Costa Rica, a las urnas con esperanza de cambio

En las elecciones más insólitas de la historia del país centroamericano, el opositor y favorito Luis Guillermo Solís se enfrenta a un candidato ausente, el oficialista Johnny Araya, que se retiró ...
Seguidores del PAC, favorito en las elecciones, ondean sus banderas en San José
Seguidores del PAC, favorito en las elecciones, ondean sus banderas en San José (AFP)

San José

Sin incógnitas pero con la esperanza de un cambio del modelo neoliberal, los costarricenses acudirán este domingo a las elecciones más insólitas de su historia, en las que el opositor Luis Guillermo Solís enfrenta a un candidato pasivo, el oficialista Johnny Araya, retirado de la campaña. Solís quedó prácticamente solo como aspirante a la presidencia desde que Araya desistió de la campaña en marzo tras una serie de encuestas que anticipaban una derrota de proporciones históricas.

Aunque Araya abandonó la campaña, continuó registrado como candidato porque la Constitución prohibe que un aspirante retire su nombre de las papeletas. Los dos candidatos disputan la segunda ronda electoral después de que ninguno alcanzara el 40% más un voto requerido para ganar en el primer turno. Con ese escenario, el opositor Solís, un historiador y académico de 55 años postulado por el Partido Acción Ciudadana (PAC) se mantuvo activamente en busca de votos hasta el último momento para asegurar un fuerte caudal de votos el día de la elección.

Solís lamentó hoy el retiro de Araya de la contienda, que en su criterio creó una situación "extraña", en la cual no tuvo un "adversario físico", aunque aclaró que ello no le resta validez al proceso. "Es legítimo decir que un gobierno que surge de una votación reducida, con alto abstencionismo, tendrá un mandato mucho más limitado que un gobierno que salga de una votación sólida, masiva", expresó. Recordó que a lo largo de la campaña ha dicho que espera tener un millón de votos a su favor, de una población total de 4.7 millones de habitantes, "para que no quede ninguna duda de que el pueblo de Costa Rica quiere un cambio".

Araya, quien había estado alejado de los medios de comunicación, ha declarado en los últimos días que pese a su retiro sigue siendo candidato y que de ganar las elecciones "respetará" la decisión del pueblo. Su hermano Rolando, también del PLN, protagonizó como candidato en 2002 la otra ocasión en que los costarricenses acudieron a una segunda vuelta que fue ganada por Abel Pacheco del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

De confirmarse las previsiones que motivaron la renuncia de Araya, será la primera vez que el PAC vence una elección presidencial desde su fundación hace trece años. También será la primera vez que los costarricenses eligen un candidato fuera del tradicional bipartidismo que ha marcado el escenario político del país desde la década de 1980 entre el PLN y el ahora minoritario Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

El actual proceso electoral se ha desarrollado en un clima frío, al parecer apático, sin mítines y con escasas banderas rojiamarillas del PAC en antenas de automóviles y ventanas de casas. "Yo que ando por todas partes no he visto ambiente electoral por ningún lugar, como que esta campaña nunca llegó a calentar", comentó a AFP Mariano Loría, un taxista de 31 años que circula por San José.

La "fiesta cívica" que tradicionalmente caracteriza a las elecciones en Costa Rica, una de las democracias más estables de América Latina, brilló por su ausencia en los actuales comicios. En cambio, las redes sociales se convirtieron en el espacio donde el debate político alcanzó mayor intensidad, con debates entre simpatizantes, videos en Youtube y mensajes proselitistas en Facebook.

Aunque cerró oficialmente su campaña el domingo pasado, Solís salió la mañana del viernes a caminar por las calles de San José a conversar con la gente e invitarlos a votar, y dio indicios de que ya comenzó a pensar y actuar como presidente electo. Consultado por periodistas sobre la versión de que el gigante de la informática Intel cerraría su planta en Costa Roca, el candidato anunció que la próxima semana se encontrará con un directivo de la empresa para discutir el tema.

"Quiero asegurar que, por lo que he sabido, Intel no está cerrando sus operaciones en Costa Rica", dijo Solís, citado por el sitio de internet del diario La Nación. "Me voy a reunir con el vicepresidente corporativo de Intel la próxima semana en una visita que hace a Costa Rica", agregó. El anuncio de Araya de que desistiría de la campaña sin dejar de ser candidato generó confusión en las filas de su partido, la principal fuerza política del país desde la segunda mitad del siglo pasado.

Ante la perspectiva de una estrepitosa derrota, la dirigencia del PLN instó a su militancia a hacerse presente en las mesas de votación el domingo. En su página de internet, la agrupación hizo "un llamado a los costarricenses en general y a los liberacionistas en particular para que acudamos a las urnas electorales y cumplamos con el sagrado deber cívico de ejercer el voto como único medio legítimo para escoger a nuestros gobernantes".

En la primera ronda del pasado 2 de febrero el abstencionismo se ubicó en el 31 %, pero esto se podría incrementar para mañana por el retiro de Araya de la campaña y porque históricamente eso ha sucedido en la región latinoamericana en las segundas vueltas, según opinan analistas. En su último anuncio audiovisual publicado hoy en redes sociales, Solís hizo un llamado a las urnas para impulsar el "cambio" en el país y planteó la meta de alcanzar un millón de votos.

Solís ganó los comicios del pasado 2 de febrero con 629,856 votos (30.64 %), mientras que Johnny Araya consiguió 610,634 (29.71 %). Para triunfar en primera se necesita el 40 %. El candidato del PAC ofreció hoy una conferencia de prensa a corresponsales de prensa extranjera en la que manifestó estar convencido de la victoria y aseguró que su Gobierno aspira a ser ejemplar.

"Acometemos estas últimas horas con mucho optimismo y alegría. Estamos conscientes de que esta es una ocasión que marca la historia del país", expresó Solís, un historiador, profesor universitario y experto en ciencias políticas. Prometió que su Gobierno será "eficiente y ejemplar" con el fin de "ayudar al pueblo a vivir mejor y ayudar a las familias a salir de la pobreza extrema".

"La voluntad del Gobierno es facilitar el crecimiento económico con una distribución (de) más equidad que ha sido tradicional en la historia contemporánea de Costa Rica. Habrá que recuperar el sentido de solidaridad e inclusión social y el compromiso con los más necesitados", manifestó. Entre las principales propuestas de Gobierno del aspirante del PAC sobresale el ordenamiento de los programas de asistencia social para eliminar la pobreza extrema, que afecta a un 6 % de las familias del país.

También propone el fortalecimiento de instituciones públicas relacionadas a la infraestructura, la salud y la educación, así como estrategias para aprovechar los tratados comerciales que tiene vigentes el país y no firmar nuevos. Solís ha dicho que para solucionar el déficit fiscal, que en 2013 cerró en el 5.4 % del producto interno bruto (PIB), fortalecerá la recaudación y la lucha contra la evasión en los primeros dos años de Gobierno y luego impulsará una reforma tributaria.

Las urnas abrirán mañana a las 6:00 hora local (12:00 hora GMT) y cerrarán doce horas después, a las 18:00 hora local (00:00 hora GMT). El TSE anunciará los primeros resultados a partir de las 20:00 local (02:00 hora GMT del lunes).