Confirman pena de cárcel para tres años para destacados activistas egipcios

La sesión se celebró en el Instituto de Administración de la Policía de la cárcel de Tora, donde están presos los tres activistas, conocidos por su papel durante la revolución contra Hosni ...

El Cairo

El Tribunal de Apelación de El Cairo confirmó hoy la pena de cárcel para tres años dictada en diciembre pasado contra tres destacados activistas egipcios por organizar una protesta ilegal y causar disturbios.

Fuentes judiciales informaron a Efe de que la corte rechazó el recurso presentado por la defensa de Ahmed Maher y Mohamed Adel, fundadores del movimiento juvenil 6 de Abril, y del bloguero Ahmed Duma.

La sesión se celebró en el Instituto de Administración de la Policía de la cárcel de Tora, donde están presos los tres activistas, conocidos por su papel durante la revolución contra Hosni Mubarak de 2011.

Maher, Adel y Duma fueron condenados el pasado 22 de diciembre por una corte de delitos urgentes a la citada condena de prisión y al pago de una multa de 50.000 libras egipcias (unos 7.240 dólares).

Los tres estaban acusados de organizar una protesta ilegal el 30 de noviembre del año pasado frente al tribunal cairota de Abdin, agredir a las fuerzas de seguridad y causar disturbios.

La concentración no contaba con el permiso de las autoridades, como exige la polémica ley de protestas aprobada por el Gobierno ese mismo mes, que limita el derecho a manifestarse.

Tras el fallo del pasado diciembre, catorce organizaciones de derechos humanos de Egipto consideraron que su juicio "se ha convertido en un instrumento en manos de la autoridad policial".

Criticaron la "politización" del proceso contra Maher, Adel y Duma, y afirmaron que los tres activistas solo ejercieron su libertad de expresión.

Ayer, en el sexto aniversario de su fundación, el movimiento 6 de abril organizó una rueda de prensa y una manifestación en El Cairo para exigir la anulación de dicha ley y la liberación de los detenidos políticos.

Durante su encarcelamiento, los activistas han denunciado malos tratos y en protesta han decidido seguir huelgas de hambre.

Varios revolucionarios, como el recién liberado Alaa Abdel Fatah, expresaron recientemente su preocupación por el estado de salud de Duma, que sufre problemas de estómago y no contaría con la atención médica requerida.