Consejo de Seguridad de la ONU se reúne mañana por Ucrania

La Unión Europea congeló los haberes de Yanukovich y 17 responsables ucranianos, mientras el Departamento de Estado de EU publicó hoy un artículo sobre "las diez falsedades de Putin sobre ...
Manifestantes protestan hoy contra la presencia de tropas rusas en Ucrania frente a la embajada de Rusia, en Viena, Austria
Manifestantes protestan hoy contra la presencia de tropas rusas en Ucrania frente a la embajada de Rusia, en Viena, Austria (EFE)

Nueva York, Bruselas

El Consejo de Seguridad de la ONU sostendrá una nueva reunión a puertas cerradas este jueves para tratar la crisis en Ucrania, informaron hoy diplomáticos. Las consultas entre los representantes de los 15 países miembros tendrán lugar a partir de las 14:30 locales (19:30 hora GMT), en lo que constituye la cuarta reunión sobre el tema desde el viernes pasado.

Durante el último encuentro sostenido el lunes, Rusia indicó a los otros miembros del Consejo que el presidente depuesto de Ucrania Viktor Yanukovich había pedido a Moscú enviar tropas para restablecer la ley y el orden en su país. En su posición de miembro permanente del Consejo, Rusia tiene poder de veto y puede bloquear cualquier proyecto de resolución.

Mientras, la Unión Europea congeló los haberes de 18 responsables ucranianos del régimen de Viktor Yanukovich, incluyendo el propio presidente destituido, anunció hoy la UE. La lista de estas personalidades allegadas a Yanukovich fue publicada en el Diario Oficial de la UE antes de la celebración en Bruselas de una cumbre europea extraordinaria consagrada a la crisis ucraniana.

Los responsables fueron "identificados" como implicados en "malversaciones de fondos públicos", indicó el Consejo europeo en un comunicado. "Las sanciones incluyen medidas para intentar recuperar los fondos desviados", añadió, y precisó que las sanciones se "establecen inicialmente para doce meses". La UE concreta así decisiones adoptadas el 20 de febrero y el 3 de marzo en dos reuniones de ministros europeos de Asuntos Exteriores consagradas a la crisis ucraniana.

Inicialmente, había contemplado aplicar también una prohibición de visado para viajar dentro de la UE. Además de Viktor Yanukovich, la lista incluye a 17 responsables del régimen anterior, ministros, fiscal general, responsables de la Administración y el propio hijo de Yanukovich, Alexandre, precisa la UE en su Diario Oficial.

Suiza decidió congelar desde el 28 de febrero los haberes de Yanukovich y otros 19 responsables del antiguo régimen, incluyendo el hijo del expresidente, cuya fortuna se estima por encima de los 500 millones de dólares y posee en Suiza una sociedad de negocios especializada en la venta del carbón ucraniano. La UE amenazó, por otra parte, con "sanciones específicas" contra responsables rusos si no se toman "medidas rápidas y concretas de desescalada" en Crimea antes de la cumbre europea de este jueves.

En Washington, el Departamento de Estado de EU publicó hoy un artículo en el que refuta las afirmaciones sobre Ucrania hechas por el presidente ruso, Vladimir Putin, un texto que desgrana en diez puntos los argumentos del jefe del Kremlin que compara con "la sorprendente ficción" del escritor Fyodor Dostoievski. "Con Rusia haciendo circular una falsa narrativa para justificar sus acciones ilegales en Ucrania, el mundo no había visto una ficción rusa tan sorprendente desde Dostoievski (...)", apunta el comunicado.

El Departamento de Estado niega, primero, las aseveraciones de Putin de que las fuerzas rusas en Crimea solo actúan para proteger los activos militares rusos, mientras que son los grupos de ciudadanos los que se han levantado en la península.

