Construirán primera planta nuclear en Europa desde Fukushima

Reino Unido negocia con China CGN para la financiación del proyecto con un coste de 23 mil millones de dólares.
Planta de Poder en Fukushima
Planta de Poder en Fukushima (Archivo )

Londres

Reino Unido está camino a firmar un acuerdo con la empresa francesa de energía EDF para la primera planta nuclear que se construirá en Europa desde el desastre de Fukushima en Japón -que generó temores en todo el mundo por la seguridad de su uso- y con un coste estimado de 23.000 millones de dólares.

Bajo el acuerdo, que se anunciaría el lunes, EDF dirigirá un consorcio, en el que participará un grupo chino, para construir dos reactores europeos presurizados (EPR, por sus siglas en inglés) de agua, diseñados por la firma francesa Areva .

Según estimaciones de la industria, que consideraron otros proyectos nucleares, el coste rondaría los 14.000 millones de libras o más de 16.000 millones de euros.

Se espera que el grupo China General Nuclear Power (CGN), aliado con China National Nuclear Corporation (CNNC), posea una participación de un 30 a un 40 por ciento en el consorcio, mientras que Areva obtendría un 10 por ciento, según el diario francés Les Echos y el británico Sunday Telegraph.

Representantes de EDF y de la oficina del primer ministro británico declinaron referirse a las informaciones de prensa.

Los dos reactores, cada uno con una capacidad de 1,6 gigavatios, aportarían en conjunto casi un 5 por ciento de la capacidad de generación de energía de Reino Unido e incrementarían la seguridad energética en el país, que debe reemplazar un 20 por ciento de sus plantas en la próxima década.

El proyecto impulsaría a la industria nuclear global, que desde el desastre de Fukushima en 2011, tuvo muchas cancelaciones.

En Europa, Alemania decidió la eliminación gradual de la energía nuclear, mientras que Francia ha prometido reducir la energía atómica a un 50 por ciento de la generación de electricidad desde el actual 75 por ciento.

El Gobierno británico y los principales partidos de oposición están a favor de la energía nuclear, con un rechazo prácticamente nulo entre la población frente al de otros países de la región.

Según George Borovas, especialista nuclear de la firma jurídica Pillsbury, Reino Unido es un ambiente único para la energía nuclear, dado el apoyo político, una economía relativamente sólida y la existencia de parques nucleares.

Bajo el acuerdo, el consorcio liderado por EDF construirá los dos reactores a su propio riesgo, pero el Gobierno garantizará un precio mínimo para la energía que genere la planta Hinkley Point C, en Somerset, en el suroeste de Inglaterra, junto a una planta dirigida por la firma francesa.

El llamado "precio de ejercicio", que EDF y Reino Unido han estado negociando por más de un año, se fijaría en unas 92 libras por megavatio-hora, más del doble de los actuales niveles del mercado, y podría ser válido por 35 años, según algunos medios.

El acuerdo se produce en medio de un creciente conflicto en Gran Bretaña por los precios de la electricidad, con dos de los seis principales proveedores anunciando alzas de más de un 8 por ciento para este invierno boreal y algunos medios prevén que el proyecto Hinkley Point elevaría los precios de la energía.

Los detractores del plan afirman que congelar los precios para una planta nuclear con décadas de antelación implica grandes riesgos para el Gobierno.

"¿Por qué alguien se empezaría a imaginar que se sabe cuál será el precio mayorista de la electricidad en 2058?", dijo Tom Burke, ambientalista y ex asesor de energía del Gobierno británico.