La Comisión Europea y Alemania suben el tono contra Grecia

Bruselas y Berlín advirtieron a Atenas de que tenga en cuenta los intereses de sus socios europeos al negociar la salida de la política de austeridad, mientras los mercados tuvieron una mejor jornada.
Alexis Tsipras (d) sonríe al recibir al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, antes de su entrevista en Atenas de este jueves
Alexis Tsipras (d) sonríe al recibir al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, antes de su entrevista en Atenas de este jueves (AFP)

Atenas

Alemania y Bruselas le advirtieron este jueves a Grecia que deberá tener muy en cuenta los intereses de sus socios europeos si quiere negociar una salida de la política de austeridad y una reducción de su deuda.

A la espera de entrar en el núcleo duro de las negociaciones, el gobierno de Alexis Tsipras recibió este jueves la primera visita de un dirigente de la UE, el presidente del Parlamento Europeo Martin Schulz, quien se mostró conciliador con Atenas. Los mercados tuvieron una jornada mucho mejor que la del miércoles, y tanto la bolsa de Atenas como los bancos griegos se anotaron ganancias.

"Por supuesto, cualquier demócrata debe aceptar (...) el derecho del nuevo gobierno griego a definir una nueva dirección", pero "también es cierto que los ciudadanos europeos tienen el derecho de esperar que los cambios en la política griega no se hagan en su detrimento", declaró el vicanciller alemán Sigmar Gabriel.

Por su lado, el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, afirmó al diario francés Le Figaro que "no se plantea eliminar la deuda" griega, aunque "sea posible hacer algunos arreglos". El gobierno de Atenas quiere negociar con la troika de acreedores (UE, BCE y FMI) una solución "viable" y "mutuamente beneficiosa" al problema de su deuda (175% del PIB).

Igualmente quiere aplicar un gran número de medidas con las que saldría de la política de austeridad y privatizaciones impuesta desde 2010 a cambio de dos planes de rescate de un total de 240 mil millones de euros.

Schulz llama a la calma

El miércoles, el gobierno griego dominado por la izquierda radical manifestó ampliamente sus intenciones con una sucesión de anuncios, y desde entonces no ha dejado de recibir advertencias.

Queriendo disipar este pesado clima, Schulz se mostró conciliador en su visita a Atenas, y dijo a la prensa que Grecia buscará soluciones al problema de su deuda "en común con sus socios europeos".

"Hay miedo de que Tsipras siga solo su camino, pero eso no es verdad, porque está a favor de una negociación", explicó el alemán, tras un encuentro de dos horas con el jefe del gobierno griego.

"Grecia busca una solución en común con sus socios" europeos sobre el problema de su deuda y el desmantelamiento que pide de las políticas de austeridad aplicadas desde 2010, insistió Schulz. Tsipras calificó la conversación de "útil y constructiva", y advirtió que las negociaciones con Europa van a "requerir tiempo".

Según indicó a la AFP una fuente del gobierno griego, "hay muchas coincidencias" entre Schulz y Tsipras "en cuanto a la política de austeridad" aplicada en Grecia y Europa, y las reformas e inversiones pedidas por el premier griego.

Grecia ha llamado a un "New Deal europeo" que sería complementario del llamado "plan Juncker" de inversiones, el cual pretende movilizar 315 mil millones de euros en tres años.

Schulz y Tsipras no entraron hoy en demasiados detalles, y en ese sentido, el alemán dijo esperar "pasos concretos" en la visita que hará este viernes a Atenas el jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

Como parte de estos primeros contactos, el ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, se reunirá la semana que viene con sus homólogos británico, francés e italiano.

A la presión de la Comisión Europea y de Alemania, principal promotor de las políticas de austeridad en Europa, se sumó incluso la de China, que expresó su preocupación por el anuncio del gobierno griego de que congelará la privatización de la empresa gerente del puerto del Pireo, a la que aspiraba el conglomerado chino COSCO.

Los mercados se reponen

Los mercados tuvieron este jueves un día mucho mejor, después de haber caído con fuerza el miércoles tras los primeros anuncios del gobierno de coalición formado por la izquierda radical Syriza y Griegos Independientes (derecha soberanista).

La bolsa de Atenas, que el miércoles perdió un 9.24%, cerró este jueves con una ganancia de 3.2%. Los protagonistas de la subida fueron los bancos, cuyo índice se anotó un 13%.

Sin embargo, el interés del bono griego a diez años, de referencia en el mercado, seguía por encima del 11%, prueba de que sigue habiendo mucha desconfianza. Según datos del Banco de Grecia, los clientes sacaron once mil millones de euros en enero de los bancos griegos, mucho más que los tres mil millones que se retiraron en diciembre.