"Hay pruebas convincentes de que los miembros de los servicios de seguridad rusos están en el corazón de las fuerzas antiucranianas altamente organizadas en Crimea. Aunque estas unidades llevan uniformes sin insignias, conducen vehículos con placas militares rusas y se identifican libremente como fuerzas de seguridad rusas cuando les preguntan los medios de comunicación internacionales y las fuerzas armadas de Ucrania", explica el Gobierno estadunidense.

Por otra parte, el Departamento de Estado niega rotundamente que las acciones adoptadas por Rusia estén contempladas en el Tratado de Entendimiento de 1997 entre Rusia y Ucrania, como alega Putin. "El Acuerdo de 1997 exige a Rusia respetar la integridad territorial de Ucrania. Las acciones militares de Rusia en Ucrania, que les han dado el control operativo de Crimea, violan claramente la integridad territorial y la soberanía de Ucrania", dice Estados Unidos.

Además, el Gobierno estadunidense niega que haya sido la oposición la que no lograse poner en práctica el acuerdo alcanzado con el depuesto presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, el pasado 21 de febrero, sino que fue éste quien se negó a cumplir su parte y huyó posteriormente. Por ello, insiste el Departamento de Estado, tampoco es cierto que, como dice Putin, "el gobierno de Ucrania es ilegítimo" ni que Yanukóvich siga siendo su líder legítimo.

"El nuevo gobierno de Ucrania fue aprobado por el Parlamento ucraniano, elegido democráticamente, con 371 votos -más que una mayoría del 82 %-. El gobierno interino de Ucrania es un gobierno del pueblo, que será guía para el país hacia elecciones democráticas del 25 de mayo", agrega la nota. En quinto lugar, Estados Unidos rechaza las afirmaciones del presidente ruso sobre la existencia de una crisis humanitaria en Ucrania que afectaría a cientos de miles de personas que huyen a Rusia en busca de asilo.

"No hay absolutamente ninguna evidencia de una crisis humanitaria. Tampoco hay evidencia de una petición masiva de asilo de personas que huyen de Ucrania hacia Rusia. Las organizaciones internacionales sobre el terreno han investigado y tratado con los guardias fronterizos ucranianos, que también refutaron estas afirmaciones", explica. Estados Unidos también niega que "los rusos étnicos se encuentren bajo amenaza", ya que más allá de los reportes de la prensa oficialista rusa, no hay ninguna información que respalde ese dato.

El artículo hace referencia también a las bases militares rusas, que según Putin "están bajo amenaza" y a cuya integridad, sin embargo, se ha comprometido del nuevo gobierno de Ucrania. Que "ha habido ataques en masa contra iglesias y sinagogas en el sur y el este de Ucrania" es otra de las justificaciones del líder ruso que la diplomacia estadunidense rechaza, así como el hecho de que el nuevo gobierno interino esté tratando de desestabilizar Crimea.

Por último, Estados Unidos no acepta que Putin acuse a la Rada (parlamento ucraniano) de estar bajo la influencia de extremistas o terroristas, y subraya que los "grupos ultranacionalistas del ala de extrema derecha, algunos de los cuales habían participado en abiertos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad durante las protestas, no están representados" en ella.

El incremento del precio del gas natural para Ucrania anunciado por Rusia supone un arma más del Gobierno ruso en la crisis entre ambos países, por lo que varios legisladores estadunidenses han propuesto una opción para minimizar sus consecuencias: que sea EU quien provea a los ucranios de gas.

El abastecimiento de gas natural supone un elemento clave en la crisis que atraviesa Ucrania, que desde 2006 ya ha sufrido dos cortes de suministro por parte de Moscú y que, según anunció este martes el gigante ruso Gazprom, verá incrementado el precio a pagar por esta fuente energética a partir del mes próximo.

El presidente de la Cámara de Representantes estadunidense, el republicano John Boehner, y el ex candidato a la vicepresidencia por el Partido Republicano Paul Ryan ya han puesto sobre la mesa la petición al presidente de EU, Barack Obama, para que aligere los procesos de exportación de gas líquido, cuya lentitud actual consideran "una prohibición de facto".

