Condenan a 5 años de cárcel a presentador egipcio

Por despreciar a la religión islámica en su programa, el presentador y experto en asuntos religiosos dijo que va a recurrir esta condena.

El Cairo

El conocido presentador de televisión egipcio Islam al Behiri ha sido condenado a cinco años de cárcel por despreciar a la religión islámica en su programa, según confirmaron hoy a Efe fuentes judiciales y el propio afectado.

La sentencia, emitida ayer por la tarde en rebeldía, sorprendió al propio Al Behiri, quien no tenía constancia de que hubiera un proceso abierto contra su persona por estos cargos y que de hecho espera que otro tribunal se pronuncie hoy sobre la suspensión de su programa televisivo.

El presentador y experto en asuntos religiosos dijo a Efe que va a recurrir esta condena y explicó que supo de la existencia del juicio al llegarle la víspera una notificación con la sentencia de cárcel.

La denuncia contra Al Behiri fue presentada por el abogado Mohamed Abdelsalam, y se desconoce por qué el presentador no fue avisado para testificar.

En Egipto es habitual que los abogados denuncien ante la justicia a periodistas y opositores, entre otros, por cuestiones diversas como los supuestos insultos al islam o a las autoridades, sin que los afectados directos hayan intercedido para poner una denuncia.

Al margen de este caso, Al Behiri espera hoy que un tribunal administrativo se pronuncie sobre su programa, cuya emisión fue suspendida el pasado abril tras quejas formuladas por el gran imán de la mezquita de Al Azhar, Ahmed al Tayeb.

Su programa "Con Islam", emitido en la cadena privada "Al Qahera wal Nas" (El Cairo y la gente), abordaba asuntos controvertidos como los castigos por apostasía, los matrimonios precoces y las diferentes interpretaciones de los dichos y enseñanzas del profeta Mahoma.

La situación de la libertad de prensa en Egipto se ha deteriorado desde el golpe militar que depuso en julio de 2013 al entonces presidente Mohamed Mursi.

Las autoridades egipcias mantienen entre rejas a 18 periodistas y han detenido a decenas más, posteriormente liberados, con el objetivo de "silenciar a quienes critican o se oponen al Gobierno", según denunció Amnistía Internacional (AI) a principios de mayo.