Continúan protestas en Misuri por tiroteos policiales

Organizadores de los actos de la campaña llamada Ferguson October para protestar por el fallecimiento de Michael Brown tras un tiroteo policial a principios de agosto, tienen previsto entrenar a ...
Manifestantes gritan a los policías antidisturbios y protestan contra la muerte de Michael Brown ante la central de policía en Ferguson, Misuri
Manifestantes gritan a los policías antidisturbios y protestan contra la muerte de Michael Brown ante la central de policía en Ferguson, Misuri (AFP)

San Luis, Missouri

El fin de semana de pacíficas protestas durante el día y cara a cara nocturnos con la policía se espera que continúe el domingo, mientras los organizadores se preparan para una ola de resistencia que, anticipan, desembocará en arrestos generalizados e intencionales un día más tarde.

Organizadores de los actos de la campaña llamada Ferguson October para protestar por el fallecimiento de Michael Brown tras un tiroteo policial a principios de agosto, tienen previsto entrenar a los participantes en tácticas de desobediencia civil no violentas el domingo por la mañana.

Para el lunes está planeada una "acción directa" encabeza por miembros del clero tanto locales como visitantes en Ferguson y otros lugares de San Luis. Los líderes de las protestan no planean desvelar los detalles hasta poco antes de que se produzca para evitar el control policial. Están siguiendo el modelo de las manifestaciones del Moral Monday (Lunes moral) que comenzaron el año pasado en Carolina del Norte antes de extenderse a otros estados del sur.

"Seguimos metidos hasta el cuello en esta situación", comentó Kareem Jackson, un cantante de música rap de San Luis y un organizador comunitario cuyo nombre artístico es Tef Poe. "No hemos hecho nuestras maletas, no nos hemos ido a casa. Este no es un momento de una sola. Esta no es una revolución hecha para la televisión. Esta es gente real enfrentando un problema real y diciendo, 'Ya no lo vamos a permitir más'''.

Una multitud que según los organizadores fue de 3,000 personas marcharon por el centro de San Luis el sábado para protestar por la muerte de Brown y otros tiroteos policiales fatales ocurridos en la zona y en todo el país. La policía no reportó arrestos ni incidentes violentos a última hora del sábado, cuando las protestas se dispersaron por Ferguson y otro barrio de San Luis donde otro joven negro de 18 años fue asesinado por un agente de policía blanco hace unos días.

Dos meses después de que la muerte de Brown desatase una oleada de disturbios violentos que llevó al gobernador de Missouri, Jay Nixon, a movilizar a la Guardia Nacional, el fin de semana de protestas muy bien organizadas llevó a muchos nuevos visitantes a San Luis.

Entre los recién llegados había activistas a favor de la paz de la era de Vietnam, seminaristas de Nueva York y cientos de trabajadores de restaurantes de comida rápida que viajaron en autobuses desde Chicago, Nashville y otras ciudades.

Fuera del estadio Busch en el centro de San Luis, donde los Cardenales perdieron el primer partido de la Series por el Campeonato de la Liga Nacional contra los Gigantes de San Francisco, varias docenas de manifestantes protestaron en la vereda el sábado por la noche, coreando consignas y sosteniendo carteles. El periódico St. Louis Post-Dispatch reportó que los aficionados que iban al partido rodearon a los manifestantes sin casi pararse a mirar, aunque varios aplaudieron sus esfuerzos. El segundo partido de la serie está previsto para la noche del domingo.

Los actos comenzaron el viernes en la tarde con una marcha afuera de la oficina del fiscal del condado San Luis en Clayton, donde los manifestantes reiteraron su petición al fiscal Bob McCulloch para que acuse a Wilson por la muerte de Brown. Un jurado investigador está revisando el caso y el Departamento de Justicia abrió una investigación de derechos civiles en el caso y otra más amplia sobre la policía de Ferguson.

El jefe de la policía de San Luis, Sam Dotson, dijo que la ciudad tenía gentes adicionales y estaba preparada para afrontar problemas, aunque esperaba que no sucediesen. Antes esta semana, un pequeño grupo de manifestantes se enfrentó verbalmente fuera del estadio de los Cardenales con aficionados que apoyaban a la policía de Ferguson. Dotson dijo que también se reforzaría la presencia policial cuando los Carneros de San Luis reciban a los 49ers de San Francisco el lunes por la noche.

Los organizadores esperan convocar de 6,000 a 10,000 personas para los cuatro días de manifestaciones. La policía no pudo proporcionar una estimación de asistentes el sábado.

Desde la muerte de Brown han sucedido otros tres incidentes en que policías mataron a tiros a hombres negros en el área de San Luis. En el más reciente, ocurrido el miércoles por la noche, estuvo implicado un agente que estaba fuera de servicio oficial pero trabajando como agente de seguridad privada en un vecindario cuando baleó y mató a Vonderrit D. Myers, de 18 años.

El policía, cuyo nombre no ha sido revelado, disparó 17 veces contra el joven de 18 años. Los padres de Myers aseguran que su hijo iba desarmado, y muchos oradores en la manifestación del martes se hicieron eco de sus dudas.