Congreso chileno expresa mea culpa por corrupción

Hasta el momento hay cuatro políticos acusados, dos de ellos legisladores, mientras que otra docena deberá comparecer.
La presidenta Bachelet estuvo en el recinto legislativo.
La presidenta Bachelet estuvo en el recinto legislativo. (Martin Contreras/EFE)

Santiago

El Congreso de Chile realizó un inédito mea culpa ante los casos de corrupción por financiamientos irregulares de campañas políticas de parte de empresarios que provocaron la pérdida de confianza y credibilidad de los chilenos hacia los políticos.

En una histórica cuenta pública, la primera que realiza el Congreso en 204 años de existencia, los parlamentarios reconocieron los casos de corrupción que provocaron un terremoto en la política chilena, y que hasta el momento han puesto en el banquillo de los acusados a cuatro políticos opositores, dos de ellos legisladores, imputados por fraude tributario.

"Hemos vivido tiempos complejos. Reconozco que no hemos estado a la altura de lo que la ciudadanía esperaba de nosotros. En el campo político y empresarial se evidenciaron prácticas que estamos decididos a erradicar", dijo Patricio Walker, presidente del Senado, durante el acto en el cual participó la presidenta Michelle Bachelet realizado en el Congreso en Valparaíso (suroeste).

Bachelet también fue afectada por los casos de corrupción, ya que su credibilidad entre los chilenos bajó de 22% en marzo a 19% en julio, según un sondeo de la empresa Cerc-Mori. Además, su hijo, Sebastián Dávalos, aparece implicado junto a su esposa en un negocio inmobiliario que es investigado por presunto uso de información privilegiada y tráfico de influencias.

La justicia chilena investiga el financiamiento irregular de campaña por parte de los conglomerados empresariales Penta y Soquimich a políticos oficialistas y opositores, casos que salieron a luz desde septiembre pasado.

El senador Iván Moreira y el diputado Felipe de Mussy, ambos de oposición, fueron acusados por delitos tributarios, ya que entregaban a las empresas boletas o facturas a sus contabilidades por actividades que no realizaban, y por la que las compañías descontaron impuestos.

Al poseer fuero parlamentario no se les aplicaron medidas cautelares. Mientras que otra docena de políticos deberán comparecer ante la justicia.

El Congreso anunció que dará celeridad a la aprobación de los proyectos enviados por Bachelet para dar mayor probidad a la actividad política y endurecerá sanciones para parlamentarios que estén involucrados en ilícitos.

Apoyo a Rousseff: 7.7%

-El apoyo al gobierno de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se desplomó a 7.7%, según una encuesta que añade que 62.8% de brasileños quiere su destitución.

-A seis meses de haber asumido su segundo mandato, y tras las revelaciones de corrupción en la estatal Petrobras, 79.9% de los encuestados reprueba a Rousseff.

-El desplome fue anticipado en marzo, cuando el apoyo al oficialista Partido de los Trabajadores cayó a 10.8%.