Comparecen figuras políticas ante Junta Militar de Tailandia

La ex jefa de gobierno Yingluck Shinawatra y otros ex funcionarios, acudieron al llamado en la sede de la Primera División de la Guardia del Rey, donde ha ubicado su sede el nuevo gobierno militar.

Tokio

Altas personalidades de la política tailandesa, entre ellas la ex jefa de gobierno Yingluck Shinawatra, participaron en un diálogo con el jefe del ejército, general Prayuth Chan Ocha, quien se proclamó primer ministro, tras el golpe de Estado.

Yingluck y otras figuras políticas, como el ex primer ministro interino Niwattumrong Boonsongpaisan, acudieron al llamado en la sede de la Primera División de la Guardia del Rey, donde ha ubicado su sede el nuevo gobierno militar.

La ex premier llegó a las instalaciones donde también se ha requerido la presencia de más de un centenar de personas, entre miembros de su clan familiar y partido político, así como líderes de los manifestantes, informó el grupo de comunicación estatal MCOT.

El ejército ha prohibido la salida del país de 155 ciudadanos, incluidos políticos y activistas, según ha informado este viernes la televisión estatal, tomada ayer por los golpistas.

Estas personas deberán presentarse ante las autoridades militares cada cierto tiempo, y en caso de no hacerlo se emitirá una orden de arresto contra ellos.

El jefe del ejército tailandés es el primer ministro del país de forma interina hasta que se designe un nuevo jefe de gobierno y un nuevo Ejecutivo, informó el diario The Nation.

El Consejo Nacional para la Paz y el Orden (CNPO), el nombre oficial de la junta militar que lidera Prayuth, informó en un comunicado que el general asumirá las funciones administrativas del cargo hasta que se encuentre un nuevo candidato definitivo.

"Puesto que las leyes estipulan que el primer ministro autoriza acciones bajo la ley, el líder del CNPO o los individuos que éste designe asumirán por el momento la autoridad", señaló el comunicado del Consejo, citó el diario The Bangkok Post.

El general Prayuth se hizo con el control del gobierno ayer jueves, dos días después de que declaró la ley marcial, tras afirmar que el ejército debe restaurar el orden y sacar adelante las reformas políticas después de seis meses de agitación.

El ejército declaró un toque de queda desde las 22:00 horas locales hasta las 05:00, suspendió la Constitución y detuvo a algunos líderes políticos opositores, además ordenó a los manifestantes antigubernamentales levantar sus campamentos en Bangkok.

La capital, Bangkok, estaba en calma este viernes y la actividad parece ser relativamente normal, aunque el ejército ordenó el cierre de todas las escuelas y universidades hasta nuevo aviso.

Las emisiones regulares de la televisión fueron suspendidas en todas las estaciones y sólo se transmite el mismo programa de noticias, que incorpora contenidos de Canal 5, que pertenece al ejército.

El golpe militar puso fin a ocho meses de manifestaciones antigubernamentales que dejaron 28 personas muertas y más de 800 heridos.