Convocan a otra marcha el sábado para exigir desarme

Críticos al gobierno de Nicolás Maduro llaman a miles de venezolanos a manifestarse “de manera pacífica” contra organizaciones violentas que asocian con el chavismo.
La reina de belleza Génesis Carmona falleció ayer tras ser alcanzada por una bala en la cabeza.
La reina de belleza Génesis Carmona falleció ayer tras ser alcanzada por una bala en la cabeza. (Mauricio Centeno/EFE)

Caracas

La oposición venezolana convocó a una nueva marcha este sábado para pedir el desarme de grupos que, afirman, respaldan al gobierno y que estarían detrás de los incidentes violentos que en la última semana han dejado al menos seis muertos en el país.

“No pueden convivir grupos armados irregulares con la paz de la sociedad. Al gobierno le incumbe la responsabilidad de desarmarlos”, dijo el responsable de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón Aveledo.

Añadió que la marcha será pacífica y reiteró su reclamo de un trato justo a los estudiantes detenidos en el marco de las manifestaciones, ya que “nada justifica una represión de esta escala, nada justifica la tortura, los abusos y los atropellos que son una vergüenza en un país que tiene una Constitución nacional que debe ser respetada”.

El clima de crispación en el país recrudeció el martes con la entrega a la policía del líder opositor Leopoldo López, acusado de promover la violencia del pasado 21 de febrero, con saldo de tres  muertos, 68 heridos y decenas de detenidos al final de una marcha pacífica en Caracas.

La cifra de víctimas se elevó ayer a seis en una nueva jornada de protestas con la muerte de la estudiante y reina de belleza Génesis Carmona, Miss Turismo del estado de Carabobo, 21 años, quien falleció en Valencia (centro) tras ser alcanzada el martes por una bala en la cabeza durante una protesta.

También murió un simpatizante oficialista, según confirmó el ministro del Interior, Miguel Rodríguez, quien repudió “cualquier muerte, rechazamos la violencia venga de donde venga”.

En tanto, López, del ala más radical de la MUD, insistió a nombre de su partido Voluntad Popular (centro derecha) en la salida de Maduro, en un video difundido ayer pero grabado antes del martes.

“Gracias a quienes me apoyan y les pido que ese apoyo se traduzca en apoyo a nuestra causa, que es y sigue siendo la salida de este gobierno, de quienes han secuestrado los poderes públicos, de quienes se han robado las reservas internacionales, el dinero del pueblo, la seguridad y los derechos a los venezolanos, de quienes mienten para mantenerse en el poder”, dijo.

López debía declarar ayer en el Palacio de Justicia pero según su defensa lo hizo “en la cárcel militar de Ramo Verde” donde fue mantenido para evitar disturbios.

Maduro advirtió que desde la oposición “se habló de asesinar a Leopoldo López (…) estaban buscando un hecho que conmocionara a la sociedad y nos metiera en una crisis política para justificar la intervención y el golpe de Estado”.

Pero el “fascismo” no volverá a entrar a Caracas, dijo, e instó a los estudiantes al diálogo para acabar con las manifestaciones.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó la violencia en Venezuela y pidió a Maduro “atender los reclamos legítimos” de la oposición, en lugar de desviar la atención expulsando a diplomáticos de EU con “falsas acusaciones”.

En un mensaje al término de la cumbre de América del Norte en la ciudad mexicana de Toluca, Obama exhortó a Caracas a liberar a los detenidos y pidió a las partes entablar un “diálogo verdadero”.

En Washington y Nueva York, centenares de venezolanos pidieron ante la sede de Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos (OEA) una condena a las “violaciones de derechos humanos y políticos” en su país y en una misiva pidieron “activar la Carta Democrática Interamericana para pedir un cese de hostilidades hacia los manifestantes y respeto a la disidencia política, restaurar la libertad de prensa y llamar a la convocatoria inmediata de elecciones transparentes y legítimas en los próximos seis meses”.

En Caracas, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) denunció que al menos 31 periodistas fueron “reprimidos, detenidos y robados” por parte de organismos de seguridad, policiales y militares, y de personas armadas durante la cobertura de las protestas” en las últimas dos semanas.