Corte alemana ratifica derecho de hombre a orinar de pie

El propietario pedía a su inquilino que pagara más de dos mil dólares por dañar el piso de mármol del baño con salpicaduras.
En Alemania, una campaña intentó educar a los hombres para que orinaran sentados.
En Alemania, una campaña intentó educar a los hombres para que orinaran sentados. (AP)

Düsseldorf, Alemania

Un tribunal alemán determinó que un inquilino que prefiere orinar de pie no le adeuda dinero a su arrendador por daños ocasionados, al parecer, por salpicaduras o por no acertar con el fluido en el lugar adecuado.

El tribunal administrativo de Düsseldorf rechazó el reclamo del casero por mil 900 euros (2 mil 200 dólares) por presunto daño al piso de mármol del baño.

El propietario presentó incluso el informe de un experto que constataba que las marcas en el mármol del suelo habían sido provocadas por salpicaduras.

Aunque aceptó el testimonio del experto, el juez Stefan Hank determinó que el método del hombre es parte de las normas culturales, diciendo que "a pesar de la creciente domesticación del hombre en este contexto, orinar de pie aún es una práctica común".

El juez Hank agregó que el inquilino pudo haber esperado "conflictos regulares" con quienes vive, pero no que el piso de mármol del baño pudiera resultar dañado.

El dilema es bien conocido en Alemania, donde una campaña intentó educar a los hombres para que orinaran sentados ("Sitzpinkler", en alemán) y evitaran ensuciar el suelo con posibles salpicaduras.

"Quien mantenga esta práctica antes dominante puede esperar enfrentamientos ocasionales, por ejemplo con compañeras de piso. Pero no tienen por qué contar con el riesgo de dañar un suelo de mármol".