Confirman condena a cinco años de líder opositor malayo

Anwar Ibrahim vio como el Tribunal Federal reafirmó la sentencia por el delito de sodomía, fallo que fue denunciado por Amnistía Internacional como una "resolución opresora".
Anwar Ibrahim, líder opositor malayo, en una entrevista realizada el 30 de septiembre de 2014 en su oficina en Kuala Lumpur
Anwar Ibrahim, líder opositor malayo, en una entrevista realizada el 30 de septiembre de 2014 en su oficina en Kuala Lumpur (AFP)

Bangkok

El líder de la oposición en Malasia, Anwar Ibrahim, tendrá que cumplir una pena de cinco años de cárcel por un delito de sodomía, después de que perdiese hoy la batalla por su inocencia ante el Tribunal Federal.

"El tribunal desestimó dos apelaciones y reafirmó la sentencia a cinco años", anunció el presidente de la Corte Suprema, Arifin Zakaria, quien presidió el panel de cinco jueces del Tribunal Federal que falló el recurso.

Anwar, de 67 años y quien ha calificado el proceso de maniobra de las autoridades para alejarlo de la política, fue denunciado en 2008 por su ayudante Saiful Bukhari Azlan y condenado en 2014 a cinco años de prisión.

Según el magistrado Arifin, el testimonio de Saiful "es creíble" y coincide con "amplias pruebas corroboradoras" que también fueron encontradas por los jueces que dictaron la condena contra el político.

"No tenemos ninguna razón para cambiar esa decisión", dijo Arifin durante la lectura del fallo, que se pronunció minutos antes de que se fallase sobre la sentencia, según el portal Malaysia Insider. La decisión del Tribunal Federal de Malasia fue recibida con críticas de organizaciones defensoras de los derechos humanos.

"Ratificar la condena por 'sodomía' contra el líder opositor Anwar Ibrahim y condenarle a cinco años de prisión es una resolución opresora que tendrá un efecto contraproducente en la libertad de expresión en el país", denunció Amnistía Internacional mediante un comunicado.

El Tribunal de Apelaciones condenó a Anwar en febrero de 2014 a cinco años tras revocar un fallo anterior del Tribunal Superior, que en 2012 absolvió al acusado de los cargos, lo que le permitió concurrir a las elecciones celebradas en 2013.

En los comicios, la alianza opositora obtuvo el 52 por ciento de los votos emitidos pero solo 89 de los 222 escaños del Parlamento nacional, frente a los 133 de la coalición gobernante Frente Nacional, que obtuvo sus peores resultados desde su fundación.

La sodomía en Malasia se castiga con penas de hasta 20 años de cárcel, aunque son raros los juicios en este país en el que el 60 por ciento de sus 29 millones de habitantes profesa la religión musulmana. No obstante, Anwar ha sido juzgado en dos ocasiones por este delito.

La primera ocurrió después de que en 1998 fuese destituido como viceprimer ministro y titular de Finanzas y expulsado de la coalición gobernante, cuando los analistas le presentaban como el sucesor de Mahathir Mohamad a la jefatura del Gobierno.

Tras su caída, fue acusado de sodomía y abuso de poder, cargos por los que sería condenado a seis y nueve años de cárcel, respectivamente. Salió en libertad en 2004, después de que el Tribunal Federal anulase la condena por sodomía, aunque tuvo que cumplir cuatro años más de inhabilitación para la función pública.

La elecciones generales de 2008 se celebraron un mes antes de que venciese la inhabilitación de Anwar y el Frente Nacional sufrió un duro revés en la urnas, aunque no perdió el timón de la nación. En junio de 2008, Saiful denunció a Anwar por el delito de sodomía.