldes intentaron una vez más tomar el aeropuerto de Donetsk" el domingo.

Los disparos de artillería mataron a cuatro civiles e hirieron a ocho más en Donetsk y en Makiivka, al noroeste de Donetsk. A pesar de las muertes, la perspectiva de una "congelación" del conflicto con el fin progresivo de los combates parece imponerse día a día, si bien el diálogo entre Kiev y los separatistas sobre el futuro de estas regiones fronterizas con Rusia no comenzó.

Violación de la tregua

Los tiroteos, incluso con armas pesadas, continuaban hoy en Donetsk y ponían en peligro el retiro del ejército ucraniano y de los rebeldes prorrusos de la línea del frente para crear una zona tampón de 30 kilómetros en total a ambos lados.

Desde la instauración de un alto el fuego el 5 de septiembre pasado, la violencia disminuyó en las regiones separatistas, aunque combates esporádicos provocaron la muerte de al menos 57 militares y civiles, según un recuento de la AFP.

Posteriormente, el 20 de septiembre, Kiev, los rebeldes prorrusos, Moscú y la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) firmaron un memorando en Minsk de varios puntos, entre ellos, la creación de esta zona desmilitarizada.

Para ello, oficiales ucranianos y rusos se encontraron cerca de Donetsk, en zona bajo control ucraniano. Una delegación de 70 militares rusos llegó la semana pasada al este de Ucrania para instar a los separatistas a respetar el algo el fuego.

"Vamos a convencerlos. Es lo más importante", declaró en la televisión ucraniana el general ruso Alexander Lentsov, número 2 del ejército. Sin embargo, el ejército ucraniano evocó la existencia de "grupos que no están sometidos a ninguna autoridad, que actúan a su gusto y bombardean" posiciones ucranianas.

En el ámbito político, los prorrusos rechazaron la oferta de Kiev de un "estatus especial" para las regiones separatistas, mientras que el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, prometió de nuevo "hacer todo lo posible para que el conflicto no se arraigue", pero reconoció que cada civil muerto complica cada vez más el proceso de paz.

En este contexto, el registro de las candidaturas para las elecciones legislativas del 26 de octubre termina este martes. Estos comicios, que buscan renovar el parlamento elegido en 2012, no podrán desarrollarse en las zonas bajo control prorruso.