Comisión del Senado de EU aprobó sanciones contra funcionarios venezolanos

Los funcionarios sancionados estarían presuntamente implicados en violaciones de derechos humanos durante las protestas de la oposición, que no se cierra al diálogo con el presidente Maduro pero ...
El secretario ejecutivo de la opositora Mesa de la Unidad Democrática, Ramón Guillermo Aveledo, en una rueda de prensa hoy en Caracas
El secretario ejecutivo de la opositora Mesa de la Unidad Democrática, Ramón Guillermo Aveledo, en una rueda de prensa hoy en Caracas (EFE)

Washington, Caracas

La Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos aprobó hoy un proyecto de sanciones contra funcionarios venezolanos presuntamente implicados en violaciones de derechos humanos durante las protestas antigubernamentales, que ya dejaron 42 muertos. El borrador de ley ordena al presidente Barack Obama bloquear la entrada a Estados Unidos a funcionarios venezolanos que sean acusados de actos violentos y arrestos irregulares contra manifestantes opositores así como congelar sus bienes en ese país.

Además habilita quince millones de dólares para ayudar a organizaciones antigubernamentales, medios independientes y ONG en Venezuela. Este proyecto pasará a la plenaria del Senado a la consideración del total de cien senadores en el transcurso de las próximas semanas. "Las violaciones de derechos humanos deben ser sancionadas", dijo Marco Rubio, senador republicano de Florida y uno de los principales proponentes del proyecto, junto con el presidente de la comisión.

Tras un breve debate en la Comisión, el documento se aprobó con la objeción de los senadores Bob Corker y Tom Udall. La discusión en la comisión senatorial ocurrió poco más de una semana después de que la comisión paralela en la Cámara de Representantes aprobara un proyecto similar. Los dos cuerpos del Legislativo deberán conciliar las dos versiones antes de que llegue a manos de Obama.

Las sanciones son sin embargo rechazadas de momento por el Departamento de Estado, que ha dado esperanzas al diálogo iniciado en abril entre el gobierno del presidente Nicolás Maduro y la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática. Pero esa iniciativa, patrocinada por cancilleres de Unasur y el nuncio apostólico de Caracas, está suspendida desde hace una semana, luego de que la oposición criticara la detención de más de 200 estudiantes durante recientes protestas y la ausencia de avances en los acuerdos alcanzados en reuniones previas con el oficialismo.

Las protestas iniciadas en febrero en contra de la escasez de productos básicos, la inflación anualizada de 60% y la alta criminalidad, dejan 42 muertos -algunos policías-, unos 800 heridos y 250 detenidos. Mientras, La Mesa de Unidad Democrática (MUD) venezolana afirmó hoy que el diálogo con el Gobierno para tratar de buscar una salida a la crisis política "no está cerrado", aunque afirmó que sigue esperando gestos por parte del Ejecutivo para que se produzcan nuevos encuentros.

"Lo que estaba planteado el martes pasado sigue planteado hoy: no hay hechos nuevos que nos permitan cambiar de posición como desearíamos", indicó en rueda de prensa el secretario ejecutivo de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo.

"Por lo tanto mantenemos (...) la posibilidad del diálogo pero esperamos que el Gobierno salgan esas promesas, se conviertan en hechos", agregó tras la visita de una misión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que junto al nuncio del Vaticano, ofician como terceros de buena fe, para tratar de recuperar el diálogo.

Los dignatarios extranjeros llegaron al país después de que la MUD afirmara hace una semana que el diálogo iniciado con el Gobierno venezolano estaba en crisis y que la posibilidad de volver a reunirse con el Ejecutivo dependía de que éste tuviese un gesto que demostrase su disposición a dialogar. "¿Siguen esperando algo del diálogo? Sí seguimos, esa ventana no la cerramos, esa ventana la mantenemos abierta (...) porque es parte de la actividad política", se preguntó y respondió hoy Aveledo.

Aveledo no puso fecha a una próxima visita de los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y del nuncio vaticano a Caracas algo que, reiteró, "ocurrirá solamente en la medida de que haya hechos concretos que nos animen para dar ese paso". Indicó que apenas ha habido avances en el caso de los estudiantes detenidos en la ola de protestas que ha vivido Venezuela en los últimos tres meses.

Tampoco en el caso del comisario Iván Simonovis, condenado por dos de los 19 asesinatos que se produjeron durante el fallido golpe contra Hugo Chávez en 1992. La oposición le considera un preso político y ha pedido una medida humanitaria por el empeoramiento de su salud. El Gobierno y la oposición acodaron crear una junta médica, pero también escucharon a las víctimas del golpe, que se manifestaron abiertamente en contra de cualquier medida de gracia.

"Insistimos en espera que el Gobierno se pronuncie (...) que el Gobierno en los hechos muestre su disposición para que esa ventana no se cierre, para que ese camino no se rompa, no se destruya, no se bloquee, porque ese camino le hace falta al país", apuntó Aveledo. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha llamado a la MUD a reincorporarse al diálogo asegurando que su Gobierno no abandonaría estas conversaciones.

Los cancilleres de la Unasur junto con el nuncio apostólico en Caracas resaltaron hoy en un comunicado difundido por la Cancillería brasileña la voluntad tanto del Ejecutivo venezolano como de la MUD "para seguir trabajando en busca de soluciones que beneficien a todos los venezolanos", texto que Aveledo tildó de "muy positivo".

Según la nota, el Gobierno y la oposición venezolana presentaron "ideas", sin detallar, y "deberán reflexionar ahora sobre los próximos avances de ese diálogo".