Corte de Colombia permite a lesbiana adoptar hija de su pareja

Con seis votos a favor y tres abstenciones, el tribunal ordenó la continuación del trámite de adopción iniciado por dos mujeres de Medellín, que había sido suspendido por la condición sexual ...
Ana Elisa Leiderman (d) y Verónica Botero (i), con sus hijos, Raquel (d), de 6 años, y Ari (i), de 4, concebidos por inseminación artificial, en Medellin
Ana Elisa Leiderman (d) y Verónica Botero (i), con sus hijos, Raquel (d), de 6 años, y Ari (i), de 4, concebidos por inseminación artificial, en Medellin (AFP)

Bogotá

La Corte Constitucional de Colombia falló hoy a favor del pedido de una lesbiana para que su hija biológica pudiera ser adoptada por su pareja, en una decisión que sin embargo no favorece a todos los casos de adopción por parte de homosexuales.

Con seis votos a favor y tres abstenciones, el tribunal ordenó la continuación del trámite de adopción iniciado por dos mujeres de Medellín (noroeste), que había sido suspendido por la condición sexual de las solicitantes, informó en rueda de prensa el presidente de la Corte Constitucional, Luis Ernesto Vargas.

"La Corte consideró que el criterio de discriminación que había tenido en cuenta la autoridad administrativa para negar el trámite de adopción (...) era inaceptable para este caso, que se trata de una adopción por consentimiento, en la cual el padre o la madre biológica consienten en que su compañero permanente pueda adoptar" a su hijo, dijo Vargas.

El fallo no es aplicable a todos los casos de adopción por parejas homosexuales, pero sí a situaciones en las que el progenitor biológico quiera que su compañero sea padre adoptivo y siempre que se cumplan ciertas condiciones, como una convivencia mínima de dos años, explicó. "Las circunstancias fácticas que puedan ser similares a las decididas el día de hoy quedan vinculadas a esta decisión", añadió.

Vargas detalló, no obstante, que ante la Corte Constitucional hay actualmente en trámite otra demanda para "determinar si realmente existe o no existe esto (la homosexualidad) como restricción para todos los casos de adopción". La sentencia emitida hoy, que es inapelable, favorece a Ana Leiderman, madre de la menor concebida por inseminación artificial, y a su compañera Virginia Botero, quienes iniciaron el caso hace cinco años.

Leiderman pidió al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) que Botero pudiera adoptar a su hija. Ante la negativa de esa entidad a procesar su solicitud, acudió a un juzgado local y luego a otro superior, dos instancias que le concedieron el derecho. Sin embargo, el ICBF apeló y la decisión llegó a la Corte Constitucional.

Antes de la sentencia, Leiderman dijo a la AFP que quería compartir legalmente con Botero decisiones importantes sobre la salud o educación de su hija, de seis años. "Ser mamá soltera es muy duro y a mí me están obligando a serlo", aseguró. "No necesitamos permiso de nadie para ser una familia, pero queremos tener ese papel", agregó Leiderman, quien también concibió por inseminación artificial a un niño que tiene cuatro años.

Paso a paso

El partido derechista Centro Democrático, del ex presidente y actual senador Álvaro Uribe, expresó hoy su "rechazo" al fallo, aduciendo que se debe procurar "la protección de la familia, conformada por hombre y mujer".

También el procurador general, Alejandro Ordóñez, dijo que los "niños tienen derecho a tener papá y mamá", y aseguró que la Corte "ha confundido el derecho de los niños a la adopción con el derecho de los padres sobre los niños". La Fiscalía sostuvo sin embargo una posición opuesta y aseguró que se genera "un déficit de protección constitucional" al prohibir a parejas homosexuales adoptar niños.

El fiscal Eduardo Montealegre solicitó así a la Corte Constitucional ir más allá y establecer que "las expresiones 'cónyuge' y 'compañero permanente', comprendan también al cónyuge o al compañero o compañera permanente del mismo sexo". La Corte Constitucional de Colombia ha ido reconociendo en los últimos años algunos derechos a los homosexuales.

En 2007, el tribunal admitió la unión de hecho entre parejas homosexuales y concedió derechos de afiliación al sistema de salud a los cónyuges; al año siguiente garantizó el derecho a pensión para las parejas del mismo sexo y en 2009 consagró sus derechos patrimoniales. Además, en junio de 2013, dejó en firme la adopción de dos hermanos por un estadunidense declarado homosexual.

"Celebramos que la Corte Constitucional sea una corte garantista, de avanzada", dijo a la prensa el abogado de Leiderman y Botero, Germán Rincón, añadiendo que lo alcanzado "abre una puerta" para seguir avanzando "paso a paso y llegar a un 100% en derechos".