Corte de Apelaciones de EU rechaza pedido de Citibank y Argentina

El Tribunal de Apelaciones de Nueva York desestimó liberar pagos de parte de los bonos reestructurados del país sudamericano, bloqueados por el juez Griesa por presión de los "fondos buitres".
Pancarta de protesta contra los fondos "buitre" a las puertas del Congreso en Buenos Aires
Pancarta de protesta contra los fondos "buitre" a las puertas del Congreso en Buenos Aires (Reuters)

Nueva York

El Tribunal de Apelaciones de Nueva York desestimó el viernes un pedido de Argentina y Citibank para liberar pagos de parte de los bonos reestructurados del país, bloqueados por el juez federal estadunidense Thomas Griesa para aplicar su sentencia a favor de fondos especulativos, también llamados "fondos buitres".

Los tres magistrados de la corte indicaron sin embargo que su decisión no implica una toma de posición respecto a la demanda del banco, precisando que puede volver a llevar el caso cuestión ante Griesa antes del 30 de setiembre, fecha del próximo vencimiento de bonos argentinos que motivó la presentación de Citibank.

El fallo del Tribunal de Apelaciones tiene lugar un día después de una audiencia en la que los jueces escucharon los argumentos de las partes, incluyendo a un abogado de los denominados fondos "buitres", y los sometieron a una dura batería de preguntas. "Las apelaciones son desestimadas por falta de competencia", señalan los jueces Rosemary Pooler, Barrington Parker y Reena Raggi, refiriéndose a un tecnicismo respecto de la decisión original de Griesa.

"Declinamos hallar competencia porque la orden apelada es una aclaración, no una modificación (...). De todos modos, nada en la orden del tribunal pretende descartar que Citibank busque nueva asistencia del juez", afirman.

Citibank, agente de pago de bonos canjeados emitidos bajo ley argentina, apeló en julio pasado una orden de Griesa que le impide abonar el próximo vencimiento de fin de mes, parte de las medidas para forzar a Argentina a cumplir una sentencia por 1,330 millones de dólares a favor de fondos que ganaron un juicio por deuda en default desde 2001.

A tal efecto Griesa mantiene bloqueado en el Bank of New York (BoNY) un depósito de 539 millones de dólares que efectuó Argentina para tenedores de bonos reestructurados bajo legislación estadounidenses, situación que llevó al país a un default parcial de su deuda.

En ese momento, el juez autorizó sin embargo que por única vez Citibank pagase los intereses de bonos emitidos bajo legislación argentina, y que se encontraban en un limbo jurídico. La llegada de un nuevo vencimiento, por 200 millones de dólares, volvió a llevar la cuestión ante la justicia.

Cuenta regresiva

Tras la decisión del viernes del Tribunal de Apelaciones, Argentina y Citibank tienen diez días para intentar revertir la situación ante Griesa, aunque esto parece difícil dado que el juez ya se ha expedido sobre el tema.

"Citibank enfrenta un serio e inminente desafío", afirmó Wagner el jueves, al advertir sobre los posibles riesgos que enfrenta el banco por sanciones de parte de Argentina o denuncias judiciales de los clientes que no reciben los pagos.

Según la abogada, los bonos bajo ley argentina que paga Citibank se encuentran en una situación diferente a los que paga BoNY y no están concernidos por la orden de Griesa.

De su lado, los bonos especulativos insisten en que deben bloquearse todos los pagos de la deuda argentina reestructurada en los canjes de 2005 y 2010, a los que se plegó el 93% de los acreedores con quitas de hasta 70% del valor nominal de los bonos que cayeron en default en 2001.

"Los bonos argentinos no fueron incluidos de manera específica en la orden (original de Griesa). Pero eso no importa", señaló en ese sentido el abogado Roy Englert, de Aurelius Capital, que junto a NML Capital ganaron el juicio a Argentina.

De acuerdo con Englert, Griesa "cometió un error" al no detallar esto, pero luego lo corrigió con su decisión de julio pasado autorizando un único pago de Citibank y bloqueando los próximos.

Al margen de su reclamo para acotar el alcance del accionar del juez y limitarlo a los bonos bajo ley estadunidense, Argentina ha avanzado desde julio para buscar una alternativa de pago también para esos títulos a través de una ley votada la semana pasada que cambia el lugar de cobro a Buenos Aires, París o donde prefieran los bonistas.