Convocan a comicios en Venezuela para sustituir a alcaldes opositores cesados

Gobierno y oposición de Venezuela preparan preparan la primera sesión del diálogo para hallar una solución a la actual crisis política, en la que la Mesa de la Unidad democrática planteará la ...
Manifestantes opositores al gobierno del presidente Nicolás Maduro marchan hoy por la avenida Francisco de Miranda, en Caracas
Manifestantes opositores al gobierno del presidente Nicolás Maduro marchan hoy por la avenida Francisco de Miranda, en Caracas (EFE)

Caracas

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela convocó hoy a elecciones el 25 de mayo en dos municipios para sustituir a dos alcaldes opositores, quienes fueron destituidos por permitir desórdenes públicos en sus ciudades durante las protestas, que cumplen dos meses. El CNE señaló que "hemos aprobado la convocatoria para la elección del municipio San Diego del estado Carabobo (centro), que fija como fecha el 25 de mayo", dijo en rueda de prensa la presidenta del CNE, Tibisay Lucena.

"El municipio San Cristóbal del estado Táchira (oeste), correrá con un solo cronograma igual al del municipio San Diego, con las mismas actividades y mismos lapsos", agregó la funcionaria. El pasado marzo, los alcaldes opositores Enzo Scarano, de San Diego, y Daniel Ceballos, de San Cristóbal, fueron destituidos y condenados a diez meses y un año de prisión, respectivamente, por no impedir la violencia en sus ciudades producto de las protestas.

Lucena explicó que las elecciones se realizarán por la "falta absoluta" de ambas autoridades antes de la primera mitad del cumplimiento de su mandato -de cuatro años-, que apenas comenzó en diciembre pasado tras las elecciones municipales. Las protestas en Venezuela iniciaron el 4 de febrero en San Cristóbal por la inseguridad y se extendieron a otras ciudades con el apoyo de los partidos políticos y con reclamos contra la crisis económica y la detención de estudiantes y dirigentes opositores.

Las manifestaciones han dejado 39 muertos, unos 600 heridos y casi un centenar de investigaciones por violación de derechos humanos. La decisión del Consejo Electoral se anuncia en momentos en que la oposición y el gobierno negocian la posibilidad de un diálogo, en el que la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) planteará una amnistía para casi un centenar de detenidos durante las manifestaciones, entre ellos Ceballos y Scarano.

El líder opositor Henrique Capriles confirmó que acudirá al encuentro, poco después de que el gobierno del presidente Nicolás Maduro invitó formalmente al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, para que sea "testigo de buena fe" durante las conversaciones. "Le digo a nuestro pueblo: yo voy mañana (jueves) a defender la verdad, porque con la verdad ni temo ni ofendo. Se quiere abrir ese espacio, allá iremos", aseguró Capriles, gobernador del estado Miranda (norte) en un acto público.

La víspera, en un inédito encuentro entre Maduro y la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) facilitado por cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se acordó el próximo inicio del diálogo, que será transmitido por todos los medios de comunicación. "Todos vean la cadena (la transmisión) porque les aseguro que si esa reunión es en (el palacio de) Miraflores, cuando nos toque hablar temblará en Miraflores porque le diremos al gobierno la verdad", afirmó Capriles, representante del ala moderada de la MUD.

Durante las protestas, el líder opositor ha fustigado la gestión de Maduro ante la crisis económica, que registra la inflación más alta de Sudamérica, padece una escasez de productos básicos, así como inseguridad, problemas que se convirtieron en detonantes de las manifestaciones. "La verdad es que las cosas no van bien y aquí tiene que haber un cambio", afirmó Capriles, quien perdió las elecciones del 14 de abril de 2013 contra Maduro por 1.5 puntos porcentuales, la diferencia más estrecha entre oposición y chavismo en los últimos quince años.

"¡Qué va a hacer temblar nada!", respondió el canciller Elías Jaua, quien también fustigó que Capriles haya "permitido que durante ocho semanas se ejerza la antidemocracia y la violencia" en Miranda, estado contiguo a Caracas del que Miranda es gobernador, uno de los focos de las protestas. "¿Cómo va a ser demócrata quien perdió las elecciones y llamó a la violencia porque había perdido y a estas alturas no reconoce al presidente legítimo constitucional?", expresó Jaua en un acto oficial.

El gobierno venezolano también invitó hoy formalmente al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, para que sea "testigo de buena fe" del diálogo, junto a los cancilleres de Brasil, Colombia y Ecuador, según se acordó el martes en la reunión preparatoria. "Deseamos transmitir la invitación del presidente Nicolás Maduro a su santidad, el papa Francisco, con el propósito de que participe en los procesos de diálogo entre representantes del gobierno y la oposición venezolana a través de la designación de su persona como testigo de buena fe", señala una misiva enviada a Parolin por Jaua.

Parolin fue nuncio en Venezuela antes de asumir como secretario de Estado y su presencia es condición para el diálogo. El canciller brasileño, Luiz Alberto Figuereido, quien se encuentra en Caracas, dijo hoy sentirse "satisfecho" por los resultados aportados para el diálogo gracias a meses de acción "discreta" de Brasilia.

En la agenda a discutir, la MUD incluyó una amnistía para liberar al centenar de personas detenidas -entre ellas tres dirigentes opositores- en los disturbios, y que el gobierno acepte el "desarme bajo supervisión internacional" de los llamados colectivos, grupos civiles armados identificados con el chavismo. La noche del martes, Maduro reflejó su rechazo tajante a ambas cosas. "Aquí va a haber justicia, no va a haber impunidad, tengan la seguridad de eso", dijo sobre el pedido de amnistía. Y sobre los colectivos negó que estén armados e insistió en denunciar una campaña de desprestigio.

En tanto, el Consejo Nacional Electoral (CNE) convocó hoy a elecciones el 25 de mayo en dos municipios para sustituir a dos alcaldes opositores, destituidos por permitir desórdenes públicos en sus ciudades durante las manifestaciones. El primer acuerdo MUD-gobierno también ocasionó el rechazo del sector radical de la oposición, principalmente en el partido Voluntad Popular, cuyo máximo líder Leopoldo López está detenido hace casi dos meses, acusado de promover la violencia en las manifestaciones.

Las protestas opositoras fueron iniciadas el 4 de febrero por estudiantes de San Cristóbal, estado Táchira (oeste), en contra de la inseguridad y se extendieron a varias ciudades sumando reclamos contra la crisis económica, la represión policial y la detención de dirigentes políticos.