Correa hace cambios tras derrota

Una crisis de gabinete precipitada fue dispuesta ayer porel presidente ecuatoriano, para renovar su equipo luego del fuerte revés en las elecciones parciales del domingo.
El mandatario aceptó el avance opositor y se autocriticó.
El mandatario aceptó el avance opositor y se autocriticó. (José Jacome/EFE)

Quito

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, pidió ayer la renuncia a todos sus ministros, una crisis de gabinete precipitada por el revés en los comicios locales del domingo, en los que el oficialismo perdió las alcaldías más importantes.

"El presidente encabeza una reunión de gabinete ministerial, en la que pidió las renuncias. Los cambios podrían ser anunciados después del feriado de Carnaval (del 1 al 4 de marzo)", dijo una fuente del gobierno bajo condición de reserva.

Correa dialogaba a puerta cerrada con sus colaboradores en el Palacio de Carondelet (sede del ejecutivo en Quito), y no estaba previsto un pronunciamiento a la prensa al término de la reunión.

Antes de los comicios, en los que el oficialismo sufrió su peor revés desde la llegada de Correa al poder en 2007, el mandatario ya tenía planeado reajustar su gobierno, pero los resultados electorales precipitaron la crisis.

"Antes del 23 de febrero, independientemente de los resultados (de las elecciones), creíamos que era necesario oxigenar el gabinete. Entonces va a haber una crisis de gabinete", sostuvo Correa el martes en una conferencia de prensa en el puerto de Guayaquil (suroeste).

El jefe de Estado, quien cuenta con una alta popularidad y mayoría parlamentaria, reestructurará el gobierno a casi un año de haber asumido un nuevo mandato, que concluirá en 2017.

El gobierno ecuatoriano tiene unas 40 secretarías y ministerios, ocho de ellos de coordinación en sectores clave como seguridad, economía y recursos no renovables.

En los últimos comicios, la oposición conquistó las alcaldías de las mayores ciudades ecuatorianas, varias de ellas bastiones del oficialismo como Quito.

Al término de la jornada dominical, Correa admitió el revés de su movimiento Alianza País, con el que había logrado siete contundentes victorias electorales en línea desde que tomó posesión de su cargo.

"El problema no es el gobierno. Se pudo ganar en muchas más plazas, pero es la estructura, es Alianza País", dijo Correa el martes, anotando que "se requiere una oxigenación" en el gabinete y es necesario "consolidar" el partido, por lo cual fue positivo recibir este "sacudón" en las urnas.

Correa, quien convirtió esta elección en un prematuro voto de confianza o censura a su gobierno cuando todavía le restan tres años de mandato, atribuyó la derrota al "sectarismo" de su partido que impidió, según él, tejer alianzas políticas para conquistar el mayor número de gobiernos locales.

En Quito, el abogado de centroderecha Mauricio Rodas encabeza el escrutinio parcial (59% de los votos), con 76% de las mesas contabilizadas, según los más recientes datos del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Rodas, de 39 años y dirigente de la alianza Suma Vive, lleva una ventaja de 21 puntos sobre el alcalde Augusto Barrera (38%), quien buscaba la reelección en el principal fortín oficialista.

En Guayaquil, reducto de la derecha desde hace dos décadas, el alcalde Jaime Nebot (en el cargo desde 2000) capta 59% de los sufragios contra 40% de Viviana Bonilla, apadrinada por Correa, tras contabilizarse 67% de las actas, mientras que en Cuenca —la tercera ciudad— triunfó Marcelo Cabrera con 44% contra 36% del oficialista Paul Granda, quien también aspiraba a la reelección, de acuerdo con resultados definitivos.

El oficialismo también perdía en la mayoría de las 23 capitales provinciales, según los datos preliminares, aunque era la fuerza más votada en la elección de prefectos (gobernadores).

El domingo, los ecuatorianos eligieron 221 alcaldes, 23 prefectos provinciales, mil 35 concejales municipales y cuatro mil 79 vocales de juntas rurales para un periodo que se extenderá hasta el 14 de mayo de 2019.