Convocan audiencia el 10 de septiembre en caso de deuda argentina

El juez Griesa responde con la convocatoria a la petición de un litigante, el fondo NML Capital, mientras los fondos buitres investigan a empresarios vinculados con Cristina y Néstor Kirchner.

Nueva York

El juez estadunidense Thomas Griesa, que instruye el caso entre Argentina y los fondos con bonos de deuda en mora desde 2001, convocó hoy una nueva audiencia para el 10 de septiembre en Nueva York a petición de uno de los litigantes, el fondo NML Capital.

El fondo solicitó al juez Griesa esta vista para que Citibank presente documentación que aclare su situación, después de que el magistrado le permitiera hacer el pago de una sola vez a parte de los bonistas de deuda reestructurada y mientras el banco sigue argumentando que este pago no le evita el conflicto entre las legislaciones argentina y estadunidense.

Este dinero había sido bloqueado por Griesa al no respetar la cláusula "pari passu" que protegía a los litigantes de cobrar su deuda más tarde que los bonistas que sí se acogieron a los canjes de deuda de 2005 y 2010, pero el magistrado acabó haciendo concesiones al entrar en conflicto legal con otras legislaciones.

Citibank y otras entidades financieras que recibieron orden de realizar ese pago de deuda en una sola entrega también han sido convocados para el 18 de septiembre a una discusión oral en el Tribunal de Apelaciones de Nueva York. Desde que el 30 de julio se declarara el cese de pagos selectivo en Argentina, el caso en Nueva York se ha ramificado tanto por las partes implicadas como para las no partes afectadas.

Por un lado, Argentina ha ofrecido un nuevo canje para los bonistas de deuda previamente reestructurada que permita el pago de la deuda bajo legislación del país suramericano y ha retirado la licencia en Argentina del Bank of New York Mellon (BoNY), que tiene congelados los 539 millones de deuda que llevaron al "default".

Mientras, los llamados "fondos buitres" han emprendido una investigación de empresarios vinculados con el Gobierno de Cristina Fernández y su fallecido marido, el ex presidente Néstor Kirchner. Además, los bonistas europeos acusaron a Griesa de extralimitarse y han emprendido acciones legales en el Viejo Continente para poder cobrar el dinero que fue bloqueado por la Justicia de EU.