Confirma Obama la decapitación de Kassig

El presidente de EU califica de “pura maldad” el asesinato del activista de 26 años, secuestrado en Siria en octubre de 2013, por parte del grupo Estado Islámico.
Peter Kassig en una foto compartida por su familia el pasado 4 de octubre, en un lugar desconocido.
Peter Kassig en una foto compartida por su familia el pasado 4 de octubre, en un lugar desconocido. (AFP)

Washington, Beirut

El presidente estadunidense, Barack Obama, confirmó ayer la muerte del rehén Peter Kassig, de 26 años, originario de Luisiana, también conocido como Abdul Rahman Kassig, y consideró que el crimen perpetrado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) es un acto de "pura maldad".

"Abdul Rahman nos ha sido arrebatado en un acto de pura maldad por un grupo terrorista que el mundo entero considera, con mucha razón, inhumano", expresó Obama en un mensaje a bordo del avión presidencial Air Force One, durante su vuelo de regreso a Estados Unidos procedente de una gira asiática.

"Hoy presentamos nuestro pésame y nuestras plegarias a los padres y a la familia de Abdul Rahman Kassig, también conocido como Peter", escribió Obama, sorprendido por la noticia al término de la cumbre del Grupo de los 20 (G20) en Brisbane, Australia.

"Mientras el grupo Estado Islámico mata a inocentes, incluidos musulmanes, siembra la muerte y la destrucción, Abdul Rahman era un trabajador humanitario que trabajaba para salvar las vidas de sirios heridos y desamparados por el conflicto en Siria", añade el texto.

Las acciones del EI "no representan ninguna fe, y sin duda no representan la fe musulmana que Abdul Rahman había adoptado", añadió el mandatario en alusión a la conversión al islam del joven ejecutado, ex soldado en la guerra de Irak, entre 2006 y 2007.

Los padres de Kassig se declararon en Twitter "desolados" de que su hijo "haya perdido la vida como resultado de su amor por el pueblo sirio y el deseo de atenuar su sufrimiento".

"Motivado por un fuerte deseo de usar su vida para salvar la vida de otros, Abdul-Rahman acudió a los campamentos colmados de familias desplazadas y hospitales carentes de personal en Siria", escribieron.

El grupo sunita ultrarradical reivindicó ayer la decapitación del ex soldado nacido en Indiana.

Es el tercer rehén de EU cuya ejecución reivindica el EI, luego de los periodistas James Foley y Steven Sotloff.

Kassig había aparecido al final del video del asesinato del trabajador humanitario británico Alan Henning el 3 de octubre, en el que los yihadistas aseguraron que era el siguiente en la lista.

Como James Foley y Steven Sotloff, los otros dos cautivos del EI asesinados con antelación también por el EI, según sendos videos, la vida y la obra de Peter Kassig "están en completo contraste con todo lo que representa el EI", añadió el presidente y se dijo confiado de que "el indomable espíritu de bondad y perseverancia que ardía de manera tan brillante en Abdul Rahman Kassig, y que une a la humanidad, es en última instancia la luz que prevalecerá por encima de la oscuridad del EI".

A su vez, el secretario de Estado, John Kerry, reveló que el gobierno había trabajado con la familia de Kassig para intentar evitar este desenlace y recordó que en octubre la madre del joven se había dirigido al grupo EI a través de Twitter para pedir que no lo mataran.

El diplomático dijo que el pedido de la familia Kassig a los captores es "inolvidable" y añadió que Kassig "personificó los valores de altruismo y compasión que son la esencia de la religión que adoptó, el islam".

El EI surgió en Irak tras la invasión de EU y Gran Bretaña en 2003 (y hasta 2011), con saldo de al menos 600 mil muertos en el marco de su estrategia de "shock y pavor".