Consejo de Seguridad de la ONU aprobó plan de desarme para Siria

La "misión conjunta" entre la ONU y la OPAQ, con un centenar de miembros, encargados de cumplir su tarea hasta el 30 de junio de 2014, será encabezada por el holandés Sigrid Kaag.
Un hombre pinta un lanzacohetes en el barrio de Jubaila, en la ciudad de Deir Ezzor, en el noreste de Siria
Un hombre pinta un lanzacohetes en el barrio de Jubaila, en la ciudad de Deir Ezzor, en el noreste de Siria (AFP)

Nueva York, Beirut

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó formalmente hoy la creación de una misión conjunta para destruir el arsenal sirio de armas químicas con el ganador del Nobel de la Paz, la OPAQ. La ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), duplicaron esta semana el número de sus expertos de 30 miembros, entre integrantes de la OPAQ y personal de apoyo de la ONU, a 60.

La "misión conjunta" entre la ONU y la OPAQ, con un centenar de miembros, encargados de cumplir su tarea hasta el 30 de junio de 2014, será encabezada por el holandés Sigrid Kaag, actualmente asistente del secretario general para el Programa de Desarrollo de la ONU.

Los expertos ya sobre el terreno "han hecho avances en la verificación de la información suministrada" por el gobierno sirio, señaló el comunicado de Naciones Unidas. "Una vez cumplidos los primeros diez días de operaciones en el terreno, los equipos de verificación han inspeccionado tres sitios y hay planes para visitar sitios adicionales", apuntó el texto.

La OPAQ, que recibió hoy el premio Nobel de la Paz, fue enviada a Siria luego de que un ataque con armas químicas cerca de Damasco en agosto provocara consternación internacional, que llevó incluso a una amenaza de ataque militar por parte de Estados Unidos.

Esa posibilidad se dejó de lado cuando Rusia y Estados Unidos, respaldados por el Consejo de Seguridad de la ONU, acordaron un plan para eliminar el arsenal de armas químicas sirio, que fue aceptado por el presidente Bashar al Asad.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, había propuesto el lunes la creación de la misión conjunta ONU-OPAQ, y hoy debe recibir una carta del presidente actual del Consejo de Seguridad, el azerbaiyano Agshin Mehdiyev, comunicándole la autorización del Consejo, según los diplomáticos.

Mientras, violentos combates se desarrollaron hoy entre el ejército y los insurgentes a poca distancia de una supuesta instalación química en la provincia septentrional de Alepo, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Dicha instalación es un complejo militar que se encuentra a poca distancia de Sfire, una ciudad al este de la metrópolis de Alepo y que es controlada por los yihadistas del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL), afiliado a Al Qaeda, así como a otras organizaciones islamistas.

Según el OSDH, se sospecha que en esa instalación hay armas químicas, así como grandes cantidades de armas y de fuerzas militares. Los combates tienen lugar mientras una misión de la Organización para la Prohibición de las Armas Químcias (OPAC) se encuentra en Siria desde el 1 de octubre para supervisar el desmantelamiento, por parte de las autoridades sirias, del arsenal químico del país.

Esos enfrentamientos ponen en evidencia los riesgos que corren los integrantes de dicha misión, que debe inspeccionar 20 instalaciones en las próximas semanas, algunas de las cuales se encuentran en "zonas peligrosas".

Esta tarde, el ejército capturó la aldea de Abu Jrein, en la ruta de Sfire, facilitando su avance hacia la ciudad rebelde. Los combates, durante los cuales el ejército lanzó ataques aéreos contra las posiciones rebeldes, estallaron más tarde, señaló el OSDH, una organización no gubernamental con sede en Gran Bretaña que se basa en informaciones proporcionadas por una red de militantes en Siria.

Por otra parte el ejército, apoyado por el Hezbolá libanés, volvió a capturar hoy dos localidades cercanas a un lugar santo chiita cerca de Damasco, fortaleciendo su control en esa zona, siempre según el OSDH.