Comprueban vínculo entre la Patagonia y la Antártica

Un grupo de paleontólogos chilenos encontró en el extremo sur americano los fósiles de pico de pato más australes del continente.

Santiago

Un grupo de paleontólogos chilenos comprobó, mediante el hallazgo de fósiles de dinosaurios y hojas de Nothofagus en el extremo sur americano, que existió una conexión entre la Patagonia y la Antártica, informaron fuentes científicas.

Este descubrimiento, a juicio de expertos, es "clave" para comprender la historia del sur de Chile y la Antártica, territorios que estuvieron unidos permitiendo la distribución de especies de un lugar a otro en la Era del Mesozoico (era de los dinosaurios).

La importancia de este hallazgo, realizado en febrero pasado, radica en que se trata de los registros fósiles de dinosaurios de pico de pato (hadrosaurios) más australes de América, en un lugar distante tres mil 100 kilómetros de esta capital.

Los paleontólogos encontraron, por primera vez en la Patagonia, huesos y partes de cráneo de dinosaurios, en lo que fue calificado como "un hito mundial" que permitirá entender la evolución de la flora y fauna del extremo sur de América y la Antártica.

El equipo estuvo encabezado por el paleobotánico del Instituto Antártico Chileno (Inach), Marcelo Leppe, en tanto las muestras son analizadas por los doctores David Rubilar (Museo Nacional de Historia Natural) y Alexander Vargas (Universidad de Chile).

Rubilar dijo en rueda de prensa organizada por la Fundación Imagen de Chile que, producto de un trabajo de tres años, se identificaron restos de dos formas diferentes de ornitópodos (hadrosaurios e iguanodóntia basales).

Detalló que los hadrosaurios "eran herbívoros de entre ocho y nueve metros de largo y entre tres y cuatro metros de altura que tenían más de dos mil dientes en la boca, organizados en grandes placas, que molían y picaban el alimento antes de tragarlo".

Vargas comentó por su parte que en el lugar del hallazgo de los fósiles se encontró "una capa con una alta concentración de huesos llamada ?bonebed? o ?cama de huesos?, algo que no había sido encontrado antes en Chile".

Precisó que los hadrosaurios han sido encontrados en el hemisferio norte, pero hay registro de un diente de esta especie encontrada en la Antártica.

Leppe comentó por su parte que otro hito importante es que encontraron las primeras hojas de Nothofagus de la era de los dinosaurios, las cuales "tienen por lo menos 66 millones de años y estaban subyaciendo a los huesos" de los dinosaurios.

Detalló que los Nothofagus comprenden 10 especies en Chile y dominan el paisaje boscoso del sur de Sudamérica con robles, coihues, lengas, ñirres, raulíes, ruiles y hualos.

Puntualizó que "nunca se habían encontrado hojas de esta especie antes de los 50 millones de años, ni menos en la misma época en que estuvieron presentes en la Antártica (80 millones de años)".

"Nuestra hipótesis es que Nothofagus llegó desde Antártica a Chile agresivamente dominando el paisaje natural hasta el presente", aseveró Leppe.