"Mientras que la Casa Blanca está considerando cómo apoyar a Ucrania, una de las mejores medidas que puede tomar es ayudar a poner fin a su dependencia de la energía rusa", dijo el senador John Barrasso, republicano por Wyoming, que ha introducido una legislación para obligar al Departamento de Energía a decidir más rápidamente sobre las propuestas de exportación de gas natural licuado. "Estados Unidos tiene abundantes suministros de gas natural a la espera de ser exportados a nuestros aliados. (...) Las exportaciones de gas natural estadunidenses ayudarían a Ucrania a liberarse de la energía rusa y la manipulación política de Putin", agregó.

De este modo, la capacidad de Rusia para ahogar al Gobierno ucraniano disminuiría, pero no sólo existen obstáculos burocráticos para que Estados Unidos provea de gas a Kiev, la distancia geográfica y los recursos tecnológicos son también un problema. "Estados Unidos podría enviar gas natural a Ucrania, presumiendo que Odessa (su puerto principal) cuenta con las instalaciones para dar cabida a buques metaneros. Se necesitarían semanas para organizarlo, y requeriría el desvío de los buques tanque de su actividad habitual, lo que sería costoso. Y también elevaría el precio del gas natural dentro de EU", explicó a Efe John McNeill, profesor en la Universidad de Georgetown.

Sin embargo, en opinión de McNeill, aunque factible de manera técnica, no tendría un impacto político que hiciera variar las aspiraciones del presidente ruso, Vladímir Putin. "Aunque creo que es técnicamente posible, no esperaría que Obama lo aprobase, salvo quizás a pequeña escala de manera simbólica. Si considera que el suministro de gas natural puede hacer cambiar de opinión a Putin, entonces podría hacerlo, pero no creo que sea tan optimista", consideró el experto.

Ucrania recibe alrededor del 60 % de su gas de Rusia y otras naciones europeas, entre ellas Alemania o Francia, son altamente dependientes del suministro ruso, por lo que son extremadamente prudentes con los pasos a dar en el contesto de la crisis, y es que el 40 % del gas que recibe Berlín llega de Moscú, como lo hace el 30 % de todo el que recibe Europa en su conjunto.

David Painter, especialista en políticas energéticas y profesor en la Escuela de Servicios Extranjeros de la Universidad de Georgetown, asegura que aunque el puerto de Odessa trabaja con gas licuado, no está claro cuál es su capacidad. "Estados Unidos no tiene mucho que hacer respecto a su capacidad de licuado: hay una vieja instalación en Alaska y algunas compañías que están tratando de recuperar sus instalaciones de regasificación en Luisiana y Texas, pero no creo que estén listas. En cualquier caso, sería muy caro y en cantidades realmente pequeñas", explicó a Efe Painter.

El doctor Aviezer Tucker, del Instituto de Energía de la Universidad de Austin (Texas), considera poco realista la capacidad de Estados Unidos para proveer a Ucrania de suficiente gas como para no depender de los rusos. "A más largo plazo, la asistencia de EU en el desarrollo de gas bituminoso ucranio puede ser útil. En el corto plazo la posición de negociación más fuerte de Ucrania es que todavía, a pesar del Nord Stream, gran parte de la energía de Rusia pasa a Europa a través de Ucrania, por lo que ésta puede bloquear los envíos y perjudicar a Rusia mediante la inversión de la dirección de las tuberías", consideró Tucker preguntado por Efe.

La Casa Blanca y el Departamento de Estado de EU no se han pronunciado sobre el asunto pese a la insistencia de los legisladores, mientras intentan buscar soluciones a la intervención militar rusa en la península de Crimea y a la desestabilización de la región. "Obama, al igual que otros jefes de Estado, quiere dar la impresión de estar haciendo algo para ayudar a Ucrania y herir a Putin, pero será algo que no suponga costos notables para él políticamente, ni económicamente para el país", sentenció McNeill.